Autor: Francisco

Transformación Digital, esa gran desconocida

La Transformación Digital es ese Santo Grial que ahora dicen perseguir todas las empresas. Se supone que es la panacea que llevará a las empresas a sobrevivir a los cambios que vienen.

Pero tras ver muchos artículos, trabajar en varias empresas y conocer a cientos de profesionales dedicados a ello, puedo decir una cosa sobre ello:

Nadie tiene ni idea de verdad de cómo hacer la Transformación Digital.

De verdad, no creo que haya más de un profesional de cada mil que sea cómo ayudar a una empresa a hacer esta transición y adaptarse al nuevo mundo, y de ese uno por mail, a lo mejor uno de cada diez llega a tener algo de capacidad de influir en los cambios de una compañía.

La complejidad de las tareas de transformación Digital requieren tres cosas fundamentales, conocer el negocio perfectamente (no vale un consultor externo), ser capaz de distanciarse del pasado de la empresa y proyectar la evolución futura del mercado (lo que hace que muchos empleados internos no puedan realizar esta función) y los conocimientos sobre tecnología e informática necesarios para hacerlo.

Por ello, la mejor forma de realizar la tan cacareada transformación digital es crear equipos combinados de gente de dentro y de fuera, expertos en el negocio y gente que no lo conozca, pero tenga una gran capacidad analítica, y por último, darles las herramientas tecnológicas y el poder necesario para hacerlo.

Todo lo demás es palabrería.

 

TRES CAMINOS POR LOS QUE DEBE APOSTAR ESPAÑA

Tenemos tres caminos por delante que debemos dominar si queremos cumplir nuestros objetivos para reformar España (realmente son más, otro día hablaré de las energías renovables).

Hoy sólo quiero hablaros se estas “posibilidades”.

• El primero (y cualquiera que me conozca no se sorprendería de ello) es restaurar nuestro medio ambiente.

A medida que la degradación ambiental alcanza cada rincón del planeta, una riqueza natural como la que teníamos sería el mayor capital de Europa. Lo que hoy pasa con el turismo de sol y playa podría ocurrir en el resto del territorio nacional.

Para ello tendremos que restaurar bosques y montañas, detener la desertificación, recuperar especies en peligro y encontrar la forma de que se produzca un crecimiento urbano en armonía con el medio.

• El segundo camino que debemos dominar es el de la generación y desarrollo de startups internacionalizadas y el empoderamiento de la población.

Primero, hay que avivar (o crear de cero) es espíritu emprendedor en Espana. Conseguir que jóvenes y mayores se lancen a innovar, tanto por cuenta propia como para las empresas para las que trabajan, pero también que el ciudadanos medio tenga amplios conocimientos de economía, nuevas tecnologías, etc.

Conseguir, como digo yo, que nuestros trabajadores no tengan que mendigar que el Estado imponga un sueldo mínimo, sino que puedan negociar de tú a tú con sus empresas sueldos de 5.000 euros, porque sepan hacer cosas que nadie más en el resto del mundo sabe.

Esto nos lleva al siguiente camino.

• La industria 4.0.: no me gusta este nombre que la Comisión Europea le ha dado, me parece mucho más apropiado el que una al otro lado del charco, la fabricación digital.

Hace poco HP lanzó una impresora 3D que promete poner la fabricación de piezas plásticas por impresión a la altura de la del moldeado.

Es sólo un ejemplo ilustrador, pero si España no logra montar una industria basada en las herramientas digitales otros lo harán por nosotros y nos hundiremos de un país de segunda a uno de tercera.

Cosas como la robótica (los vehículos autónomos, los drones), el internet de las cosas, la impresión 3D, la biotecnología y la nanotecnología…pero también los supercomputadores, los centros de datos, y las renovables.

Si no logramos dominar estos tres caminos (y repito, generar nuestra propia energía sin importar recursos) estaremos muertos como país.

TRANSPORTE PÚBLICO

No podremos lograr un Madrid de abundancia (ni ningún otro sitio) si no conseguimos convertir el transporte público de la Comunidad (o al menos el de la capital y su cinturón) en lo que debería ser, una perfecta máquina sincronizada de servicio al ciudadano.

Estos días hemos sufrido todos dos eventos que dan una clara idea del cariz de esta cuestión.

Primero, las luchas políticas en torno al transporte público, con una Comunidad y un Ayuntamiento enfrentados, en lugar de estar colaborando para atender las necesidades de los madrileños y los turistas. Numerosos problemas en el tren, el metro y las líneas de autobuses dejan un poso amargo en todos los que hemos sufrido esta semana.

El segundo, la boina de contaminación, que ha derivado unas restricciones de circulación y aparcamiento más que necesarias, pero nada bienvenidas por parte de los conductores, claro síntoma de que el transporte público no puede competir con el transporte privado por excelencia, el automóvil.

Mientras llegan los coches autónomos y los eléctricos, tenemos que apostar por el transporte público para satisfacer la demanda de transporte de los madrileños y sus necesidades.

Pero, ¿cómo debería mejorar la red de transporte para conseguir convertirse en una alternativa al transporte privado?

Primero, debería ampliar su frecuencia. Esperar siete, ocho o diez minutos hasta un tren, o un metro, en horas que no son ni mucho menos de baja frecuencia de pasajeros, es inadmisible. En hora punta, la cosa tampoco mejora, con vagones y autobuses llenos a reventar, malos humos y continuas paradas y retrasos.

En verano los recortes de frecuencias y de número de vagones tampoco hacen que la cosa mejore. Y no hablemos de quienes trabajan o salen a horas intempestivas.

La frecuencia no debería ser nunca mayor de 3 minutos entre tren en hora punta, y cinco en cualquier otra. Sus horarios deberían ser extendidos al menos hasta las dos o tres de la mañana, y abrir sus puertas a las cinco de la mañana.

Otro problema son los tornos. Hay que encontrar otra solución distinta a la actual para controlar los accesos. Las colas que se forman a la entrada y la salida de las estaciones, o en las paradas de autobús son un síntoma de que algo falla en el sistema.

Imagino acceso libre sin tener que hacer colas, lo que daría una sensación de libertad y de naturalidad que es justo lo que necesita el sistema público de transporte.

También creo que deben mejorarse los servicios relacionados con el transporte público. Mejores tiendas en la estación, wifi gratis, dispensadores de periódicos o libros en las paradas de autobús, etc. Pienso en exposiciones de pintura y escultura en las estaciones de tren, obras de microteatro en las paradas de metro y en los autobuses.

Por supuesto que sería costoso al principio, y que es insostenible si no viene acompañado por una mayor recaudación, o por un cambio en la gestión económica de la Comunidad. Pero es que justo de eso habla este blog. De cómo podemos conseguir que usando nuevas tendencias socio económicas y nuevas tecnologías como la automatización, la robótica, los lectores RIFF, el prosumismo, etc. se dé un mayor servicio al ciudadano sin aumentar el coste.

Lo lograremos con trabajo y con ingenio.

1082079441 ry56v56y5y345v656 Estación-de-trenes-Alboraya-Palmaret-Rstudio-7 bgiyfvvfyfbiy

Los puentes

Me fascina la pasión con que la gente se entrega a perseguir puentes y festivos en el calendario. Lo oyes en todas partes, y uno diría que es el deporte nacional, después del fútbol.

Yo eso no lo he entendido nunca, la verdad. Considero que cada día, cada hora que trabajamos, en nuestros trabajos o para la sociedad creando riqueza para todos, es un paso más hacia nuestras metas.

Para mí la meta (una de ellas) es hacer un mundo en el que la tecnología, el conocimiento, el capital y el prosumismo logren impulsar la riqueza de tal forma que el trabajo sea algo totalmente voluntario y se establezca una renta básica para que todo el mundo pueda elegir qué hacer con su vida.

Por supuesto, espero que mucha gente elija crear más riqueza para los demás.

Si entren todos logramos gestionar la creación de riqueza, y fuerzas como la automatización, el Prosumismo, la inteligencia artificial, etc. Conseguiremos que cada persona pueda hacer exactamente lo que le gusta, sin necesidad de aceptar trabajos menos “aceptable” para ellos.

Por eso me fascina nuestra obsesión por los puentes. Buscar un día aquí y allí para descansar o viajar me parece una mala gestión personal, porque tenemos muchas cosas mejores que hacer, como Sociedad. Como por ejemplo, crear las condiciones para esa renta básica y un mundo de trabajos mucho más enriquecedores.

 
Foto de Lifeofpix por MaxMartin

FILANTROPÍA EN ESPAÑA

El filantrocapitalismo (la filantropía de los millonarios) tiene una amplia tradición en Estados Unidos desde los llamados “barones ladrones” (Andrew Carnegie, Pierpont Morgan y John D. Rockefeller), quienes para limpiar su nombre realizaron inmensas donaciones a principios del siglo XX, hasta los actuales multimillonarios de Internet.

Por supuesto, tenemos opiniones contradictorias al respecto, desde quienes dicen que los filántropos multimillonarios pueden serlo porque antes han robado a la Sociedad hasta los que creen que es una nueva fuerza del bien en estos tiempos oscuros.

Yo soy de estos últimos, por cierto. La acumulación de riqueza va a seguir existiendo, por lo tanto, es mejor que aquellos que más tienen comprendan que beneficiar a la Sociedad les beneficia también a ellos.

Sin embargo, la filantropía en España (diría que en Europa tampoco) no tiene el arraigo que tiene al otro lado del Atlántico. Quizás sea porque el Estado del bienestar Europeo hace menos necesaria la devolución a la sociedad de parte de la riqueza tomada de ella, o porque en Europa las fortunas suelen tener un alto componente de herencia familiar, pero el caso es que el compromiso social de los multimillonarios españoles está muy lejos del de sus homónimos norteamericanos.

Y es una lástima, porque en España hay muchas cosas que se podrían hacer para beneficiar a toda la Sociedad si aplicamos criterios de solidaridad y trabajo por el bien común, y los añadimos a dinero suficiente y al conocimiento y medios de la clase empresarial.

Desde al medio ambiente, a la reducción de la pobreza, pasando por la cultura y el arte, numerosos campos se beneficiarían de un aumento y profesionalización de la filantropía en nuestro país.

Y este país lo necesita.

pg-10-bill-gates-foundation-2-gettyty-6y-56-554trt-45-gfvs

DEFENDER NUESTRA CULTURA, NUESTRA RIQUEZA NATURAL Y NUESTRO PATRIMONIO HISTÓRICO

No estoy hablando de los toros, ni de fiestas más o menos salvajes que campan por la piel de toro convirtiéndonos en animales.

Hablo de defender la verdadera cultura ibérica e hispana, nuestra historia, nuestra naturaleza, la literatura castellana, el patrimonio de todos, nuestras ciudades, la dieta mediterránea y la nueva cocina española de vanguardia.

Los españoles tenemos el derecho, el deber y la necesidad de poner en valor todo nuestro patrimonio, pues nos va el futuro en ello.

Todo aquello que hace de España lo que es, es susceptible de perderse, y por lo tanto, merece ser protegido si nos permite crear una sociedad más desarrollada, humana y libre.

¿Cómo podemos compaginar tradición con modernidad?

¿Podremos encontrar un camino que nos permita mantener la esencia de nuestra idiosincracia sin renunciar al futuro?

Repito que nos va la vida en ello, así que espero que sí. Que podamos encontrar una forma de defender nuestro patrimonio natural, nuestra riqueza culinaria, nuestra historia viva, y sobre todo, que aprendamos a respetar aquello que merece la pena ser respetado.

Eso no quiere decir que toda fiesta o toda competición deportiva deban considerarse sagradas.

España no son los toros, no es tirar una cabra de un campanario, ni dejar que menores de edad se emborrachen hasta caer inconscientes. Tampoco es tolerar la corrupción, ni depender del futbol para salir de la triste realidad. Nada de eso debe formar parte de nuestra naturaleza, pues son anacronismos históricos que nos impiden evolucionar.

España es mucho, muchísimos más. Y mientras los españoles no logremos dar el salto para ser una sociedad moderna no podremos salir del hoyo en el que nos hemos metido.

Trabaja con pasión

Sin pasión no lograremos crear un crecimiento exponencial de la economía.

Trataré de explicar esta frase lapidaria que os he soltado así a bocajarro un poco más en detalle.

El propósito de este blog es ayudar a conseguir el desarrollo de una economía exponencial, es decir, una economía que crezca cada vez más rápido, mediante la automatización, la robótica, el prosumismo, la energía solar, la exploración, colonización y explotación espacial, la nanotecnología, etc.

Pero no conseguiremos nada de esto si no tenemos pasión.

Porque ya seas un escritor novel que trabaja 12 horas diarias para sacar 500 euros al mes haciendo lo que amas, un diseñador de robots o de software, un economista o un albañil, las cosas nunca mejorarán si no le pones ganas a la cosa, y si lo que haces te desagrada.

Tenemos que conseguir aumentar la pasión por lo que hacemos, ya sea mejorando nuestro trabajo, ya sea cambiándolo totalmente, y eso vale para todo, incluso para lograr que las cosas vayan cada día mejor. No vale ponerse como propósito el mejorar las cosas, hay que currárselo, hay que poner pasión y cabeza, corazón e inteligencia, y hay que luchar por ello.

Así, empezaremos a conseguir nuestros objetivos.

 

descarga ifiyfviygbouu786764