White Singularity: El fin del dinero

El fin del dinero

Se acerca el fin de la era del dinero, y antes que eso, el fin de las monedas.

Como vimos en el anterior capítulo, nos enfrentamos a un cambio de paradigma, al fin de la Era del dinero, y al comienzo de la Era de la Inteligencia.

Pero como en todo cambio de ciclo, de era y de paradigma, los antiguos modelos no se van a rendir y dejar paso a los nuevos. Los sistemas de organización nuevos van a tener que abrirse paso luchando para sustituir la influencia de los antiguos.

Sí, es un proceso inevitable, pero puede ser más lento o más rápido en función de tantos elementos, que no es posible vaticinar la velocidad a la que ocurrirá. Sólo podemos asegurar que será más rápido de lo que esperamos, y de lo que a la mayoría nos gustaría.

Nos acercamos a una época en la que el destino de la Humanidad estará regido por la inteligencia, y será ésta la que marque el ritmo de todas las cosas, la que cree los sistemas de distribución de riqueza, la que encauce los sistemas productivos, la que multiplique el valor de las cosas.

La Inteligencia estará en todo, en cada cosa que nos rodee. En los objetos y en nuestras casas, en nuestros coches, nuestras empresas, en nuestros televisores, nuestras neveras, nuestras comunidades de vecinos, nuestras empresas , nuestras instituciones, hospitales, ejércitos, organismos naciones, alianzas internacionales. En todo.

La gente apreciará lo que esa Inteligencia podrá hacer por organizar sus vidas, la materia, la energía, ofreciendo comodidades y posibilidades nunca vistas.

Igual que ahora todo se mueve por dinero, en los próximos años se moverá por la capacidad de la inteligencia para comprender, organizar, modificar e intervenir en el mundo.

Llegará un día en que se intercambiarán segundos de procesamiento, algoritmos de pensamiento, supercomputadores, tráfico de redes de datos, máquinas semiautónomas, sensores y cualquier cosa susceptible de hacernos más capaces, de la misma forma en que hoy se intercambian dólares, euros, pagarés, oro y valores monetarios.

Y desde luego, no será el único sistema de intercambio válido y generalmente aceptado.

Elementos que hoy en día compramos y vendemos serán usados como moneda. ¿Cuáles pueden ser esos elementos?

Me atrevería a decir que podremos ver cómo se usa la energía como medio de intercambio. Pero también la información biológica y la capacidad de generar ocio.

Las horas de ocio, los kilos de biomasa de calidad exclusiva, los segun- dos de procesamiento y la energía, o la información genética servirán para comprar y vender cualquier cosa.

Al principio habrá bolsas de valores especializadas en transacciones con estas nuevas monedas, y no estarán exentas de especulación al albor de burbujas como la de la Inteligencia o el Ocio, o de crisis como la energética. Con el tiempo, esas nuevas monedas se filtrarán a la sociedad, y no sería extraño poder comprar el pan pagando en segundos de supercomputador, segundos que guardaríamos en nuestro banco.

Un panorama extraño e incomprensible que no es sino el principio de uno mayor que supondrá el fin del dinero, igual que éste ha supuesto el fin de las monedas tradicionales controladas por los bancos centrales.

El cambio de paradigma seguirá avanzando, y de la cultura de la escasez cambiaremos a una cultura de la abundancia, donde los medios técnicos y humanos harán cualquier cosa posible.

En una civilización así, ¿qué sentido tiene usar dinero? Lo vimos en su propio capítulo, pero, merece la pena pensar sobre ello aquí.

Si las materias primas se hacen comunes gracias a tecnologías como el reciclaje, la nanotecnología y la robótica, y lo que verdaderamente da valor a una empresa o una sociedad, es su inteligencia y su capacidad para generar nuevos productos innovadores… ¿tiene algún sentido seguir usando dinero de ningún tipo cuando toda la sociedad valora el conocimiento y los “bienes inmateriales” como la inteligencia?

¿Podrá sobrevivir el dinero a la aparición de una riqueza ubicua, disponible en todo momento y no rival, entendiendo como tal que su uso y disfrute no la consume para que otros lo hagan?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s