Demasiada maldad

Suelo escribir un post de estos cada pocos años, generalmente cuando las circunstancias terminan con mi paciencia.

Pero es que a veces la maldad, y la estupidez, en el mundo terminan por agotar mis reservas y mis ganas de cambiar el mundo.

Estos días suelo tomármelos con calma, hacer algo que me guste y esperar que pase la tormenta.

Suele pasar. No hay problema.

El problema será el día que no pase, y me dé por dedicarme sólo a pensar en mí y en mi familia.

Ese día será un día triste para mí, y cada vez pienso más si no es inevitable.

Por suerte, de momento, creo que tengo la resiliencia necesaria para volver a la lucha.

Esperemos seguir así.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s