LIBERTAD FINANCIERA

Llevo escuchando el término “Libertad/Independencia Financiera” casi desde que comencé a trabajar. Ahora mismo está muy de moda entre los coach, formadores y gurús de la productividad, pues según ellos, es el objetivo a alcanzar para “librarse” de tener que realizar trabajos indeseados.

Cada maestrillo da sus consejos al respecto. Algunos hablan de minimalismo y de reducir las necesidades, otros de poner tu dinero a trabajar para ti (acumular capital, de toda la vida) y otros de generar ingresos pasivos (un blog por cuya publicidad te paguen, por ejemplo).

Bien, ésta es una de las formas en las que una persona puede conseguir la libertad financiera, y se podría llegar incluso a aplicar a un gran número de gente o a una sociedad.

Podríamos imaginar una sociedad que acumulase una ingente cantidad de capital que hiciese innecesario que ninguno de ellos trabajase (bien sea acumulando dinero, gracias a recursos naturales como el petróleo u otros métodos).

Pero esto tiene dos problemas. El primero, que en el mundo financiero no hay “para siempres” y un shock o crisis pueden acabar con tus ahorros por muy prudente que seas, o con tu recurso natural aunque éste sea el petróleo, el oro, la madera o cualquiera.

Deberás, por lo tanto, estar no sólo pendiente de tus inversiones, sino que tendrás que trabajar en gestionarlas. En Noruega, por ejemplo, con su inmenso fondo estatal proveniente del petróleo realizan un minucioso y cauteloso trabajo de análisis e inversión, en Suiza, continúan trabajando para aumentar su riqueza, y los países petrolíferos más inteligentes miran el futuro y tratan de construir una economía paralela a la del petróleo usando el capital generado por el mismo.

No se duermen en los laureles.

Pero hay una segunda vía para alcanzar la libertad financiera como sociedad. Más allá de garantizar los flujos monetarios de euros y dólares necesarios para el futuro mediante inversiones, o de reducir tu consumo de forma minimalista para necesitar lo menos posible, técnicas que al final se basan en garantizar que en el futuro tendrás el dinero disponible, frente a estas alternativas, existe la economía agálmica, la economía del regalo.

Ésta no trata de garantizar dinero para el futuro, si no que quiere volver el dinero irrelevante.

No se trata de una renta básica pagada por impuestos, se trata de un cambio paulatino en la economía en la que bienes y servicios sean producidos y entregados (“vendidos”) sin coste alguno para el “cliente”.

Una locura, diréis. Pero cada vez más sectores, escritores, economistas, tecnólogos y sociólogos creen que es posible.

Libros como “Abundancia” de Peter Diamandis, o como “La Sociedad del Coste Marginal Cero” de Jeremy Riftkin, como “La Revolución de la Riqueza” de Toffler y otros como Postcapitalismo, La Singularidad Está Cerca, y muchos más, lo explican.

Se puede construir una sociedad en la que el trabajo no voluntario sea erradicado, y en la que las personas puedan dedicarse a aquello que les apasiona sin preocuparse de ingresos.

El dinero coexistirá al principio con esta economía, claro, pero para comprar bienes superiores, aunque paulatinamente se irá volviendo irrelevante, pues al fabricarse toda las cosas y entregarse de forma gratuita, se hace innecesaria su acumulación.

Aparecerán, por supuesto, nuevas monedas. Quizás el tiempo de uso de las fábricas o super computadores, para proyectos grandes, quizás el reconocimiento social, el acceso a servicios muy demandados, el uso de grandes cantidades de energía, etc.

El dinero no desaparecerá sino que se transformará para conseguir cosas adicionales a las que la sociedad nos ofrece de forma libre. Lo que sí es probable que desaparezca a largo plazo son las monedas pecuniarias (euro, dólar, etc).

No me cabe duda de que esta tendencia empezará por una renta básica monetaria y energética (dinero para comer, el alquiler y la luz) y se transformará después en un acceso a todo ello sin necesidad de intercambiar dinero.

Al mismo tiempo, el capitalismo seguirá existiendo. Si quiero bienes no básicos, una casa grande o viajar necesitaré dinero para ello. Pero cada vez más y más bienes y servicios irán pasando de una economía (monetaria) a la otra (agálmica).

Al final, casi cualquier cosa que deseemos estará al alcance de la mano con sólo pedirla.

¿Deseas un coche que ves anunciado por la televisión? En unos días lo tendrás en la puerta de tu casa. ¿Quieres un perfume, un ordenador personal nuevo, un masaje balinés? Sólo tendrás que pedirlos.

Lo mismo ocurrirá con servicios superiores como los estudios universitarios, los viajes…

Todo gratis. ¿Un sueño, verdad? O una pesadilla para aquellos que desconfían de todo lo que no sea capitalismo. Dejadme deciros en qué se basa esta nueva economía agálmica a ver si os convenzo de que es posible.

Todo lo que viene a continuación es una exposición de ideas, conceptos y pensamientos de múltiples autores, apenas transformados por mí para plasmarlos en estas líneas.

Energía gratis

A medida que el ser humano desarrolle nuevas fuentes de energía su precio irá descendiendo hasta ser cercano a cero.

Pienso en la fusión fría, o en los nuevos reactores más limpios de fisión, pero también en las energías renovables como la solar o la eólica, cuyo coste de producción ya está por debajo de otras como el carbón para generar electricidad.

Dentro de unos años (dos o tres, no más), una persona podrá comprar un pack de células solares, baterías y coche eléctrico y si su zona es lo suficientemente soleada, no necesitará electricidad adicional para realizar su vida.

Lo mismo ocurrirá con las grandes centrales eólicas, solares y nucleares.

Su enorme potencia generadora combinada, añadida a la de los hogares, tirará los precios de la energía limpia hasta alcanzar su coste de producción, y dado que muchas de esas centrales y parques se amortizan en años, y su coste de mantenimiento se reducirá enormemente, ese coste de producción estará cercano a cero.

Energía gratis para hogares, y baratísima para las empresas.

Robótica e inteligencia artificial

A medida que los robots sean perfeccionados, que el sofware mejore y que la Inteligencia Artificial sea desarrollada, ssistiremos a una explosión de fabricación de bienes y servicios automatizados.

Los estudios al respecto son tan numerosos que obviaré explicar la de puestos de trabajo que esta tendencia puede sustituir. Sólo diré que ante la pérdida de trabajos, la economía agálmica ofrecerá no sólo la oportunidad de sobrevivir, sino la de vivir como uno desee.
Porque con los robits y el software ocurrirá exactamente lo mismo que con la energía. Llegado un punto de saturación harán bajar el coste de los bienes y servicios. En el caso de estos últimos lo hemos visto con periódicos, música, etc.

 


Logística y distribución

Avances como las impresoras 3D, que nos permitirá fabricar productos básicos en casa, internet o los vehículos y centros logísticos autónomos reducirán enormemente la necesidad y el coste de transportar cosas.

La economía compartida hará el resto.

Prosumismo
El término acuñado por Alvin Toffler tiene mucho que decir en la economía agálmica.

Cuando los ciudadanos realicen todo  aquello que les apasiona con nuevas herramientas y medios (tecnológicos, de capital, energéticos) y con un mayor tiempo libre, veremos una explosión de vienes y servicios que creará una inmensa riqueza para la sociedad.

Conocimiento
El conocimiento, ya sean cursos universitarios, información de cualquier tipo y, ojo, esto es importante, la capacidad de análisis de toda esa información, se ha multiplicado exponencialmente estos últimos años.

Con la llegada del Internet de las Cosas esa información se multiplicará por mil. Y nos ofrecerá multitud de servicios que no podemos ni soñar, al alcance de una orden.

Reciclaje y eficiencia

Con el reciclaje conseguiremos liberar todavía más recursos para proyectos que mejorarán todavía más nuestras vidas.

El despilfarro se considerará de mal gusto y el buen aprovechamiento de los recursos será más una cuestión de buena ciudadanía que de supervivencia (como es ahora).


Ésa es la economía agálmica que queremos conseguir para Madrid (o cualquier ciudad que esté interesada en ello).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s