Internet de la mente

Internet sólo está dando sus primeros pasos, puede parecer un mundo amplio e infinito, pero en realidad es muy pequeño si lo comparamos con lo que está por venir.

Hasta ahora hemos visto un internet del conocimiento, de la comunicación y de las relaciones sociales. Y eso ha cambiado el mundo.

Pero en breve veremos la llegada del Internet de las Cosas, donde cientos de miles de millones de dispositivos volcarán los datos que recopilen en la red, así como las plantillas de innumerables objetos para ser impresos, diseñados y compartidos en el mundo físico. También está relativamente cerca un internet de la Inteligencia, donde lo que se deposite en los servidores para su uso y disfrute es la inteligencia de algoritmos cada vez más inteligentes. Y un poco más allá en el tiempo veremos la llegada del Internet de la Energía donde las renovables alimenten los hogares a través de una red inteligente que distribuya la electricidad para compensar la oferta y la demanda.

Materia, energía, inteligencia y datos ilimitados.

Y esto, también será sólo el principio.

Porque lo que llegará después es infinitamente más increíble.

Cuando el ser humano logre conectar su mente a Internet, y ya hay iniciativas como Neurallink trabajando en ello, veremos una explosión del contenido y las posibilidades de internet.

Imaginad que creamos bibliotecas de experiencias, pensamientos y recuerdos para que cualquiera (o quien tenga acceso) pueda disfrutar de ellos. Imaginaos lo que será experimentar no los clásicos cursos de artes marciales o idiomas que hemos visto en las películas, sino las experiencias de luchadores de sumo, de estrellas del cine, o incluso recuerdos diseñados exprofeso para nosotros, o tomados de los innumerables mundos de la realidad virtual.

La potencia de cálculo y almacenamiento de Internet permitirán almacenar no una sino miles de copias de nuestra mente (con las dudas sobre la identidad que esto despierta, claro) y cada una de ellas podrá ser moldeada por las experiencias y recuerdos que les incorporemos. También podremos introducirnos en mundos de realidad virtual para experimentar mil vidas, o fusionarlas entre ellas o con las de otras personas para crear personalidades completamente nuevas y maravillosas.

Sí, suena fantasioso, pero pensad lo que debió pensar la gente que diseñaba las primeras computadoras hace 50 años cuando alguien les hablaba de redes conectadas donde se podría compartir conocimiento. Y ahora están viviendo en un mundo de Internet.

Así que sí, nuestro internet es sólo el comienzo, agarraos que vienen curvas.

 

DI2UpYaW4AAgcuP weljfhwiuyvr34467

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s