Los españoles pagamos nuestras deudas

No, no es un lema de Juego de Tronos, es la pura realidad, mientras le sea posible, un español tratará de pagar sus deudas, es algo que tenemos arraigado, como el tener nuestra casa, o apoyar a la familia cuando lo necesita.

Por supuesto, habrá de todo en los campos de Castilla y Aragón, pero para la mayoría, es casi cuestión de honor, algo impreso en nuestro ADN, gracias a la epigenética. Lo aprendimos cuando nuestros reyes despilfarraban el oro de las Américas luchando por un dios que no se fijaba en los áridos campos ni en el hambriento pueblo. Lo aprendimos cuando le dimos la espalda al mundo a finales del siglo XIX, y lo volvimos a aprender cuando el mundo nos dio la espalda durante la dictadura, a veces las deudas se pagan incluso con la propia vida.

Hoy en día, ha habido gente que ha dejado todo, incluso las normas de alimentación infantil más básicas, para poder pagar una hipoteca, incluso aunque se ha demostrado que esa hipoteca que le encasquetaron, es lo más parecido a un timo en la edad moderna.

Los españoles asumimos que nos equivocamos, que nos dejamos liar, y que no supimos ver dónde nos metíamos, y tratamos de hacer frente a nuestros pagos como mejor hemos podido (si no, ¿por qué creéis que no se han hundido los bancos si no es por los esfuerzos que hemos hecho, y porque hemos seguido pagando nuestros impuestos y préstamos a pesar de robos como los de las preferentes y las salidas a Bolsa falseadas?).

Lo hemos hecho quitándonos de ir de vacaciones, alquilando habitaciones, saliendo de casa a las seis de la mañana y volviendo a las ocho o las nueve de la noche (curiosamente en varios de los trabajos que he tenido toman más café y hacen más pausas los trabajadores del resto de Europa que los de la península).

Somos así, apretamos los dientes, cerramos filas como los tercios, a pesar de dirigentes corruptos que nos mandan a la muerte (de eso sí se nos puede culpar, de dejar que al final nos gobiernen maleantes o ignorantes), y peleamos por salir adelante hasta el último aliento.

Así que que no me vengan con tontadas de prima de riesgo, de que somos informales o malos trabajadores. Hemos aguantado durante siglos a reyes que hacen más que bueno al que tenemos actualmente, y políticos que se lo han llevado, y se lo llevan a manos llenas. Y lo hemos hecho sin montar una revolución ni cortar cabezas como en Francia. Ojo, no digo que nuestra capacidad de aguante sea buena, quizás algo hubiese cambiado si nos hubiésemos rebelado contra el poder alguna vez (y no dejando que el poder se rebele contra el pueblo soberano como hacemos siempre). Pero sí digo que ese aguante hace que cualquier desprecio de los mercados o del resto de Europa, al Pueblo Español, es un insulto.

Tenemos muchas cosas malas, pero mientras podamos evitarlo, cumplimos nuestra palabra, a pesar de quienes nos gobiernan.

lingotes_y_monedas_oro.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s