Recuerdos de Europa

Recuerdo cuando Europa era un sueño, no una pesadilla.

Recuerdo los tiempos de las ampliaciones, cuando hasta Turquía parecía caber en su seno. El himno, la solidaridad, el bienestar, los presupuestos inclusivos, la Constitución…

Ahora de todo eso no queda casi nada, destruido el sueño europeo, salvo un esqueleto que mantiene en pie el tinglado.

Pero queda una cosa, la Esperanza. Así, con mayúsculas. La Esperanza de volver a cuidar los unos de los otros, de volver a pensar en el bienestar de todos los europeos, en el Medio Ambiente, en el progreso. De poder volver a luchar porque Europa sea el rincón más avanzado social, económica y tecnológicamente del planeta.

Queda la Esperanza de que, entre todos, insuflemos nueva vida al Sueño Europeo. De que resucitemos este cadáver que la avaricia, la indolencia y la ignorancia mutua an dejado.

Queda una tarea, una única tarea compuesta de muchas, crear, construir Europa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s