Diversidad infinita

El discurso de ayer de Antonio Resines ha levantado ampollas en la Red por su llamamiento a luchar contra las descargas (y al parecer a adoctrinar niños para que consuman cine español en el cine).

No me entendáis mal, soy tan partidario de educar a los niños en hábitos positivos como pueda serlo cualquiera, pero creo que no entendemos lo mismo por hábitos positivos. Por supuesto que consumir cultura patria lo es, en cualquier país, pero no así limitar la capacidad de acceder a ella. Al contrario, habría que multiplicarla.

Hacerse un hueco.

A ver, llevo tanto tiempo sin descargar una peli, o una canción, o un libro, que ni me acuerdo de cuándo fue. Al contrario, compro música por internet, con mi teléfono, o la escucho en Spotify, alquilo películas en el videoclub de mi operadora, o las veo en Netflix, o en cualquiera de los muchos canales que hay, compro libros y revistas en mi tablet, escucho las radios del mundo en una app y por supuesto, lleno mis estanterías de libros, cómics y juegos patrios o importados.

Tengo a mi disposición más ocio del que nunca jamás había pensado. Más canales de televisión de los que puedo ver, incluso sin tener cable, toda la música del mundo, miles de juegos de ordenador y móvil, decenas de miles de aplicaciones, docenas de redes sociales que hacen que cada segundo reciba docenas, quizás cientos de artículos, enlaces, comentarios, mensajes e emails de amigos, conocidos o gente cuya opinión me interesa. Tengo para leer ya no dos o tres periódicos a la semana, como cuando compraba el diario los fines de semana, sino una veintena de ellos…¡cada día!

Y lo mismo pasa con las revistas, de las que soy un consumidor apasionado. Han nacido tantas, en papel e internet, que me es imposible seguir ni una parte de ellas, las compro, en la tablet o en papel (las menos, pues carezco de una casa grande) y apenas puedo leer un par de artículos, y ojear el resto.

Los cómics me gustan en papel, lo reconozco, pero tengo amigos que pagan una suscripción anual para tener acceso a decenas de miles de ellos de forma libre. Y lo mismo pasa con los libros.

De las series no hablamos, hay tantas que tengo que seleccionar las que veo. Se acabaron los tiempos en los que había cuatro o cinco canales y ponían lo que querían (o sólo dos). Ahora hay docenas de series que estrenan cada semana un nuevo episodio, y eso sin contar aquellas de otros países de habla hispana.

He hecho una prueba, ahora mismo hay varias películas que podría ver (curiosamente ninguna de ellas es española), pero en su lugar estoy escribiendo esto, lo que se sumará, con suerte, al inmenso acervo de post, artículos y ocio que mis conocidos podrán disfrutar. Y como yo, cientos de miles de personas, quizás millones, que ahora mismo crean contenido. Y el idioma no es un problema.

Cualquiera sin saber inglés, francés, japonés o sueco (y hasta cien idiomas), puedo leer páginas en esos idiomas, quizás no de forma perfecta como para disfrutar de una obra literaria, aunque queda poco, pero sí como para leer un artículo de periódico o un blog.

¿Que haremos cuando haya no un idioma con el que competir, sino cientos? Cuando haya traductores en tiempo real que traduzcan una película del chino mandarían dando a los actores la voz y la entonación de sus originales, pero en nuestro idioma?

A lo que quiero llegar es que nuestra estrategia para llegar a un número mayor de gente no puede ser limitar la distribución, sino multiplicarla. Hacer nuestros productos tan accesibles como podamos, e intentar sacar rédito de ello.

¿Que hay que estar en un Netflix? Se está. ¿Que hay que traducir los artículos a varios idiomas? Se hace. ¿Que quiero que mi película, corto o documental lo vean cien millones de personas para sacar algo de la publicidad? La distribuyo libremente.

No voy a meterme con Resines como han hecho otros (él tampoco ha estado muy fino) pero sí sugerirle que debería enterarse de cómo funciona el mundo ahora, antes de que lleve al cine español a la tumba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s