White Singularity: Compartiendo el ADN en el P2P

Compartiendo el ADN en el P2P

Hemos hablado ya de cómo las ecotecnologías, las ciencias biológicas y médicas, están avanzando. Dimos unas breves pinceladas del futuro que podríamos tener, y del presente que ya comenzamos a vivir hoy mismo.

Mencionamos a los biohackers, aficionados de todo el mundo a la biología que experimentan en sus casas haciendo avanzar la ciencia de forma asombrosa e incomprensible para aquellas corporaciones y universidades que gastan miles de millones en investigación, en equipar costosos laboratorios, en montar inmensos experimentos y en patrocinar difundidísimas publicaciones. Y a medida que los éxitos de estas personas individuales o agrupadas en pequeños núcleos independientes vayan trascendiendo y compitiendo con los medios “oficiales” de hacer ciencia su impacto socioeconómico llegará a todos los rincones.

Creo que no peco de optimista si digo que, tras la experiencia del P2P de información digital, y los éxitos de la ciencia colaborativa de los que hablamos en otro capítulo, es de esperar que, a medida que los éxitos de los biohackers comiencen a ser mayores, y cuando éstos supongan una amenaza para los planes de las multinacionales de patentar cada gen útil que puedan registrar, veremos un movimiento similar al de la música y el cine.

Redes de particulares intercambiando información genética y descubrimientos para evitar las estrictas leyes de quienes quieren patentar la vida.

No es probable que lleguemos a un futuro en el que nuestros propios
genes deban ser patentados para conservar nuestra individualidad, pero sí que creo que es fundamental que dejemos claro que la posibilidad existe.

Es posible que algunas corporaciones logren imponer su visión exclusivista del mundo, y creen un futuro de escasez en la información biológica que de otra forma alimentaría la revolución biotecnológica de la que hemos hablado.

Asistiremos a la llegada de nuevos productos patentados, que serán replicados y pirateados, al principio, a escala institucional, después a escala particular.

Las impresoras 3D y la fabricación digital darán un nuevo empuje a este conflicto, permitiendo a estos biohackers crear productos en sus propios hogares, o piratearlos.

Y a medida que las ciencias de la vida sean más importantes, y estén más y más controladas, no es descabellado especular con la idea de que se cree una red de intercambio global por P2P, de esta información vital.

Asistiremos al nacimiento de la “piratería” biológica, y gente de todo el mundo se lanzará a crear redes de computación distribuida para desentrañar el misterio de los genes, las proteínas y la vida, y patentarlos.

Habrá gente y organizaciones que lo hagan como forma de ganar dinero. Otras para liberar ese conocimiento y evitar su explotación comercial.

No sería de extrañar que surgiesen ONGs que luchasen contra la privatización de la información genética y su acaparamiento en manos de unos pocos.

Al igual que en todo el libro, me veo en la obligación de advertir que esta posibilidad, real y bastante probable, no es la única salida para los recientes movimientos que las ciencias de la vida y su industria están experimentando.

Los tribunales de todo el mundo pueden marcar el camino impidiendo que las multinacionales patenten genes que hayan sido creados por la Naturaleza previamente.

Así mismo, los movimientos políticos anti copyright podrían conseguir abolir el sistema arcaico de derechos del que se valen las multinacionales para seguir manteniendo artificialmente monopolios que atentan contra la libertad.

Debemos encontrar una forma en la que el sistema de patentes cambie
para adaptarse a los nuevos medios tecnológicos y a los nuevos tiempos
que vienen, o veremos cómo los problemas de derechos que hoy en día sufren algunas industrias como la alimenticia transgénica, se extienden a todos los ámbitos de la vida. Y llegados a este punto, comprender que alguien ha logrado patentar un gen presente en nuestro ADN y le tengamos que pagar derechos cuando vayamos de viaje a su país por el mero hecho de estar vivos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s