Autor: Francisco

Dudas sobre el reparto de la riqueza

Hablamos mucho del reparto de la riqueza en el mundo, como forma de solucionar los problemas de la mayor parte de la población, pero no entendemos muy bien las implicaciones de esto.

La población mundial está entorno a siete mil ochocientos millones de personas (7.800.000.000) mientras que la riqueza mundial estaría en unos doscientos ochenta billones de dólares en 2017 (280.000.000.000.000).

Si repartiésemos equitativamente la riqueza del mundo la cuenta sale fácil, 35.897 dólares, unos 30.000 euros de riqueza.

Lo mismo con la renta mundial, el PIB mundial en 2017 se situó a precios corrientes en algo más de ochenta billones de dólares (80.684.000.000.000). si hacemos la misma operación nos salen uno 10.344 dólares, menos de 9.000 euros por cabeza.

Aquí entre la parte complicada. Primero, un dólar no compra lo mismo en todos los países, no es lo mismo un dólar en occidente que en un país en desarrollo. Por lo que cuando se habla de repartir la renta hay que tener en cuenta este factor.

Y ocurre lo mismo con la riqueza. Riqueza son acciones, y dinero, pero también viviendas, vehículos, etc. ¿Cómo se reparte de forma equitativa?

No, repartir a los bestia la renta y la riqueza no va a arreglar nada, por mucho que nos guste (y me incluyo) fantasear con ello.

Para terminar con la pobreza en el mundo sólo nos queda una opción, que es incrementar mucho tanto la riqueza como la renta. Sí, hay que repartir, o mejor dicho, distribuir la riqueza (filantropía y solidaridad) y la renta (impuestos), pero para que todo esto tenga un impacto lo suficientemente grande en el mundo como para terminar con la pobreza la única forma de hacerlo es incrementando mucho la riqueza y la renta en todos los países.

Sanidad, educación, inversiones, innovación, seguridad, acceso a internet, economía circular, agua limpia, un medio ambiente sano, ausencia de conflictos internacionales, nada de corrupción…las tareas necesarias para que se produzca ese aumento de la riqueza sin que se generen problemas de otra índole son de tal magnitud que es una tarea que nos implica a todos los habitantes de este planea.

Así que ya sabéis, cuando oigáis que hay que redistribuir la riqueza en el mundo para terminar con la pobreza pensad también que es necesario aumentar la misma riqueza a la vez para que alcance para todos.

Crear riqueza y repartirla.

bitcoin-2007769_960_720 iudrhbgvoiruhtvyhrtvyoeh r8t.jpg

Nota, otro día hablaremos de la riqueza en los países desarrollados, ahí el tema varía un poco, aunque las premisas se mantienen.

Anuncios

Las Guerras del Futuro y el Pasado

Muchas veces los conflictos se ven claramente, bien definidos, o al menos, con bandos más o menos delimitados. Las guerras, los conflictos económicos y disputas comerciales, incluso las competencias corporativas toman formas que conocemos muy bien y que podemos identificar.

Territorio, recursos naturales, dinero, ideología, amor…sus causas son claras aunque intenten ocultarse con las armas publicitarias de la guerra.

Un ejemplo moderno y bien definido es la actual lucha por dominar la Inteligencia Artificial, que ruge en los medios de comunicación y en las juntas corporativas, un conflicto que yo llamo, Las Guerras Grises.

rustic-3441673_960_720 fghbtyjybuj

Sin embargo, hay conflictos mucho más complejos que se están produciendo dentro de nuestro mundo, y que muchas veces engloban a todos los demás, sin bandos definidos ni contendientes claros.

El mejor ejemplo de ello es la pugna que se libra en elPresente entre el Pasado y el Futuro.

Siempre ha habido partidarios y detractores del progreso. Gente que deseaba cambiar el orden de las cosas, ya fuese a nivel económico, tecnológico, social o político. A esa gente se le enfrenta, y siempre ha sido así, aquel que desea que las cosas se queden como estaban, por los motivos que fuesen.

Solemos pensar que el progreso y sus partidarios siempre ganan, pues vemos la historia humana como un continuo avance, pero no es así. Ha habido retrasos y oscuridad tantos siglos de nuestra Historia como momentos de luz y progreso.

Si no me creéis dejadme contaros tres historias.

La primera, no sé si es cierta, habla de la invención del proceso de extracción del aluminio en la era romana. El aluminio por aquel entonces era más valioso que el oro, o eso dicen, y cuando un inventor acudió al César para explicarle que había ideado un proceso para obtenerlo en grandes cantidades, éste le mandó ejecutar junto con su secreto para evitar que gran parte de su tesoro perdiese valor. Tardamos casi dos mil años en volver a disponer de aluminio en abundancia.

La segunda historia también sucedió en la antigua Roma, y habla de cómo este imperio dominó las técnicas de construcción, como el uso del hormigón, y con su caída se perdieron esos secretos por siglos.

La última historia fue contada por Carl Sagan en Cosmos, y nos habla de los Jonios. Felósofos y científicos, las islas Jónicas fueron antes del año 500 a.C. un centro de creación científica y filosófica que supuso en primer ejemplo claro de pensamiento científico generalizado. 24 años antes de Darwin allí ya se hablaba de la evolución, de que la vida se generó en el mar y que el hombre evolucionó de organismos más simples.

La presión, la medición del cielo, mecanismos arquitectómicos, la esencia del aire y los átomos, la existencia de otros planetas como el nuestro, la composición de la Vía Láctea…me permito recordaros que eso fue hace más de 2.500 años.

Todo se vino abajo por la represión mística de quienes creían en dioses y leyendas, y su forma lógica de razonar se perdió, y no resurgió hasta dos mil años después, durante el renacimiento. ¿Qué hubiese pasado si el pensamiento científico jónico se hubiese generalizado, dos mil años antes de lo que ha comenzado en nuestra civilización? ¿Qué maravillas estaríamos viviendo en los años 2.000´s? ¿Os imagináis un avance de mil años o dos mil? Estaríamos ya en otras estrellas, tendríamos resueltos hace siglos los problemas de hambre, energía y pobreza. Habríamos seguramente ya colonizado todo el sistema solar, contactado con otras especies del universo, compartiríamos los mundos que habríamos creado con inteligencias artificiales…cuántas muertes se habrían evitado por la ciencia y la técnica.

block-chain-3641641_960_720 fjt uyi rtyirtuy

Como veis, el progreso no está ni mucho menos garantizado y siempre se enfrentará a resistencias que intentarán que el orden de las cosas (que conjunto de palabras más deplorable) se mantenga.

A esa misma lucha estamos asistiendo ahora, en nuestro Presente.

Futuro y Pasado se enfrentan, en numerosos campos de batalla, en múltiples escenarios y formas, y los partidarios de avanzar ven sus empeños torpedeados por quienes desean que todo siga como hasta ahora. Es más, el conflicto es tan complejo que es difícil identificar partidarios de uno y otro bando, pues cada uno de nosotros puede ser al tiempo un defensor del progreso en un determinado campo y un luchador contra él en otra área.

Todos albergamos en nuestro interior ese mismo conflicto.

Queremos que la ciencia progrese para curarnos nuestras enfermedades, pero nos aterra que la robótica y la IA nos quiten el trabajo. Deseamos un medio ambiente más saludable, pero nos apasiona la potencia de nuestros coches de gasolina. Queremos acabar con el hambre en el mundo, pero nos da miedo el progreso químico y biotecnológico.

Nadie sabe lo que va a pasar en el futuro, pues el mundo y las ciencias se han vuelto tan interconectadas que un avance en un determinado campo puede tener consecuencias resonantes impredecibles en numerosos campos sociales, técnicos y económicos. Nos es muy difícil tener una idea clara de lo que será mejor para nosotros, o para el mundo.

Por supuesto que hay gente que lo tiene mucho más claro, pero incluso ellos padecen ese conflicto interno. El afamado Elon Musk quiere llevar al ser humano a Marte, terminar con el transporte contaminante y generar toda la energía del mundo de forma limpia. Crear nuevas redes de transporte como túneles automatizados y el Hyperloop, conectar el cerebro humano a ordenadores para curar enfermedades…pero tiene una aversión total al desarrollo de Inteligencias Artificiales.

Uno diría que Elon Musk está a favor del progreso sin condiciones, acosado como está por industrias del siglo XIX como el automóvil de gasolina y gasoil, las petroleras y eléctricas tradicionales y compañías del sector aeroespacial clásico. Pero incluso él teme algunas facetas del Futuro.

Lo que suele pasar que que la gente que ve con más claridad ese Futuro, sabe que detenerlo no es una opción, a menos que queramos sumergirnos una vez más en un período de oscuridad y estancamiento y por lo tanto no intentan tanto detenerlo, como intentar que se desarrolle de forma segura para nosotros (de ahí, por ejemplo, la creación de OpenAI y Neurallink por parte de Elon Musk).

Pero la mayoría de las personas no somos así. Los luditas intentaron evitar la aparición de máquinas, los taxistas tratan de frenar a Uber y el resto de plataformas de transporte, los libros fueron atesorados en la Edad Media por unos pocos…no, la mayoría de nosotros cree que sólo lo que nos beneficie es bueno, y que mejor quedarnos como estamos que arriesgarnos a adentrarnos en un futuro de incertidumbre y riesgo, aunque nos prometan que lo que hay más allá es mucho mejor.

Y es entendible.

Nadie quiere quedarse en el lado malo del progreso, como un parado de larga duración, o un ser obsoleto que nadie quiere emplear…pero dejadme que os diga que la alternativa, ahora mismo, es mucho peor. Si nos paramos, si logramos detener el progreso científico y tecnológico digamos, en Europa, o Estados Unidos, o donde sea, otras potencias lo alcanzarán. China, Rusia, Arabia Saudi, cualquier país…o cualquier empresa, Google, Apple, Amazon. Da igual que hablemos de biotecnología, de inteligencia artificial, de robótica, de computación cuántica, de nanotecnología, de energías renovables, industria aeroespacial …detener el progreso en cualquiera de estas áreas o en varias sólo pone nuestro cuello a merced de quienes sigan investigando en ellas.

No queráis imaginaros cómo sería un mundo dominado por una China con acceso a Inteligencias Artificiales Generales, o una Rusia con supersoldados genéticos o ciborgs, de una Europa al mando de ejércitos de drones militares y robots, o de una Península Arábica que siga dominando el mundo de la energía mil años más mediante su control total sobre la generación y almacenamiento de energías renovables, la fusión, o las patentes de nuevas baterías y medios de transmisión por el aire. O de unos Estados Unidos que dominen varias de ellas a través de sus empresas, Amazon con un ejército de robots, el transporte mundial controlado en todas sus facetas por un Uber automatizado, toda la información del mundo en manos de Google y todas las relaciones personales en manos de Facebook…¿he logrado explicar bien lo que quiero expresar?

El Futuro y el Pasado están librando su batalla en el Presente, y tanto uno como otro tienen partes buenas como malas, pero debemos intentar adentrarnos en uno de forma calculada, homogénea y segura, mientras conservamos lo mejor del otro para nuestro propio disfrute y calma espiritual.

Por eso me gustaría hacer un llamamiento a todos los que luchan por el Futuro. Artistas, técnicos, ingenieros, tecnólogos, programadores, comerciantes de la nueva era, diseñadores, políticos, empresarios, científicos, aficionados, inventores, creativos, líderes de tendencias sociales, influencers…todos aquellos que idean cada día nuevas tendencias e ideas, aquellos que hacen avanzar la ciencia, los que divulgan el progreso y los que disfrutan con esa divulgación.

Debemos redoblar esfuerzos para garantizar que esta vez no logran detener el futuro. Resistir la presión de quienes quieren evitar que la ciencia y el ser humano avancen, de quienes quieren mantenerlo todo como está, por interés propio, y luchar porque el mundo no siga sumido en la oscuridad. Pero también quiero pedir que lo hagan pensando en los demás, en cómo afectará a los otros ese progreso, y en como ayudar a quienes no lo ven tan claro como nosotros.

Expandamos la libertad, llenemos el mundo de posibilidades, pero también protejamos a la gente y consigamos que todos seamos beneficiados por ello, no sólo una parte de la Humanidad.

Ése es nuestro gran reto, que el futuro llegue a todos y beneficie a todos, que se distribuya de forma más o menos homogénea, que termine con la pobreza, la escasez, las guerras y la enfermedad, y que los miles de millones de seres humanos podamos disfrutarlo juntos.

network-3664102_960_720 fyubr7ybu6butr

Nota: imágenes libres obtenidas de Pixabay

La Caída de los Dioses

La Caída de los Dioses es una nueva sección en el blog que voy a dedicar a ir analizando la Caída de Occidente.

Las señales están ahí, cada vez más claras, y parece que el tan cacareado conflicto de civilizaciones no se va a producir entre el Islam y Occidente, sino entre Occidente y Oriente, o a lo sumo, entre Occidente y todos los demás.

He abierto esta sección tan pesimista para ir narrando el declive (esperemos que sea evitable, o al menos, paulatino y lento) de la que durante los últimos siglos ha sido la región preponderante en el mundo. Eso va a cambiar, puede cambiar, en los próximos años y décadas,por lo que aquí nos haremos eco de los acontecimientos que vayan transcurriendo, de los estudios de pensadores ilustres al respecto y, por supuesto, emitiremos nuestras propias reflexiones.

No es el objetivo de esta sección evitar ese derrumbe de todo lo que amamos, para eso tengo otras iniciativas, secciones y blogs, sino sólo contarlo.

Nos centraremos en cosas como el auge de china y su expansión como potencia mundial, los populismos, el terrorismo, la gran ruptura de Occidente, que ha separado a Estados Unidos de sus aliados tradicionales, la UE, Canadá y Japón, las migraciones, pero también el desafío tecnológico y cómo nos impacta interna y externamente, con amenazas a los puestos de trabajo y con compañías chinas e indias que desafían la hegemonía occidental.

Debemos también analizar movimientos estratégicos, geográficos, militares y económicos de las potencias que debilitarán occidente, así como los diferentes, y aparentemente invencibles, bloques que se oponen a que los valores occidentales sigan siendo la “ideología” predominante en el mundo.

Analizaremos las ventajas y los pros y los contras que tienen regímenes y movimientos como el chino, Rusia, el EI, Arabia Saudi y sus aliados, Irán y los suyos, Turquía, los populismos internos de Europa y USA,  intentando ser objetivos y esperemos que correctos.

Por supuesto, también profundizaremos en las contradicciones de Occidente, en sus debilidades y en los fallos que no ha sabido resolver, como su división, la desigualdad interna y externa, la destrucción ambiental, la rampante demagogia y las fake news usadas como arma, la falta de carácter y de visión para realizar una transición ordenada al nuevo mundo, los combates internos como los de las viejas industrias frente a nuevas propuestas en energía, automóvil, minería, reciclaje, etc.

Espero que esta sección os resulte interesante, y que la disfrutéis.

valley-of-the-temples drhgcrutchoiguhroiuituniuhnciurhtniu.jpg

Ah, por descontado, se aceptará cualquier corrección y crítica pública, pero deberéis hacerla en vuestros propios blogs o en vuestras redes sociales, debido a que no está nada clara la normativa de la protección de datos sobre blogs sin ánimo de lucro, no puedo aceptar comentarios y registros de usuarios. Lamento las molestias.

Danielle, el nuevo libro de Ray Kurzweil

El nuevo libro de Ray Kurzweil es una novela.

Para quienes no conozcáis a este autor sólo deciros que es un inventor y empresario (sí, el de los teclados y escáneres Kurzweil) y uno de los jefazos de Google a quien contrataron para que les ayudase con el temilla ése de la Inteligencia artificial.

Kurzweil ha escrito una novela y un par de librillos complementarios en los que nos cuenta la historia de Danielle, una niña que a lo largo de su vida utiliza ideas innovadoras para ayudar a cambiar el mundo.

Viajando por el mundo y usando ideas y novedosas y tecnologías disponibles hoy en día Danielle intervendrá en algunas de las crisis humanitarias que nos rodean y, a medida que crece, es de suponer que irá teniendo un mayor impacto en el mundo.

 

title-illustration dthgor tbpituhrbpht biu

 

Bien, no va a ser de los libros que más me gusten de Kurzweil, pero he de reconocer que el planteamiento puede ser mucho más efectivo a la hora de que la gente, empezando por los niños y los jóvenes, nos pongamos a arreglar este mundo.

Además, en uno de los libros complementarios que regalan con el prepedido explica cómo se puede emular a la heroína de la historia y cambiar nuestro mundo, con multitud de ideas, herramientas y causas que podemos apoyar.

https://www.danielleworld.com/how-you-can-be-a-danielle/chapter-1-and-learn-to-program-computers-from-a-young-age-ray-kurzweil-novel

Una forma de empezar.

look-inside-cluster lsau rhtourhoihreiubripth iur

Podéis tambvién ver el camino que sigue Danielle y su correlación con el mundo real en esta web:

https://www.danielleworld.com/a-chronicle-of-ideas-ray-kurzweil-novel/chapter-8-age-eight-ill-be-back-shortly-as-a-girl-george-orwell-ray-kurzweil-novel

La nueva Directiva Europea sobre internet no es el camino.

Europa se ha equivocado. La nueva directiva que va a proponer a los Estados en la que se impide enlazar a noticias de medios con copyright y citarlos, y en la que se obliga a que las plataformas de internet pongan filtros para detectar enlaces y contenidos con copyright (ya me diréis si existe la tecnología para eso) no va a impedir que los gigantes de internet sigan dominando el panorama mundial.

Al contrario, va a conseguir que Europa retrotraiga sus capacidades tecnológicas varias décadas.

No se puede competir con quienes dominan el mundo tecnológico limitando la libertad de los ciudadanos para acceder a esas herramientas y poder construir sus propias alternativas. Llamadlo como queráis, pero si lo hacen en china lo llamamos censura.

Estoy totalmente de acuerdo en que debería implementarse un sistema de retribución mediante micropagos a todos aquellos que contribuyen a Internet, y que los gigantes de la tecnología deberían retribuir a los creadores por los beneficios que consigan. Pero éste no es el camino.

Primero, porque limita la libertad.

Segundo, porque no retribuye a todos los creadores, si yo pongo un tweet o algo de mi creación en Facebook o en un blog, nadie me va a pagar por ello (los sistema de copyright se han quedado desfasados y no protegen a todos los que crean, sólo a algunos).

Tercero, porque no es recíproco. Porqué van a poder seguir usando los medios de comunicación contenido que sacan de youtube, de google, etc. si al contrario está prohibido?

Cuarto, porque va a limitar mucho el ecosistema de emprendimiento europeo.

Si la idea es conseguir que Europa se ponga al día con las tecnologías, y no crear barreras y murallas que nunca van a funcionar para seguir como hasta ahora, la directiva se equivoca radicalmente.

Protegiendo a los medios tradicionales y las grandes compañías pero perjudicando la innovación no se va a conseguir ni tomar relevancia en el mundo de las nuevas tecnologías, ni proteger nuestro bienestar económico. Empresas como Fnac Darty, Mediamark, el Corte Inglés no han podido ni podrán competir con Amazon. El proyecto de crear un buscador Europeo quedó en nada, no tenemos industria de semiconductores de consideración, ni de inteligencia artificial, ni de computación cuántica, ni redes sociales de talla mundial.

Quizás estemos intentando emular el cerrazón de China en sus mercados que ha dado gigantes de talla mundial, pero para que esto funcionase tendríamos que hacer la Unión Europea se comportase como China, y los europeos, como los chinos, y eso no va a pasar, y no creo que fuese bueno que pasase.

Lo único que va a pasar es que el mundo seguirá girando, mientras nuestras empresas siguen ralentizando la innovación, acaban de conseguir proteger durante muchos años sus beneficios sin necesidad de innovar ni un ápice. Y mientras, los que de verdad podría impulsar una economía pujante en Europa, las startups en hubs de innovación, los innovadores en centros de coworking, los Fab Labs y Makerspaces llenos de gente compartiendo conocimiento, los niños en talleres de instituto que trastean con impresoras 3D han visto cómo la Unión Europea, esa unión que tanto amo, les pone palos en las ruedas y les dificulta crear algo que verdaderamente sitúe a Europa en primera línea de la innovación mundial.

Cuando quienes legislan son un grupo de élite en una ciudad de lujo como Bruselas, que pasan 5, 10 ó 15 años con todos los lujos y beneficios que la economía más rica del mundo, la UE, puede proporcionarles, lejos de los intereses del Pueblo y más cercanos a los lobistas de corporaciones y medios de comunicación tradicionales, entonces lo que pasa es que las leyes que promueven van directamente en contra de los intereses de los ciudadanos.

Ya no podemos citar ni enlazar noticias o contenido interesante, ni usar imágenes para hacer memes, y desde luego, si la cosa funciona como creo que va a funcionar, veremos unos Google, Facebook, Twitter extremadamente capados y nuestras libertades, y nuestras propias capacidades como ciudadanos, muy limitadas.

Con leyes así no me extraña que haya movimientos populistas que quieran romper con Bruselas. Tampoco me extraña que China, Estados Unidos, Rusia e incluso Turquía y países que ni respetan los derechos humanos ni les importan, ningunén a Europa…se lo estáis poniendo muy fácil a todos ellos.

 

Jeff Bezos y Jack Ma entran en la filantropía (reflexiones sobre su impacto en el mundo)

El matrimonio Bezos cumple su promesa de aportar más a los movimientos filantrópicos del mundo, y ha anunciado que entregará dos mil millones de dólares a dos causas, promover escuelas de preescolar y ayudar a familias jóvenes sin hogar.

Bezos que posee una fortuna a día de hoy 163.200 millones de dólares, es el hombre más rico del mundo. No voy a entrar aquí a criticar si la acumulación de esa fortuna ha hecho más mal que bien, dañando a muchas clases medias en muchos países, o no. Yo pienso que todo tiene su lado bueno y su lado malo, y es parte de un movimiento imparable sobre el que podríamos escribir mucho, bueno y malo. Pero hoy no quiero entrar en ello.

Tampoco quiero entrar en su algunas de las donaciones tienen motivos de ahorro fiscal, de si son mejores poniendo su dinero en causas sociales o de si ese dinero entregado al Estado estaría mejor invertido, o si lo hacen sólo como un lavado de imagen.

Soy de la opinión que ya que el sistema está así construido, y hasta que se cambie, hay que fomentar que quienes más tienen inviertan su riqueza en mejorar el mundo, y por ello, como dije, soy partidario de la donación que hizo hace tiempo Amancio Ortega de equipos médicos, de hecho, me gustaría que dedicase más de su tiempo y de su riqueza a causas sociales.

Respecto a los Bezos, van a comenzar su carrera filantrópica en ayudar a gente sin hogar, y a crear escuelas de preescolar para familias desfavorecidas.

 bf5507e7e__600x315__q85_rvt45ybt847y5bv608yb408v8708021081188

 

Por su lado, en el otro extremo del Pacífico, Jack Ma, fundador de Alibaba, y poseedor de una riqueza a día de hoy de treinta y siete mil millones de dólares, ha anunciado esta semana que va a dejar la presidencia del Grupo para dedicarse a la enseñanza y a la filantropía.

Si combina su pasión, su inteligencia y habilidades, y su fortuna y medios para crear una nueva escuela en Asia podría ayudar a cientos de millones de niños a formarse con metodologías modernas y adaptadas al siglo XXI, superando a Occidente todavía más en pujanza innovadora, científicos, ingenieros y startups.

https_%2F%2Fs3-ap-nnobfxhgboitrhncoiuhthicrjttvmortheast-1.amazonaws.com%2Fpsh-ex-ftnikkei-3937bb4%2Fimages%2F2%2F7%2F5%2F6%2F13746572-2-eng-GB%2F20180425_jack-ma-at-Waseda-University.jpg

Tengo un pequeño listado de todos los llamados tecnofilántropos (Bill Gates, Elon Musk, etc.) y algunos filántropos de Clase Mundial (Warren Buffet por ejemplo) y sumando sus contribuciones y sus fortunas (muchos de ellos han prometido entregar una buena parte de ellas a causas sociales) podrían llegar a un billón de dólares (1.000.000.000.000 $).

Y sin embargo, toda esa riqueza no lograría cambiar gran cosa a corto plazo en un mundo con cientos de millones de pobres extremos y miles de millones que sólo cubren sus necesidades básicas, con problemas de vivienda en países desarrollados, con enfermedades, plagas y epidemias que no somos capaces de controlar, con tensiones internacionales, migraciones, guerras, y tensiones geopolíticas, con el Medio Ambiente amenazado de formas hasta hace dos décadas inimaginables en su magnitud (plásticos en el mar, basura en el espacio, efecto invernadero y cambio climático, pérdida de biodiversidad, contaminación en las ciudades)…aunque toda esa gente diese su dinero hoy mismo apenas lograrían mejorar un poco la situación.

Por eso, muchos de ellos han adoptado un enfoque filantrocapitalista, entregan su dinero a causas benéficas, pero no se limitan a darlo, sino que quieren controlar en qué se invierte y cómo. Estudian esas causas para ver cuáles tendrían un mayor impacto en sus objetivos y rectifican lo que no funciona para hacer sus futuras donaciones más eficientes. También crean estructuras de seguimiento, investigación y control para aumentar el impacto de sus donaciones.

Un buen ejemplo de ello es la Fundación Gates apoyada por los Gates y por su amigo Warren Buffet, que poseía unos activos a finales de 2017 cercanos a cincuenta mil millones de dólares). Esta fundación elige muy bien con quién trabaja y a quién da su dinero, y tiene un equipo profesional investigando dónde podría hacer un mayor bien y tener un mayor impacto.

Me gustaría que en España tuviésemos algo así. Pero dada nuestra propia cultura lo veo complicado, aunque, como he mencionado, empresarios como Amancio Ortega han hecho sus pinitos en ello.

Importante, lo que quiero que quede de este artículo, más allá de la noticia, de las cifras y del relumbrón de las megafundaciones (para mí serán Gigafundaciones cuando superen los cien mil millones de euros de activos, y terafundaciones por encima del billón), es la sensación de que aunque estemos hablando de cifras de cientos de miles de millones, de gente que está entre las más lista del planeta (eso no garantiza nada, el dueño de Facebook recorrió USA para conocer los problemas de la gente y el resultado no fue nada bueno) y que cuenten con medios al alcance sólo de un gobierno, eso, no garantiza el éxito, ni va a arreglar los problemas del mundo.

Lo siento, pero no lo van a conseguir.

Ojalá me equivoque, pero aunque estoy seguro que van a conseguir grandes logros, llevo viendo demasiado tiempo cómo se entregan miles de millones a causas benéficas y sus impactos son bastante limitados.

Sí, tendrán su impacto, mejorarán muchas cosas, (algunos como Zuckerberg o Peter Thiel están intentando incluso curar las enfermedades y la muerte), pero el verdadero cambio vendrá por el trabajo en común de toda la Humanidad para mejorar esto.

Cuando hablamos de miles de millones de personas el impacto que uno o dos billones de dólares pueden tener queda pequeño en comparación con lo que pueden lograr los esfuerzos creativos de esa inmensa masa de gente trabajando, colaborando y mejorando las cosas (médicos, investigadores, ingenieros, albañiles, profesores, funcionarios, ecologistas). De la misma forma que un billón de euros no lograría arreglar todos los problemas que miles de millones de personas pueden causar en nuestro mundo y en su ecosistema si caminamos en la dirección errónea.

Quizás sea la combinación de ambas tendencias, ese filantrocapitalismo y el progreso humano del día a día, lo que logre arreglar la situación, y para ello gente como Bezos y Jack Ma, junto con todos los demás, tienen la enorme responsabilidad de ayudar a las personas que trabajan cada día por mejorar el mundo, con medios, apoyo y aliento.

En resumen, y valorando inmensamente todo lo positivo que tienen las donaciones de miles de millones, y el tiempo que los ultramillonarios dedican a mejorar el mundo, quiero que cada uno de vosotros sepáis que tan importante es vuestro esfuerzo diario para mejorar el mundo y vuestras vidas como el de ellos.

No dejéis el destino de la Humanidad en manos de organizaciones sin ánimo de lucro, de gobiernos o de donantes mil millonarios, haced algo vosotros mismos por mejorar y porque el mundo mejore. Ésa fuerza es lo que verdaderamente garantizará que la vida de todos vaya a mejor.

Ofrecer el cuello al enemigo, la vieja estrategia veraniega de las televisiones que puede acabar costán doles mucho

La tele en verano es una mierda. No sé cuántas veces he oído estas palabras a lo largo de mi vida.

Llega la canícula y las televisiones piensan que nadie ve la tele y se ponen a echar refritos, programas insulsos que el resto del año darían pena y pelis malas sacadas de cubo de la basura, salvo alguna honrosa excepción.

Antes, esta estrategia podría tener sentido, total, lo hacen todas las cadenas así que nadie se va a aprovechar de ello.

Pero hoy en día es como decir que dos o tres meses del año voy a tumbarme y a ofrecer mi cuello a mis rivales, en este caso, las plataformas de streaming.

No quiero ni imaginarme cuánta audiencia habrán mandado este verano las cadenas de televisión a Netflix, HBO, Amazon Prime, a Movistar+ o a cualquiera de las otras.

Y de esa audiencia cuánta serán nuevos abonados que se quedarán en ellas y dejarán de ver dichas cadenas para pasarse a la televisión bajo demanda.

Cuando una sexta (o incluso una cuarta) parte del año dejas de pelear por la atención de la audiencia luego no te quejes de que los que han seguido dando el mismo servicio se lleven a tus clientes. Porque sí, los estrenos de estas plataformas de streaming bajan en Verano también, pero su repositorio de películas, series y documentales siempre está disponible…y ahí radica su ventaja tecnológica y es por eso que al final creo que ganarán la batalla de la audiencia.