EL MEDIO AMBIENTE COMO EJE FUNDAMENTAL PARA LA CREACIÓN DE RIQUEZA

Uno de los ejes imprescindibles de toda estrategia nacional para la creación de riqueza debe ser la protección del Medio Ambiente.

El cuidado (y aumento de calidad y cantidad) de las extensiones de monte y bosque, la protección de muestra biodiversidad, la calidad de nuestras costas, la generación de empleo verde, el reciclaje, las energías renovables, la investigación científica y médica, la construcción responsable…todos ellos tienen el potencial de crear no miles, sino cientos de miles de empleos de calidad.

Cientos de miles.

Por supuesto, para ello debemos dar la vuelta a las políticas actuales, y realizar una profunda transformación cívica y social antes de cosechar los beneficios de la protección ambiental.

Porque actualmente la cosa va mal. El reciclaje podría reportarnos cientos de millones de euros que se van a la basura, las renovables nos ahorrarían diez veces el recorte que ahora está proponiendo Europa para España, y más si logramos exportarlas, pero en lugar de fomentarlas las castigamos.

Fábricas de coches eléctricos, turismo ambiental (el lobo atraería muchísimos más turistas si se pusiese en valor), estoy pensando en hoteles de lujo e integrados en la naturaleza, por ejemplo.

La agricultura y ganadería ecológicas también aportarían ingresos de calidad a nuestro sector primario, y nuevas tecnologías e investigaciones no sólo crearían riqueza, sino que nos pondrían en la cabeza de la investigación de futuro.

Pienso por ejemplo en la construcción biomimética, nuevas medicinas, agricultura urbana, etc.

Todo un mundo de riqueza que no estamos sabiendo aprovechar, y del que España es líder indiscutible en Europa en cuanto a su potencial.

Nos queda aprovechar ese potencial, descubrir, entre políticos, empresarios, educadores y ciudadanos, cómo podemos proteger el medio ambiente al mismo tiempo que lo convertimos en una fuente de riqueza semejante al turismo de sol y playa.

Todos seremos mucho más ricos.

 

SILICON VALLEY EN ESPAÑA

Tengo una Visión, un Sueño, y es convertir España es una nación entera que siga los preceptos de innovación y progreso que se han puesto de moda en Silicon Valley.

No me gusta utilizar el nombre de Silicon Valley para definir regiones innovadoras. Como paradigma de la innovación los últimos años todo el mundo quiere crear un Silicon Valley en su país, y eso ha devaluado la “marca”.

Además, tratar de repetir las condiciones que dieron surgimiento a la economía innovadora de esta zona de los Estados Unidos es imposible, por lo que cada región debe encontrar su camino para reinventarse.

Y por supuesto, España no debe repetir los errores que se han cometido en el famoso Valle, sino que debe aprender en piel ajena y hacerlo todavía mejor.

Explicados estos “disclaymers” debo defender mi Sueño.

Quiero que entre todos convirtamos España en una potencia innovadora mundial, y no sólo en áreas de internet e informática como se ha hecho en Silicon Valley, sino en todas las áreas del conocimiento y en todas las ramas del arte humanos. Innovación en turismo, medicina, educación, tecnología, arquitectura, arte, cultura, literatura…que cada rincón de España aproveche sus fortalezas para convertirse en un rincón único que asombre al mundo.

Mucha gente me dice que es imposible, que en España no sabemos hacer eso, pero me niego a creerlo. He conocido a demasiada gente impresionante a lo largo de mi carrera como para pensar que el estancamiento sea nuestro destino.

Sé que no es fácil, que no será sencillo, hay inercias que vencer, recursos que conseguir, pensamientos que romper, pero tengo plena fe en que lo conseguiremos si nos aplicamos a ello.

¿Veremos España convertida en una potencia mundial en ciencia, tecnología y arte, como lo fue en deporte hace unos años?

La respuesta afirmativa a esta pregunta depende más de nosotros mismos, de cada uno de nosotros, que del resto del mundo.

Coleccionables

oca gente valora el impacto que los coleccionables (y otras aficiones similares) pueden tener en la generación de riqueza.

Allí donde otros ven estos productos como un simple objeto de consumo, o un saca cuartos (no digo que no lo sean, pero no quiero que se olvide su lado positivo), yo veo la posibilidad de hacer una colección que enriquezca nuestras vidas mientras la completamos, y después de hacerlo.
Ya sean miniaturas, maquetas, esqueletos de dinosaurios, libros, minerales o lo que sea, una colección completa nos ofrece la posibilidad de profundizar más en nuestra afición preferida, al tiempo que nos permite poseer algo que pocos más tienen (me gustaría saber cuánta gente termina una colección, ¿una, dos personas? ¿Cero?.

Sé que no es algo muy usual que alguien anime a conpletar colecciones, y a estar orgullosos de ellas, pero éste no es un blog normal.

Es un blog para creadores, y completar una colección es una buena forma de empezar a enriquecer nuestras vidas y las de los que comparten nuestra afición.

GESTIONAR EL CRECIMIENTO ECONÓMICO EXPONENCIAL SERÁ, SEGURAMENTE, IMPOSIBLE

Pues sí, cuando nos planteamos crecimientos exponenciales en la economía en general, solemos fijarnos en la espectacular creación de riqueza que traerá para los ciudadanos de la Tierra.

De lo que no somos tan conscientes es de los retos que conllevará ese crecimiento.

Y es que cuando empezamos a hablar de tasas de crecimiento exponencial las cosas se vuelven muy raras muy pronto.

Un país que lograse este crecimiento con cierta ventaja respecto a sus vecinos, podría trastocar los equilibrios de poder en pocos años, afectar a las corrientes migratorias y darle un vuelvo al estatus quo de la noche a la mañana (geopolíticamente hablando).

Si un país doblase su producción cada año, por ejemplo, en diez años la habría multiplicado por mil. En diez años habría devuelto toda su deuda y acumulado una riqueza sin precedentes.

Imaginaos la riqueza de la que disfrutarían sus habitantes, y los flujos migratorios que recibiría.

El dinero se acumularía en las cuentas corrientes sin llegar a saber qué hacer con él, quizás comprar otros países…o bajar los precios mundiales hasta tirarlos y hundir las industrias del sector.

Las consecuencias son impredecibles ahora mismo, no podemos ni imaginar qué pasaría si el progreso exponencial fuese generalizado y continuase el tiempo sufiiente. A eso se le llama Singularidad.

Por ello, para evitar consecuencias imprevistas de este crecimiento desmesurado debemos incrementar también exponencialmente nuestros conocimientos económicos y sociales, así como nuestra capacidad y velocidad de análisis y recolección de datos.

Para dominar la Singularidad debemos volvernos nosotros mismos singulares.

 

El Inglés de Rajoy

Flaco favor le ha hecho hoy Rajoy a las aspiraciones de Madrid y Barcelona de atraer empresas y empleo desde Londres. Permitidme unas breves palabras al respecto.

Nuestro Presidente, a una pregunta en inglés de un periodista de la BBC ha contestado como suele hacer cuando algo no lo entiende o no le gusta, ignorándolo y despachándolo con displicencia.

Imagino que ahora mismo cualquiera que vea eso lo último que querrá será traer a nuestro país su empresa. Vamos, que podéis olvidaros de que se cree empleo por esa vía. Y para todos aquellos que amamos nuestro país ésa es una mala noticia que nunca tenía que haberse producido.

Si no entiendes un idioma, educadamente, pides un traductor, excusándote por ello, y prometiendo que tratarás de mejorar. Y si no, no pidas que la gente monte empresas en tu país.

Buscad vosotros los enlaces y llorad, que otra de las cosas que el Gobierno trató de eliminar son los enlaces de internet, junto con los memes y la libertad de manifestación y expresión.

Genial campaña de #CierraUnicef

Estupenda la campaña de Unicef llamada #CierraUnicef…es una absoluta genialidad.

Porque llega justo a donde debe llegar, al corazón de la gente y a la necesidad de conseguir que ni esta ni ninguna ONG sea necesaria nunca más. Y lo hace con un anuncio de televisión estupendo que, con un giro increíble, logra darle la vuelta completamente al espectador de una forma positiva.

Vaticino un gran éxito a esta campaña de recaudación de fondos.

descarga eñorig40875y4087y578.png

Enlace: Cierra Unicef

LA SOCIEDAD DEL COSTE MARGINAL CERO

Hoy os recomiendo este magnífico libro de Jeremy Rifkin.

En él, el economista y futurista (no confundir con futurólogo), nos habla de la economía que vendrá cuando una serie de avances tecnológicos equivalentes a la aparición de Internet lleguen a nuestras vidas y sean tan ubicuos como éste último. A saber, el internet de la energía y el internet de la logística, que se unirán a nuestro querido internet en formar el que se ha dado en llamar El Internet de las Cosas.

Una serie de avances fundamentales harán posible la llegada de estas dos nuevas revoluciones que afectarán a nuestras vidas:

  • El aumento del prosumismo
  • La creación de nuevas redes de generación y distribución de energía basadas en las renovables.
  • Los sensores baratos que nos ayudarán  a medir el mundo
  • La impresión 3d y el diseño distribuído por internet.

Bueno, los impactos de nuevas tecnologías (cursos online, nanotecnología, inteligencia artificial, vehículos autónomos, fusión, etc) son tantas que el libro se deja fuera unas cuantas, aunque trata casi todas ellas en un momento u otro.

La premisa del libro es que el impacto de estas tecnologías conllevará el fin del capitalismo como lo conocemos…¿cómo es posible? pues porque las inversiones en estas tecnologías están desarrollando una infraestructura que conectará el mundo real, el energético y el digital para acelerar el acceso a bienes y servicios, y además lo hará bajando el precio de dichos productos enormemente.

Fijándose en cómo los productos digitalizados se han ido uniendo a la ley de rendimientos exponenciales (la variante de la Ley de Moore aplicada no a los procesadores, sino a todos los bienes y capacidades digitales) llega a la conclusión de que al final, cuando todas las infraestructuras estén constituidas y automatizadas, el precio de estos vienes tenderá a su coste marginal (amortizados los bienes de equipo, el coste de un bien será igual a lo que cueste hacer una nueva unidad), y este coste en bienes digitalizados o incorporados al internet de las cosa será cero.

Es decir, la mayoría de los bienes físicos, la energía, el conocimiento y muchos servicios costarán cero euros.

el que lo consigamos o no, dependerá más que nada de dos factores, el cuando se incorpore esta tecnología y el cómo se haga, si respetando los derechos humanos o no. Yo, como tecnófilo/tecnófobo (mi dualidad al respecto es paradójica) espero que la implantación de estas tecnologías termine liberando al ser humano de la carga del trabajo no voluntario.

Veremos si el señor Rifkin acierta en sus predicciones que, dicho sea de paso, están tomadas y evolucionadas de muchos autores (Peter Diamandis, Ray Kurzweil, etc.).

la-sociedad-de-coste-marginal-cero eñrbgw405yowutoouii.jpg