Terraformar Marte (I)

Voy a dar mis ideas sobre las capacidades que la Humanidad debe desarrollar para colonizar y terraformar Marte.

En esta serie de post hablaré sobre impresión 3D de plantas y líquenes, modelos climáticos extremos, energías renovables en el espacio, arquitectura subterránea y supercomputación.

Me limitaré a hablar de cosas que conocemos o que vamos a poder desarrollar en la próxima década (queda tiempo todavía para poder colonizar planetas mediante nanotecnología, inteligencia artificial, clones y cerebros humanos digitalizados, esa será quizás la próxima ola colonizadora de la Humanidad).

Pero antes de empezar a exponer mis ideas al respecto, me gustaría hacer en este primer post de la serie una puntualización.

No estoy diciendo que debamos terraformar Marte, ni siquiera colonizarlo. La posibilidad de que exista, o haya existido, en nuestro planeta vecino pone severas restricciones a lo que debemos hacer.

No se me ocurre mayor crimen que el, por un error o por irresponsabilidad, extingamos la vida de un planeta (un choque biológico así es impredecible para ambas partes pero supondré que podemos llevar agentes biológicos que alteren, e incluso destruyan los remanentes de vida que puedan quedar allí).

Pero si se descarta la existencia de vida y que nuestra presencia pueda dañar seriamente los remanentes fósiles existentes, aún nos quedaría otra duda existencial…¿debemos cambiar completamente la faz de un planeta de la misma forma o a mayor escala de lo que ya lo hemos hecho con La Tierra?

Le dejaré ese debate a los bioéticos y filósofos, baste decir que mi opinión es que cualquier llegada a otro lugar del Universo debe ir precedida por un respeto máximo de la vida y las condiciones preexistentes en dicho lugar.

Creo que tenemos al alcance de la mano formas de expandir nuestra civilización mucho más “naturales” que cambiar un planeta, y sospecho que grandes descubrimientos nos aguardan en este sentido. Hablo, por ejemplo, de habitats artificiales en el espacio, spomos asteroidales, etc.

Una esfera de Dyson sobrepasa, con mucho, el ámbito de este análisis.

Dicho esto, lo cortés no quita lo valiente, así que expondré en próximas entregas, y si la serie de post es de vuestro agrado, mis ideas al respecto de cómo el Ser Humano podría innovar para hacer del Planeta Rojo su segundo hogar permanente en el Cosmos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s