Contra la innovación

Lo que los innovadores y los tecnófilos no terminan de entender es la fuerza con la que los viejos poderes establecidos , contra los que sus innovaciones luchan, se van a oponer a la llegada de dichas innovaciones.

Oh, claro que entienden que va a haber oposición, pero esta certeza no está ni verdaderamente interiorizada, ni medida en su verdadera magnitud.

Respecto a lo primero, la mayoría de los inventores e innovadores esperan (consciente o subconscientemente) que el mundo entero se rinda a la grandeza de su creación, plegándose a tirar todo lo anterior para adoptar la nueva religión ideada por ellos.

En cuanto a subestimar las fuerzas de la oposición, ocurre exactamente lo mismo, solemos pensar que nuestra innovación va a ser tan buena y radical que las viejas ideas y estructuras no tienen ninguna posibilidad de ser sustituidas. En muchos casos es así, pero sí que tienen fuerza para retrasar mucho tiempo la adopción de las nuevas tecnologías.

Lo hemos visto con la llegada del coche eléctrico (ahora volkswagen se une a Ford para intentar cubrir la distancia que Tesla tiene sobre ellos), lo hemos visto con la energía solar, con los taxis y la llegada de Uber, y lo veremos cuando lleguen los vehículos autónomos con la oposición de los conductores de VTC).

Las viejas industrias van a oponer todas sus fuerzas a la llegada de una nueva tecnología, porque les va la vida en ello, literalmente, sus medios de vida les van en ello. Así que usarán publicidad, patentes, medios legales e incluso ilegales, presión política, huelgas, cortes de suministro, e incluso la violencia, para que vuestra innovación no vea la luz.

No subestiméis la voluntad y la magnitud de la resistencia que os vana oponer si queréis tener alguna oportunidad de llevar vuestras innovaciones al mercado.

 

business-561387_960_720 ksahrbgjebtgrjhbth.jpg

Anuncios