Europa necesita ilusión

Definía Peter Thiel en su estupendo libro “De Cero a Uno, cómo inventar el futuro” cuatro posibles forma de afrontar el futuro.

Separaba la voluntad de afrontar el futuro con dos categorías, el optimismo (o el pesimismo) y la certidumbre (o la incertidumbre).

Así, establecía 4 categorías (un poco llevadas a los extremos, pero que resumen a grandes rasgos lo que seguro es un mar de matices):

  • Optimista definido: se refiere a los países (o zonas) que creen que el futuro va a ser mejor, y que además saben qué deben hacer para conseguirlo (sitúa a los Estados Unidos de los años 50 y 60 en esta categoría, con sus ingenieros queriendo llegar a la Luna, construir carreteras o fábricas).
  • Optimista indefinido: que no saben muy bien cómo se conseguirá, pero confían en un futuro mejor (los Estados Unidos actuales, dominados por financieros, brokers e inversores).
  • Pesimista definido: aquellos que temen que el futuro sea peor, y que tienen muy claro cómo pueden ir de mal las cosas. China sería, para Peter Thiel, un ejemplo de libro de esta categoría, pues sabe que se acerca el invierno (usa esta misma expresión), que todo puede ir peor, y que todo el mundo está esperando que falles, por lo que te preparas para ello.
  • Pesimista indefinido: sí, aquí estaría Europa. Europa, según Thiel, sabe que el futuro será peor, pero no tiene ni idea de qué hacer para prepararse, ni por dónde le pueden venir…así que se limita a comer, festejar y echar la siesta (o irse de vacaciones).

Detengámonos en esta última categoría. Si bien llena de tópicos, y demasiado “generalizadora”, no deja de tener cierta razón al decir que Europa ha perdido su empuje y su temple desde hace muchas décadas.

Y eso tenemos que cambiarlo. Debemos romper con el miedo y la falta de esperanza, con la inacción, y retomar el timón de nuestro futuro.

Debemos volver a crear empresas que asombren el mundo, en gran cantidad y en gran escala, debemos construir infraestructuras asombrosas, ponernos al día en industrias como la exploración espacial, la nanotecnología, la biotecnología, la robótica y las congno e infotecnologías, etc.

Debemos exigir a nuestros políticos que se dejen de cuentos y mandangas, de ser pasivos inactivos a la espera de que las rentas del pasado lleguen al menos hasta que se retiren, y que construyan para nosotros planes de futuro.

Pero esto no puede hacerlo sólo un país, ni una persona, ni una o varias empresas, esto tenemos que hacerlo todos los europeos.

Necesitamos empresarios ejemplares y que tomen riesgos (calculados, por supuesto), empleados que se ilusionen con ir a trabajar porque saben que así mejoran su futuro y el de sus hijos. Necesitamos también, por supuesto, políticos honrados y que sepan lo que hacen, maestros motivados y alumnos con ganas de comerse el mundo, que es lo único que se les debería exigir, funcionarios aplicados y que vean con ilusión su vilipendiada labor. Necesitamos más ingenieros, científicos, informáticos, ecologistas racionales, exploradores, médicos, filósofos, escritores y artistas, y menos abogados, contables, administrativos y financieros (y os lo dice uno de ellos).

Necesitamos comprender que el futuro, nuestro futuro, depende de nosotros, y no es tiene que ser peor que el presente, al menos, no si no lo hacemos peor nosotros, y será más positivo cuanto más luchemos y trabajemos porque lo sea.

Quizás si nos ponemos hoy, todos y cada uno de nosotros, quizás si conseguimos extender esta idea por toda Europa, la idea de que debemos creer en un futuro mejor, y que a continuación tenemos que luchar por conseguirlo, entonces con toda seguridad el Futuro ni será peor que el Presente, ni nuestros hijos nos recordarán con rencor, nio vivirán peor que nosotros.

Puede que si esta idea cala, y nos convencemos, recordamos, de lo que somos capaces, podamos construir una Europa que ya hemos olvidado, pero que está ahí, en un rincón del corazón de cada europeo, esperando para resurgir y para guiarnos en nuestro camino hacia un futuro brillante.

9788498753530 de cero a uno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s