Edificación en altura

España necesita más rascacielos.

Lo sé, es algo impopular, deshumanizador dicen algunos, pero yo personalmente estoy en contra de estas afirmaciones.

Un rascacielos posee el potencial de albergar en su interior desde escuelas, hospitales, viviendas, oficinas, comercios, salas de ocio y todo aquello que necesita una persona para vivir.

Si combinamos ese gran espacio con tecnologías inteligentes y ecológicas, un rascacielos puede ser un lugar perfecto para hacer una buena parte de nuestra vida.

A esto habría que añadir otras ventajas, como el aprovechamiento del espacio (un espacio que, para temas agrícolas y ambientales está cada día más cotizado), la facilidad de desplazamiento, el ahorro de combustibles, etc.

Y no nos quedemos sólo ahí. Imaginemos una ciudad donde los agricultores viven dentro de ella, y las granjas verticales proveen de buena parte de los bienes de consumo que la ciudad necesita.

O enormes edificios subterráneos (a cielo abierto o cubiertos) que aprovechen el subsuelo para tener parques, viviendas, centros comerciales, y que conecten directamente con la red de transporte de la ciudad.

Sueño con que cada uno de nosotros no opte a vivir en una casa de 60 o 90 metros cuadrados (o menos), sino que los apartamentos tengan espacio suficiente para una vida cómoda. 150, 200 ó 250 metros cuadrados, con enormes jardines, con el centro comercial, o salas de cine, a tres minutos en ascensor, el metro a cuatro y el trabajo a cinco. Con inmensos acuarios en su interior, salas de exposiciones y conferencias en la azotea, una impresora 3D en cada hogar y todas las comodidades que la tecnología pueda dar.

Y todo ello consiguiendo ahorros en energía y materiales, reduciendo las emisiones, y cuidando el medio ambiente.

Las ciudades deben repensarse. No nos queda otra. El aumento de la población debido a la migración (internacional y nacional), los desafíos ecológicos, la llegada de nuevas tecnologías, la masificación de los transportes, son sólo alguno de los enormes retos que nuestras urbes deben afrontar. Y no podemos obviarlos, pues los sufrimos cada día.

Es necesario un nuevo tipo de ciudad, más tecnológico, más humano, menos extensivo pero a la vez más cómodo, con más espacio. Y eso sólo puede lograrse con avances como el coche autónomo, la impresión 3D, y por supuesto, la edificación en altura (o la subterránea).

De que lo consigamos, de que logremos transformar nuestras urbes en lugares más humanos, cómodos y preparados tecnológicamente para satisfacer nuestras necesidades y deseos, depende nuestro bienestar.

Anuncios

4 comentarios sobre “Edificación en altura

  1. Francisco, cuando lei tu post, he de reconocer que en los primeros parrafos estaba de acuerdo contigo, por lo menos superficialmente. “…Un rascacielos posee el potencial de albergar en su interior desde escuelas, hospitales, viviendas, oficinas, comercios, salas de ocio y todo aquello que necesita una persona para vivir…”

    Visto desde una perspectiva económica ortodoxa parece ser cierto, que reunir a mucha gente en un area concreta puede reducir costes, cierto es si lo miramos por la ley de los grandes números, desde el punto de vista tradicional como si fuesemos una fábrica que produce ladrillos, en donde la escala reduce los costes fijos, pero somos personas y esto más complicado de aplicar.

    Construir en altura no es la solución. A parte de ser aberraciones contra el medio ambiente y naturaleza, no hay más que mirar la multitud de ejemplos que tenemos en el mundo y ver que parece que no es la solución. Sinceramente ¿crees que hay una mayor calidad de vida en ciudades de grandes rascacielos como Nueva York, Pekin, Guangzhou o muchas de las nuevas megaciudades de Asia?.

    Si curioseamos un poco por la Red y buscamos por calidad de vida, las ciudades con mayor calidad no son las de grandes rascacielos y una gran densidad de personas por kilometro cuadrado. Quizás, el futuro está en replantearse si es necesario desplazarse continuamente de las periferia de las grandes ciudades al centro de las mismas, o si el concepto que tenemos actualmente de trabajo es el que mejor encaja con nuestras sociedades terciarias actuales. La edificación en altura no es la solución definitivamente, quizás deberíamos cambiar la forma de pensar que tenemos de muchas cosas y no vivir en una ciudad con tecnología del siglo XXI con conceptos del XiX.

    1. La edificación en altura es la solución a la edificación extensiva que está expandiendo nuestras ciudades como costras. Lo que tenemos que conseguir es convertir este tipo de edificaciones en algo más humano.

  2. ¿Realmente crees que las grandes ciudades es la solución?. ¿Realmente crees que son los grandes rascacielos?. Mira Sao Paulo, Nueva York, Jakarta, lleno de rascacielos y lo unico que se consigue es más atascos, que la gente se mueve en helicopteros y muchos más problemas de los que había antes. La gente se mueve y va al centro de las ciudades por trabajo. Cambia esto y cambiará todo. La edificación extensiva con casas bajas, es un entorno de muchas más calidad, ecología y eficiencia, que la intensiva, eso si, tenemos que cambiar los parametros de medida y la forma de pensar.

    1. Ah, pero es que esos rascacielos no son precisamente el tipo de edificaciones que debemos construir.

      A ver si escribo un artículo sobre cómo deben ser. Creo que te gustará.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s