Categoría: Uncategorized

Explosión magmática de creatividad

El prosumismo está surgiendo, como bien predijo Alvin Toffler.

Nos encontramos en un momento de máxima creatividad personal que hasta ahora han aprovechado las grandes empresas, pero que, poco a poco, vemos cómo va revirtiendo cada vez más en proyectos personales y en la Sociedad directamente.

Poco a poco se está creando un tejido de personas, empresas sociales, ONG´s, infraestructuras comunales, herramientas e ideas que van creando un Sistema de Riqueza Libre. En éste nuevo sistema, cada tendrán que ver mucho las pymes, aunque para nada entran a formar parte de la definición de prosumismo.

En teoría, una pyme, o un autónomo, es una empresa, pero personalmente lo veo como un punto intermedio entre las empresas y las personas.

Por ello, cuando una persona que ha estado haciendo proyectos sociales crea una empresa, debemos verlo como una extensión del prosumismo.

Pues bien, en los próximos años se ha generado en España. e imagino que en otros países también, ya me diréis, un caldo de cultivo para una expansión colosal del Prosumismo y de la creatividad.

Lo que yo llamo una explosión magmática de creatividad.

Pronto todas esas infraestructuras prosumistas encontrarán el caldo de cultivo de pesadumbre y miedo que la Crisis ha impregnado en los corazones de los ciudadanos y de los trabajadores, y dará lugar a un crecimiento generalizado de la creación de iniciativas sociales, pequeñas empresas, creadores y nuevas infraestructuras colaborativas como no podemos ni imaginarnos ahora.

También los trabajadores de las grandes empresas que sepan adaptarse multiplicarán su productividad, dando lugar también a nuevos negocios y líneas de negocio, pero hoy me quiero enfocar sólo en los primeros, en los pequeñitos, que no lo serán tanto cuando este proceso termine.

Porque si bien hasta ahora los movimientos prosumista, maker y de consumo y producción colaborativos han encontrado su nicho en los corazones de pioneros e innovadores, le faltaba un elemento para dar el salto a la masa social, y ése elemento, ese cansancio y esa necesidad, ha sido aportada por la crisis.

Mucha gente va a ver que, tras diez años de crisis, las cosas comienzan a mejorar parcialmente, y mucho más para las grandes empresas que para las personas, y van a pensar en formas de hacer que la riqueza crezca también para los ciudadanos. Comenzarán iniciativas sociales, mantendrán empresas en paralelo a sus trabajos, aprenderán a crear, y por supuesto, seguirán volcando su creatividad y su trabajo en internet, aumentando iniciativas globales como la Wikipedia.

Los medios rudimentarios están ya ahí. Internet, las impresoras 3D, las ONG´s. También el sentimiento de querer hacer cosas que se salgan de lo que siempre hemos hecho, esa insatisfacción vital, o lamentablemente en muchos casos esa desesperación personal. Ahora sólo falta mezclar ambas y crear una conjunción que sea más fuerte que la suma de las dos para crear un mecanismo global, generalizado y mucho más potente de creación de riqueza.

makers2 njsgeitri388.jpg

 

Frase de Elon Musk sobre el Futuro

Os dejo una frase de Elon Musk que creo que os sorprenderá:

But I want to be clear: I’m not trying to be anyone’s savior. I’m just trying to think about the future and not be sad.

Pero quiero ser claro: yo no estoy intentando ser el salvador de nadie. Sólo intento pensar en el futuro y no estar triste.

Por supuesto, la suscribo completamente.

El Problema de la Renta Básica Universal

Vale, existen muchos problemas realmente, que la gente que más gana no va a querer pagar más impuestos para que todo el mundo reciba una renta básica y podrían marcharse a países que no la adopten, que seguiría habiendo picaresca y la gente trabajaría en negro para no tener que pagar impuestos aunque reciban la renta básica, etc.

Pero el principal problema que yo le veo a eso, es que puede desincentivar el trabajo, si yo recibo lo suficiente para vivir, me vale con eso, y no estoy a gusto en mi trabajo, pues dejo de trabajar o trato de buscarme algo que me guste. Si lo encuentro bien, pero si no, el Estado perderá fuentes de ingreso.

El problema de eso no es que la gente sea vaga, como aducirán algunos para boicotear la Renta Básica Universal, sino que no encontramos trabajos que nos motiven. el sistema no está preparado para hacer que la gente trabaje en lo que le gusta, sino en aquello que puede, o, con suerte, que se le da mejor.

La solución a esto es fácil, podemos tomar dos caminos:

  • Uno, modificar toda la estructura de la sociedad para que la gente pueda y quiera trabar en lago que le guste y siga pagando impuestos. Lo bueno que tiene la RBU es que ayudará a ello, permitiendo a la gente adaptarse poco a poco. Lo malo, que un mercado así tiene sus límites. No todos podemos tener tiendas de artesanía, escribir blogs y libros, o ser artistas.
  • Dos, la automatización. La robótica y la Inteligencia Artificial podrán mantener la sociedad en funcionamiento mientras la gente encuentra cómo crear riqueza desde sus aficiones y sus profesiones preferidas. El problema de esto es que encontrar algo que la gente quiera y que las máquinas no puedan hacer será todavía más difícil.

O quizás la solución esté en una mezcla de ambas.

21 sr.g oeg ou y4 5ouyg5 ouygt ow4h75.jpg

Tesla amplía su Dreadnought Alienígena

Así llama Elon Musk a su proyecto de fábrica del futuro, su intento de crear una fábrica tan rápida y automatizada que multiplique por 20 la velocidad de su cadena de montaje y de su producción del Model 3, su próximo lanzamiento.

Para ello, cuenta con los robots Kuka, de los que acaba de recibir cientos de nuevas unidades para montar en su fábrica, y con los que producirá el vehículo familiar que pronto veremos por las calles. Su fecha de lanzamiento es la segunda mitad de este año 2017.

Con esta ampliación Tesla está un poco más cerca de cumplir sus promesas de fabricación, aunque sinceramente, todos sabemos que la mejora de la fábrica debe ser tanto cuantitativa (más robos, más fábricas y más espacio) como cualitativa (más velocidad de ensamblaje y producción y mejoras en la programación y velocidad de robots.)

La primera parte parece estar cumpliéndola, en breve comprobaremos si la segunda también, y Elon Musk construye su “Acorazado Alienígena” productor de esas maravillas tecnológicas que son los vehículos de Tesla.

 

kuka-tesla-model-3-10  lgh ourhtgourt iu.png

 

 

Acumular riqueza para la Sociedad

Ya he escrito en una ocasión sobre esto antes, pero me parece importante recalcarlo, por su importancia para la Sociedad.

Debemos acumular riqueza para los ciudadanos.

La riqueza puede tomar muchas formas, desde dinero para pagar pensiones, tecnología y conocimientos, avances médicos, organizaciones públicas fuertes…el medio ambiente es una fuente de riqueza, y al mismo tiempo, riqueza en si mismo, la cultura también es riqueza. Las reservas de empresas, bancos y aseguradoras, las viviendas familiares, las leyes justas…

Todo aquello que mejore el bienestar, presente y futuro, de la gente es riqueza.

00_oro_26890 lhfg ehgtir tiu

Por supuesto para crear riqueza de verdad hay que tener en cuenta todos los elementos que intervienen en ese proceso, por ejemplo, quemar petróleo para producir energía no crea tanta riqueza para un país como poner paneles solare, pues crea la mayoría el empleo fuera del país y saca flujos de dinero fuera también. Tampoco crea tanta riqueza neta para el mundo, es decir, incluso si tenemos en cuenta los flujos monetarios que salen, la contaminación y el efecto invernadero que crea, así como la disminución de las reservas, la riqueza neta que crea para los ciudadanos del mundo es mucho menor.

Entonces, a la hora de crear y acumular riqueza para una sociedad debemos tener en cuenta tantos lo efectos positivos como los negativos a la hora de valorar cómo queremos hacerlo.

¿Y por qué queremos hacerlo?

Básicamente porque acumular esa riqueza para la sociedad, y no emplearla toda en consumo a corto plazo, es la mejor forma de garantizar el futuro para nuestros hijos.

Imaginaos dos países similares a España. Por simplicidad vamos a decir que ambos parten con un PIB anual de 1 billón de euros y que éste se mantiene constante durante una generación, unos 25 años sin tener en cuenta la inflación.

Uno de ellos ahorra cada año el 5% de su PIB, y el otro cada año consume más del 5% del PIB. Esto dará como resultado una apariencia de mayor prosperidad en el segundo país, pues consumirá más, pero tendrá como efecto un empobrecimiento del país, pues tendrá que pedir prestado para mantener su nivel de consumo (permitidme que simplifique mucho las dinámicas externa de balanzas de capitales, por cuenta corriente, etc., de ahí lo del PIB constante).

Al cabo de 25 años el país ahorrador habrá ahorrado (en maquinaria, en capital, en conocimiento, etc.) un 125% de su PIB, lo mismo que debe ahora el país que consumía de más.

Monetizando esto, el primer país podría estar un año sin necesidad de trabajar, todo el país, en una especie de retiro sabático total, y el segundo, estar trabajando el doble para pagar su deuda, porque si no, quienes heredarán la deuda serán sus hijos. Cada uno de sus hijos debe ya más de un año de salario para pagar lo que sus padres derrocharon. Y eso sin tener en cuenta intereses o el descenso poblacional, porque si la población se reduce o incluimos los intereses del dinero, los efectos se multiplican. El país rico sería inmensamente más rico y el pobre, bueno, demos por perdida la generación de nuestros hijos.

Por supuesto que hay formas de salir del hoyo si eres un país altamente endeudado que debe más de lo que tiene, y consume más de lo que produce (eso es el famoso déficit público, como país se gasta más de lo que se gana).

Las veremos un poco más adelante.

Pero permitidme primero hablaros de lo que Warren Buffet, el mejor inversor de la historia reciente, considera uno de los pilares de su fortuna, el interés compuesto.

El interés compuesto es algo que todos los que tenemos hipoteca, o hemos pedido un préstamo o estamos en un país endeudado, sufrimos. Es el dinero acumulado en intereses por una deuda. Estos intereses, si la deuda no se salda pronto, se van a acumulando y generan a su vez más intereses.

Imaginemos, que incluimos el interés compuesto en esta ecuación, ya no es que consumamos el 5% por encima de nuestra producción, sino que como debemos pedir prestado para hacerlo, tenemos que pagar intereses. Por hacerlo fácil un 5%, pues nadie se fía de nuestro país, así que exigen un interés alto para compensar el riesgo de dejarnos dinero.

Recordemos ahora que este dinero no nos lo dejan malvados banqueros depravados. No quiero exonerar a lo banqueros del papel que jugaron en la crisis, ni mucho menos, pero vamos a suponer que no hay burbujas, que no hay preferentes, ni salidas a bolsa en falso, vamos a suponer que las instituciones están limpias, os sorprenderá que incluso así, un país puede cavarse su propia tumba. Decía que ese 5% que consumimos de más lo pedimos prestado, y lo hacemos a bancos internacionales que toman en préstamos ese capital de otros países, como nuestros vecinos ahorradores.

Así que realmente a quienes les debemos en última instancia ese dinero es a unos ciudadanos de un país vecino. De aquí vienen las quejas de los países del norte frente a los países del sur de Europa, y serían quejas fundadas si no fuese porque han amañado el juego del comercio para beneficiarse ellos, pero ésa es otra historia.

Digo esto porque cuando un país impaga sus deudas está perjudicando a ciudadanos de otros países, así que si uno quiere ser buen ciudadano del mundo, debe pagar sus deudas. El impago sólo es la opción desesperada.

Volvamos a ese primer año que pedimos prestado un 5% para, por ejemplo, pegarnos unas vacaciones, o comprar una casa sobrevalorada, o un nuevo móvil, lo que sea.

Debemos ya 50 mil millones, el 5% del PIB, el año dos acumulamos una deuda de 50 mil millones más, además de unos intereses por los primeros cincuenta mil millones de dos mil quinientos millones. El tercer año acumularé otro 5% (50.000 millones) más, y los intereses por los 102.500 millones que debía al final del segundo año, 5.125 millones adicionales. Y así durante 25 años.

El resultado es que al final de los 25 años nuestros yoes viejecitos (o nuestros hijos) no deberán 1,25 billones de euros, sino casi el doble, 2,39 billones, es decir, tendrán que trabajar dos años y cinco meses para pagar la deuda. Que es el tiempo que podrían estar sin trabajar los ciudadanos del país ahorrador.

Ahora imaginemos que ese proceso se produce durante décadas, una completa catástrofe. En la siguiente generación, la de nuestros nietos, ya sería diez billones de deuda. Diez años currando el doble para reducir la deuda, y eso si desapareciesen los intereses, porque sólo para pagar los intereses de semejante monstruosa deuda habría que trabajar 21 horas semanales extra…¡sólo para pagar los intereses!

Habría que cortar de raíz el sobre endeudamiento si no queremos arruinarles la vida a nuestros hijos y nietos.

Así que, ¿cómo se hace?

Lo primero, ahorrando. Ahorrando como país (Gobierno, ciudadanos, empresas, etc. no sólo en dinero, también en capital, patentes, edificios, tecnología), o al menos, dejando de consumir ese 5% más de lo que producimos, para tener que ocuparnos sólo de la deuda y los intereses que tenemos hasta el momento.

Lo segundo, produciendo más, haciendo más rico el país, exportando fuera y creando más riqueza dentro. Esto incrementará nuestro PIB y nuestra riqueza acumulada, y hará más sencillo pagar nuestras deudas. Un país así de endeudado necesita, para romper el círculo vicioso, trabajar más horas, trabajar mejor, o ambas cosas. Necesita exportar, necesita crear aquello que importa, y necesita acumular riqueza rápidamente.

Necesitamos ser mejores, más productivos…ser más competitivos sin bajar los salarios, porque si se bajan más los salarios no se podrá ahorrar, y eso se consigue con innovación o echando más horas con el mismo salario (lo que es una bajada encubierta de salarios, por supuesto, pero al menos podremos seguir pagando facturas).

Así que aquí lo tenemos, para salir del hoyo o trabajamos más horas dentro o fuera de nuestros trabajos, no tiene que ser para nuestro empleador, y aprovechamos esas horas para producir más cosas (lo que obviamente tiene un límite) o aumentamos la innovación.

Y ése es el camino final que deberemos tomar, si somos capaces, y no queremos arruinar a nuestros hijos.

Trabajar mejor, que cada ciudadanos produzca muchos más bienes o servicios que los que crea ahora. Eso se logra con educación, innovación, invirtiendo en conocimiento, en tecnología, en ciencia, en nuevos modelos productivos y empresariales, en alimentar nuestra industria con energías renovables…cambiando nuestro sistema de intensivo en mano de obra, a intensivo en capital, podremos evitar caer en la trampa de la deuda del interés compuesto, y salir de ésta.

thumb flkjfheoiuct5vo4u5tou4.jpeg

Y eso requiere trabajar mucho, pensar mucho e innovar mucho…vamos, que de trabajar como burros no nos libra nadie, pero podemos trabajar bien, con cabeza ahora, y terminar siendo un país moderno que adopte las nuevas tendencias tecnológicas e industriales, y vivir bien dentro de unos años, o nosotros y nuestros hijos tendremos que trabajar 50, 60 horas semanales sólo para subsistir el resto de nuestras vidas.

Debemos decidir qué futuro queremos.

casa-en-la-selva dlrgjb roihtiru

Apéndice: Tabla de deuda con interés compuesto:

 Año

PIB (en miles de millones de euros)

5% PIB = Déficit

Intereses anuales

Deuda acumulada

PIB año 1

1.000,0

50,0

50,0

Año 2

1.000,0

50,0

2,5

102,5

Año 3

1.000,0

50,0

5,1

157,6

Año 4

1.000,0

50,0

7,9

215,5

Año 5

1.000,0

50,0

10,8

276,3

Año 6

1.000,0

50,0

13,8

340,1

Año 7

1.000,0

50,0

17,0

407,1

Año 8

1.000,0

50,0

20,4

477,5

Año 9

1.000,0

50,0

23,9

551,3

Año 10

1.000,0

50,0

27,6

628,9

Año 11

1.000,0

50,0

31,4

710,3

Año 12

1.000,0

50,0

35,5

795,9

Año 13

1.000,0

50,0

39,8

885,6

Año 14

1.000,0

50,0

44,3

979,9

Año 15

1.000,0

50,0

49,0

1.078,9

Año 16

1.000,0

50,0

53,9

1.182,9

Año 17

1.000,0

50,0

59,1

1.292,0

Año 18

1.000,0

50,0

64,6

1.406,6

Año 19

1.000,0

50,0

70,3

1.527,0

Año 20

1.000,0

50,0

76,3

1.653,3

Año 21

1.000,0

50,0

82,7

1.786,0

Año 22

1.000,0

50,0

89,3

1.925,3

Año 23

1.000,0

50,0

96,3

2.071,5

Año 24

1.000,0

50,0

103,6

2.225,1

Año 25

1.000,0

50,0

111,3

2.386,4

Año 26

1.000,0

50,0

119,3

2.555,7

Año 27

1.000,0

50,0

127,8

2.733,5

Año 28

1.000,0

50,0

136,7

2.920,1

Año 29

1.000,0

50,0

146,0

3.116,1

Año 30

1.000,0

50,0

155,8

3.321,9

Año 31

1.000,0

50,0

166,1

3.538,0

Año 32

1.000,0

50,0

176,9

3.764,9

Año 33

1.000,0

50,0

188,2

4.003,2

Año 34

1.000,0

50,0

200,2

4.253,3

Año 35

1.000,0

50,0

212,7

4.516,0

Año 36

1.000,0

50,0

225,8

4.791,8

Año 37

1.000,0

50,0

239,6

5.081,4

Año 38

1.000,0

50,0

254,1

5.385,5

Año 39

1.000,0

50,0

269,3

5.704,8

Año 40

1.000,0

50,0

285,2

6.040,0

Año 41

1.000,0

50,0

302,0

6.392,0

Año 42

1.000,0

50,0

319,6

6.761,6

Año 43

1.000,0

50,0

338,1

7.149,7

Año 44

1.000,0

50,0

357,5

7.557,2

Año 45

1.000,0

50,0

377,9

7.985,0

Año 46

1.000,0

50,0

399,3

8.434,3

Año 47

1.000,0

50,0

421,7

8.906,0

Año 48

1.000,0

50,0

445,3

9.401,3

Año 49

1.000,0

50,0

470,1

9.921,3

Año 50

1.000,0

50,0

496,1

10.467,4

 

 

California, miembro de la Unión Europea

California podría perfectamente ser independiente por si misma, tiene el PIB, la población y la historia como para ser un país independiente de Estados Unidos, y por lo que parece, cada vez más hay un movimiento más fuerte en este sentido.

Pero dejadme ofreceros una alternativa.

Hace poco comentábamos en esta misma sección que no había porqué circunscribir la Unión Europea al ámbito geográfico de Europa. ¿Por qué no incorporar Japón, Australia, Canadá, México o el norte de África a la misma si estos países cumplen las condiciones para su ingreso?

De la misma forma, si California se independizase, ¿no sería bueno contar con este nuevo país en el club europeo? ¿No nos aportaríamos mutuamente un gran número de cosas complementarias que nos beneficiarían a todos?

California aportaría la capacidad de innovación de Silicon Valley, la creatividad y el potencial de Hollywood, su potencial turístico, su agricultura y ofrecería a la Unión Europea una base en el Pacífico desde la que proyectar su presencia en la Región Asia-Pacífico (junto con Japón, Australia, Canada o México se crearía una fuerte base de poder en la región para hacer valer los valores sociales, culturales, ambientales y de cooperación que Europa representa).

Europa ofrecería a California una amplia base de clientes, sobre todo muy diversa, que ahora mismo debe considerar como un mercado exterior, una potencia económica inigualable en el mundo (si actuásemos unidos, claro), valores muy acorde con los imperantes en el estado de la bandera con el oso pardo, una sociedad abierta, arte, cultura e historia.

En resumen, si California opta por separarse de los Estados Unidos, sería un socio complementario de la Unión Europea que enriquecería nuestro acervo cultural, empresarial o social tanto o más de lo que lo hacía Reino Unido.

 

220px-California_economic_regions_map_dty 665445 png

Elige (2 de 3), Análisis estratégico de la situación económica en España

El otro día hablábamos del camino destructivo que está siguiendo el mundo y de cómo parece que nos encaminamos hacia el abismo. Pero dejábamos abierta la posibilidad de un camino distinto, uno de esperanza y bienestar…uno que nosotros mismos podamos elegir y construir.

Porque no nos damos cuenta, pero nosotros somos parte del problema. Cuando nos comportamos de forma egoísta, o directamente mal, cuando nos peleamos por un partido de fútbol, le deseamos la muerte a alguien, nos colamos en el metro, o hacemos la puñeta a alguien en el trabajo, estamos colaborando para que el mundo sea peor. Estamos haciendo el mal. No valen justificaciones ni autoengaños, nosotros también ayudamos a llevar el mundo por derroteros oscuros que nos conducen al sufrimiento aunque ahora obtengamos una satisfacción temporal. Lo pagaremos en el futuro, y peor, lo pagarán nuestros hijos.

Peo dejemos este tema, este no es un post sobre las consecuencias de nuestros actos, sino un post en el que pretendo transmitir esperanza en el futuro.

Porque todavía queda esperanza si el Ser Humano elige otro camino, el camino del respeto, la innovación, la creatividad, el trabajo y la ciencia. Un camino que nos llevará a terminar con el hambre en el mundo (hace un par de décadas decir esto hubiese sonado utópico, pero ahora mismo, con las herramientas que tenemos, es posible). Un camino que nos permitirá restaurar el medio ambiente a su estado anterior, conservando aquello que perdimos. Un mundo donde no sea necesario trabajar, y cada persona pueda expresar sus inquietudes con sus proyectos personales, ya sean éstos entrenar un equipo de fútbol, escribir, dirigir su propia tienda, crear artesanía, hacer obras de teatro. Podemos tomar el camino que mejorará nuestra salud, aumentará nuestra esperanza de vida, nos hará más ricos y más sanos de lo que jamás pensamos que seríamos. Seremos más ricos, cada uno de nosotros, que los reyes más poderosos de cualquier momento del pasado.

Podemos elegir entre vivir en un mundo de miedo continuo o en uno donde nosotros y nuestros hijos seremos felices y donde ese miedo no exista.

¿Qué se nos pide para que eso sea así? Pues es simple, que nosotros y nuestros países apuesten por la ciencia, la innovación, el respeto, y no el conflicto. Es decir, un cambio que nos una al resto de ciudadanos del mundo  al tiempo que potenciamos las virtudes y el trabajo que han convertido al Ser Humano en lo que es hoy…la ciencia, la cultura y el trabajo honrado.

Nada más, y nada menos.

Se trata de que cada uno de nosotros apoye cosas como la ciencia, la cooperación y la cultura, que nuestros gobiernos tienen abandonados, de que seamos ciudadanos más creativos (dentro y fuera del trabajo), de que cada familia se esfuerce de verdad en la educación de sus hijos para que estén preparados para el futuro, de que reduzcamos los conflictos en nuestro alrededor, creando Paz, con nuestros vecinos, compañeros y gente cercana. Se trata de que traigamos de nuevo la esperanza de un mundo mejor a un mundo que parece estar perdiéndola.

Redirijamos el camino destructivo que hemos tomado olvidándonos del Brexit, de Trump, del mal que acecha en el mundo bajo muchas formas, y pensemos en ayudar a los demás ciudadanos del mundo, creando una cultura global que trascienda bloques.

Ése es el objetivo, nuestra meta. Un mundo unido, en paz, sin hambre, ni escasez, ni enfermedad, repleto de riquezas para todos, de abundancia de bienes, experiencias, salud y bienestar.

¿Y cómo conseguiremos esta utopía (no me gusta utilizar este término, llamémoslo, Sociedad de la Abundancia? Bien, estaréis pensando que esto que digo es una estupidez, que no es posible conseguir una Sociedad de la Abundancia en un mundo como el que vivimos.

Os equivocáis. Y os daré razones para convenceros.

  • Energía

La Energía es fundamental para nuestra sociedad, es lo que nos proporciona nuestro bienestar y mueve nuestra economía. También es, si se usan combustibles fósiles, lo que amenaza nuestra vida por la contaminación, nuestra sociedad por el cambio climático, y nuestro pasado y futuro por la destrucción de ecosistemas.

Pero hay razones para la esperanza.

Las energías renovables han experimentado un crecimiento espectacular en los últimos años, haciéndolas competitivas con el resto de combustibles para la generación de electricidad (ya en muchos lugares son más baratas que el carbón, el gas natural y el petróleo).

Además, se están instalando paneles solares de forma acelerada (a pesar de desincentivos como los que tiene España para ello, o los que podría poner Trump) y el crecimiento de sus capacidades es exponencial. Ahora mismo la energía solar fotovoltaica, por ejemplo, abastece sólo entre el 3,5% y el 7% de las necesidades eléctricas de Europa, y si sigue a éste ritmo, se doblará para 2020, para 2030 se habrá multiplicado por 18, es decir, sólo la energía solar fotovoltaica abastecerá el 60% de nuestras necesidades actuales de energía para 2030, siendo conservadores.

GSR_2016_Figure_15 sroghrotuh
Fuente: Renewables 2016 Global Status Report

 

China e India, sabedoras de la riqueza llueve en este caso del cielo, están apostando muy fuerte por ella, mientras que países como España preferimos escarbar bajo tierra y quemar nuestros pulmones. Bueno, supongo que las cosas no serán tan blancas y negras, pero duele que tu propio país luche contra la riqueza del futuro.

Si a esto sumamos otras fuentes de energías limpias, como la solar térmica, la eólica (que actualmente abastece el 5% de las necesidades mundiales de electricidad y se incrementa un 20% anual, es decir, el año que viene abastecerá un 6% de nuestras necesidades, el siguiente, un 7,2%, en cinco años lo hará un 12,4% y en diez años un 31%, para 2025), la geotérmica, los biocombustibles, la maremotriz, la de biomasa y la hidroeléctrica (si logramos que las lluvias no desaparezcan por el cambio climático) y las medidas de eficiencia energética, podremos abastecernos de energía limpia completamente a mediados de la década de 2030.

A esto ayudarán, por supuesto, los enormes avances en precio, capacidad y duración de las baterías, lo que ayudará a absorber picos de demanda y reducción de oferta por las noches.

Por ejemplo, Tesla y Panasonic están construyendo lo que llaman la Gigafactoría 1, una planta de producción de baterías de ion litio que reducirá en un 30% el coste de estas baterías, permitiendo el lanzamiento de modelos de coche eléctricos asequibles, y siendo a su vez, alimentada por energía solar.

descarga aslkhtvouh5ou45hiuo

Un vistazo del tamaño de esta planta comparado con los edificios más grandes del mundo. Es colosal, ¿verdad? Su creador, Elon Musk, dice que con cien de ellas se abastecería de baterías a todo el mundo, es decir, si cada una de las grandes empresas cotizadas se plantea construir una haríamos la transición energética en sólo unos años. el coste es de 5.000 millones de dólares, y el mayor problema de crear cien de estas fábricas en que hay que abastecerlas de litio, por lo que se necesita una gran inversión en éste área también, aunque la misma planta se encargará de reciclar las baterías usadas, y eso, en el futuro, ayudará mucho.

BHdCe9v ldbrttiryuiucrti

No sólo eso, Solar City, empresa ahora parte también de Tesla, está construyendo otra Gigafactoría que producirá paneles solares en inmensas cantidades, rebajando también el precio de los paneles solares más todavía.

También debemos mencionar dos tipos de energías, una del pasado que tomará nuevos bríos, y otra del futuro. Me refiero a las energías nuclear de fisión y a la de fusión, por supuesto. La ciencia revitalizará a la primera haciéndola más segura y productiva, y desarrollará la segunda, multiplicando nuestra disponibilidad de energía para nuestros proyectos en el futuro.

Llegados hasta aquí querría mencionar una teoría (no sé si es de Ray Kurzweil, Peter Diamandis, o Jeremy Rifkin) que dice que una vez todas las inversiones en eficiencia, energías renovables, nuclear y de transporte de energía hayan sido realizadas, así como muchos de sus costes automatizados, el coste de la energía se va a desplomar (ayudado a demás por la reducción de los costes de inversión e instalación, ya en 2016 se instaló más potencia solar que en 2015, a un menor coste). Es decir, producir un kilovatio/h de energía nuevo tendrá un coste cercano a cero, por lo que vaticinan que el precio de la electricidad bajará casi a cero, lo que cueste sólo el mantenimiento. Personalmente no creo que veamos esto hasta la década de los 40, dentro de unos 25 años, pero lo veremos.

Y bien, llegados hasta aquí, con energía gratuita para nuestros hijos y nuestros hogares, ¿qué más podemos esperar?

  • El hambre en el mundo

Actualmente ya podríamos terminar con el hambre en el mundo. La Tierra produce alimentos para los casi 7.400 millones de habitantes que alberga hoy, pero tanto su distribución desigual, como su producción que daña el medio ambiente, tienen mucho que mejorar.

Espero que nuevas inversiones e innovaciones científicas y tecnológicas (como las granjas de peces nómadas, la agricultura vertical en las ciudades, las redes automatizadas de transporte y los nuevos cultivos ecológicos a gran escala) permitan reducir estos problemas. El objetivo es poder alimentar (y dar de beber) a 9.000 millones de seres humanos para 2050.

Queda mucho por hacer, y más cuando los países desarrollados parecen estar dando la espalda a la cooperación internacional, embarcados en sus ínfulas de poder, y su deseo de pasar a la posteridad. No comprenden que la mejor forma de lograr esto último es ser parte de la generación de líderes mundiales que logró la paz mundial y erradicar el hambre y la pobreza.

Pero soy optimista, y creo que a pesar de los baches en el camino, gracias a la ciencia y la innovación, y al trabajo y la cooperación de todos, podremos lograr este objetivo.

  • Trabajo

Sio lo hacemos bien, tus hijos no van a tener que trabajar por un sueldo. Podrán dedicarse a aquello que les apasione, y podrán desarrollarlo como un hobby, como una tarea con la que realizarse o incluso montar una empresa si son realmente buenos con ello. Si eres joven y no tienes hijos todavía, es probable que a ti también te llegue.

Por supuesto, olvídate de eso de que no habrá dinero para las pensiones, el futuro, si lo guiamos por el buen camino entre todos, está lleno de abundancia. No necesitarás pensión, pues cualquier cosa que desees la podrás tener sin pagar por ella.

Al principio habrá un período intermedio, en el que esto sólo afectará a las cosas básicas, vivienda, luz, comida…es lo que se llama renta básica universal. Por supuesto que si tienes habilidad y te lo curras, ganarás dinero con tu trabajo y tendrás acceso a mayores bienes y servicios (viajes, coches, etc.), pero al principio la renta básica universal sólo cubrirá las necesidades básicas. Después los servicios y bienes disponibles gratis se irán ampliando.

Fijaos lo que hemos visto de la luz, enormes inversiones en plantas generadoras, en redes de distribución (y no hemos comentado el software de distribución inteligente) podrían llevar el precio de la energía hasta casi cero.

Lo mismo podría pasar con muchos otros bienes y servicios. Mirad los telediarios y las revistas, no hacen más que hablar de cómo la automatización destruirá puestos de trabajo, del coche autónomo, la impresión 3D, los algoritmos y la inteligencia artificial, la digitalización y la automatización, la economía colaborativa…un panorama desolador ¿no? Bueno, no, sí gracias a ello, podemos disfrutar de una inmensa variedad de bienes de forma casi gratuita.

Imaginad granjas automatizadas que recolectan la comida de forma automática, la procesan y la sirven mediante vehículos autónomos, drones y robots a supermercados (sin empleados) a los que se puede ir simplemente y coger lo que se necesite, a precios diez o cien veces más baratos que hoy en día.

Pensad en que se están desarrollando máquinas inteligentes de reciclaje, que aprovecharán perfectamente los residuos, y máquinas y sistemas productivos en minería que bajarán los precios de las materias primas.

Imaginad que no necesitáis coche, que podéis simplemente prescindir de la inversión en un vehículo, de pagar el mantenimiento, el seguro, etc. simplemente cuando necesites uno se lo dices a tu asistente virtual y en unos minutos tienes en la puerta un vehículo autónomo de forma gratuita (si aceptas publicidad) o pagando una cantidad simbólica si no.

O que necesitas algo rápido, usar una vajilla original. Te metes en internet, encuentras un diseño original de un diseñador de otra parte del mundo, Indonesia, por ejemplo, te la descargas por la mañana, y al medio día ya la tienes impresa por tu impresora personal en 3D. La usas y si lo deseas, la reciclas.

Y para aquellas cosas demasiado grandes o complejas como para ser impresas en casa, las fábricas oscuras, es decir, aquellas fábricas automatizadas en las que no hay personas, y por lo tanto tampoco necesidad de iluminación, producirán bajo pedido aquello que necesites y te lo enviarán a casa también a precios de derribo (si los materiales, la energía, el coste de la mano de obra, la ausencia de stocks, la logística y la comercialización de un producto ven reducidos sus costes casi a cero, la competencia impulsará la bajada rápida de los precios).

En resumen, podremos obtener todo aquello que necesitemos de forma gratuita o con precios cercanos a cero (y que muchas veces no tendrán que ser pagados en euros o dólares, sino con nuevas monedas, como la atención, la reputación, la inteligencia o monedas virtuales).

Y tú podrás dedicarte a desarrollar aquellas cosas que te apasionan.