Teoría Tecnológica del Socialismo, por una auténtica Tercera Vía

El Socialismo (así como otras corrientes como el Comunismo y el Anarquismo) falló porque se adelantó a su tiempo. Ni la naturaleza humana ni la tecnología existente estaban preparadas para los cambios que promovía.

Así, la ausencia de beneficio recibido por el trabajo, por ejemplo, derrumbó la estructura productiva e industrial de los países comunistas. Pero eso ha cambiado en la actualidad, o mejor dicho, va a terminar de cambiar en las próximas décadas.

Diversas corrientes sociales como el prosumismo y el transhumanismo, conceptos de pensamiento como el decrecimiento y tecnologías nuevas como Internet, la robótica, la impresión 3D, la Inteligencia artificial y la nanotecnología se unirán para hacer posible una verdadera tercera vía del socialismo.

Esta Teoría Tecnológica del Socialismo consiste en el uso de las tecnologías exponenciales que están cambiando el mundo, así como los movimientos de consumo y producción compartidos, y el prosumismo (ejemplificado en el movimiento Maker), para crear las condiciones básicas de un socialismo de base, y un capitalismo de expansión.

Me explico.

Con estas herramientas y otras que no he mencionado (agricultura hidropónica, internet de las cosas, energías renovables) se pueden conseguir evitar la carestía de bienes y servicios básicos. Podremos conseguir cubrir todas las necesidades básicas de toda la Humanidad sin necesidad de que nadie trabaje en algo que le satisfaga.

Esto incluiría, bajo mi punto de vista, un hogar, agua, comida, luz, acceso a internet, educación, un sistema de salud y transporte público de calidad.

Pensadlo bien, ¿qué necesidad tendremos de, por ejemplo, poseer un coche, cuando simplemente apretando un botó del móvil tendremos un coche autónomo en la puerta en un par de minutos? Gracias a la economía compartida, y a las nuevas tecnologías del Internet, el consumo de productos se racionalizará mucho más, evitando despilfarros y duplicidades, y permitiendo que las renovables sustituyan al petróleo como principal fuente de energía de nuestra civilización.

Nadie sería forzado a trabajar en algo que no le gustase, pues la sociedad no necesitaría cubrir esos puestos con mano de obra Humana, aunque podría hacerlo si alguien lo desease. Y es aquí donde radica el auténtico quit de la cuestión.

La gente no necesitaría trabajar, pero podría hacerlo allí donde pudiesen aportar algo, y con su trabajo, conseguir acceso a dinero, productos y servicios.

Creo que podríamos asegurar que la gran mayoría de nosotros, pasados unos meses de asueto, trataríamos de encontrar una actividad que nos satisficiese y que nos permitiese realizarnos y ganar dinero.

Serían labores artísticas, de ingeniería, de innovación, cuidado de gente, comercio y todo aquello que podemos hacer mejor que las máquinas.

Con ello no sólo ganaríamos más dinero para vivir mejor, por encima del umbral mínimo garantizado, si no que además podríamos realizarnos como personas haciendo algo que nos gustase.

Creo que el Socialismo (o cualquier variante de Izquierdas que se precie) del Siglo XXI debe tratar de desarrollar esta teoría, y pensar en métodos de llevarla a la práctica durante las próximas décadas.

Es la única forma de plantear una alternativa económica al neoliberalismo y al capitalismo puros que rigen los mercados en la actualidad, y de introducir un poco de Humanidad en el sistema económico mundial.

cr srgcsthrhyrtyhre

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s