White Singularity: ¿por qué escribir un libro así?

¿Por qué escribir un libro así?

Mucha gente pensará que este libro es una locura. Unos pocos pensarán que llega demasiado pronto, quizás tanto como un siglo, o una década o dos, pero la mayoría pensaréis que es un sueño o un desvarío.

Sin embargo, mi experiencia dice que si el ser humano no afronta un problema complejo con tiempo suficiente para llevar a cabo una eficaz planificación, las cosas suelen complicarse.

De hecho, ni siquiera dicha planificación garantiza que la odisea en la que nos embarcamos llegue a buen puerto.

Y desde luego, cuando se ponen en juego fuerzas fundamentales de la ciencia como la nanotecnología, la biotecnología, la robótica o la inteligencia artificial, cualquier traspiés nos llevaría directamente a la extinción, o a la irrelevancia.

Y ello sólo teniendo en cuenta los peligros mayores como la plaga blanca, una infección mutágena, la robótica desatada.

Existen otros peligros, menores sólo en apariencia, como el fin del trabajo y las consecuencias sociales que tendrá, debido a los nuevos sistemas productivos autónomos. O la pérdida de privacidad derivada del exceso o del defecto de libertad en internet, los problemas ecológicos y ambientales, y tantos y tantos otros que afectan a nuestra forma de vivir .

Si incluimos estas amenazas que acechan ya en el horizonte, el futuro que aguarda a la Humanidad es incierto cuando menos.

Por ello soy partidario, y espero que vosotros lo seáis también cuando terminéis de leer este libro, de abrir desde ya un debate sobre las necesidades de análisis, control, desarrollo, inversión, investigación, diseño y planificación de cada uno de estos elementos que llamaré “fuerzas del futuro”.

Elegí este nombre porque no se me ocurre otro mejor con el que denominar a unos elementos científicos y tecnológicos que, sistemáticamente, cambiarán en los próximos años toda nuestra forma de entender y vivir en el mundo.

Estas fuerzas del futuro, que iremos comprendiendo a lo largo de los capítulos que componen el libro, se encuentran en algunos casos bastan- te desarrolladas, mientras que en otros sólo están dando sus primeros pasos de forma incipiente.

El potencial y los desafíos que ambas suponen es real, y menospreciarlas no sólo pondrá en peligro nuestro futuro, sino que además amenazaría directamente nuestra forma de vida. Como explicaré, esconder la cabeza ante el progreso, o tratar de retrasarlo, sólo servirá para que otras instituciones o países logren controlarlas para sí mismos.

Voy a plantear un escenario que quizás sirva para aclarar este punto.

Imaginad un mercado de empresas de ocio e información. En él compiten radios, periódicos, revistas, internet y cadenas de televisión.

La gente reclama una serie de contenidos que la mayoría considera irrelevantes, por más que el público los pida.

Ahora bien, desde el momento que haya una cadena que decida romper el pacto y emitir esos contenidos (léase deportes, programas del corazón, o de viajes) conseguirá una ventaja competitiva rápidamente sobre los demás.

Imaginemos ahora que esa ventaja les lleva a dominar por completo el mercado audiovisual, y que las demás cadenas no pueden ponerse a su altura y son absorbidas o desaparecen. La única oportunidad obvia que tienen éstas de no quedarse atrás es aceptar que las reglas del juego han cambiado y emitir esos contenidos al mismo tiempo que las demás.

En el mundo de la Singularidad ocurre exactamente lo mismo.

Quien se quede atrás durante demasiado tiempo no podrá recuperar el terreno perdido, o tendrá que hacerlo de formas poco ortodoxas, pero esta misma posibilidad conseguirá que el resto recurra también a ellas, y acelerará el proceso.

Basta que un solo organismo incumpla la regla y trate de conseguir la Singularidad y diseñarla para sí mismo, y todas las demás se podrán dar por extintas. Cualquier país, región, empresa, institución, grupo terrorista, individuo, familia, red social, grupo de internet, cualquier cosa capaz de realizar progresos tecnológicos, (nótese que he utilizado la palabra “cosa”), es capaz de dejar al resto de la civilización humana obsoleta.

La cuestión no es si pasará, sino cuándo pasará.

Creo que habréis entendido ya el porqué de este libro.

Analizar las posibilidades de la Singularidad, y organizar este debate a nivel mundial es la única posibilidad que tenemos de que se produzca de forma consensuada y no deje fuera del proceso a nadie que no quiera quedarse alejado de él. Así como de conseguir que quienes no deseen participar en el proceso directamente puedan seguir teniendo una existencia tras el horizonte de sucesos de la Singularidad.

Por eso escribo este libro, por eso trato de desarrollar el concepto de la Singularidad Blanca, y por ese motivo el lenguaje que uso es el que habitualmente hablamos todos en nuestro día a día. El lenguaje de la calle, el que todos entendemos, alejándome de tecnicismos y terminología científica (excepto las imprescindibles), y que impedirían que el mensaje llegase a todo el mundo. No se harán referencias a complejos textos, o experimentos, como mucho, una pequeña bibliografía y la mención a varios autores pioneros en algún tema. El objetivo de este libro es que todos entendamos el futuro que viene, y que nos interesemos más por aprender sobre él, no pretende sentar cátedra ni descubrir la verdad, sino apasionar para que juntos comencemos un camino de descubrimiento.

Y ya ésta es una tarea que no puede acometer una persona en solitario, por ello he abierto en las redes sociales y en los blogs un debate al respecto. Espero recoger opiniones diversas a medida que se vaya construyendo este libro, y trazar una guía fiable y sencilla de estos primeros pasos hacia esa Singularidad Blanca, que ya estamos dando ahora como especie.

Espero que estos primeros pasos sean el mejor principio posible para el viaje más increíble que haya emprendido nunca la Humanidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s