Las empresas tienen difícil recuperar la credibilidad ante sus mejores empleados

Preguntad a quien queráis, a cualquiera que conozcáis, a amigos y familiares, a compañeros del trabajo o a simples conocidos con los que tengáis confianza, y la inmensa mayoría os dirá que durante estos años de crisis (ya vamos para diez este mes de agosto) han perdido la confianza que tenían en su empresa.

Personalmente lo veo como un problema cíclico que se solucionará naturalmente si conseguimos, entre todos, que vuelvan tiempos más propicios.

Sin embargo, es posible que realmente estemos asistiendo al comienzo de una tendencia que nos llevará a menores valoraciones de las empresas para las que se trabaja, a una menor identificación con la marca y con los valores de la compañía.

Hace poco escribía sobre la importancia para un empleado (y por supuesto para la compañía a la que presta sus servicios) de alinearse con dichos valores, y de sentirse identificado con la misma. De ver el trabajo como una meta para conseguir objetivos superiores al simple dinero, una plataforma para conseguir hacer cosas como mejorar el mundo, colonizar Marte, organizar la información del mundo…en resumen, alinear nuestros valores personales con los de las compañías con las que colaboramos como empleados, clientes, proveedores o como cualquier otro stakeholder.

Por ello me preocupa esta tendencia a la reducción de la relación empleado/empresa a una simple transacción comercial sin más implicación emocional que la alegría de recibir un pago semanal o mensual. Me preocupa por lo que pierde la empresa, y por lo que pierde la persona.

Puede que en realidad la cosa no sea grave, y que sea, como dicen algunos, la tendencia dominante por la que la mayoría nos convertiremos en trabajadores nómadas que cambiaremos de compañía al ritmo de nuestros proyectos.

Pero a mí, personalmente, me preocupa.

Y me gustaría que las empresas invirtiesen parte de ese talento que desbordan en solucionarlo, no con meras declaraciones de principios, sino con un auténtico esfuerzo para investigar dónde está el problema y en acciones para solucionarlo. Tienen trabajo por delante.

Sólo el tiempo dirá si esta tendencia cede con los ciclos económicos, si ha venido para quedarse o si supone el principio del fin de la economía productiva.

 

rascacielos shdfoueurtygeuyrtete rtbcvowegou

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s