La Nueva Revolución Industrial

Vivimos tiempos convulsos, de eso no debería caberle duda a casi nadie. Pero los que están por venir son mucho más interesantes todavía.

Estamos en los albores de una nueva revolución industrial, ¿la Cuarta ya? En la que el concepto de industria cambiará, creando movimientos geopolíticos de alto impacto.

Los pilares de esta revolución industrial son varios. A corto plazo, la biotecnología, la robótica y la impresión 3D. A medio la inteligencia artificial y las energías renovables. A largo plazo tomarán el relevo la nanotecnología y la exploración espacial.

Estas nuevas (o renovadas) tecnologías convertirán de nuevo a los países que apuesten por ellas en potencias industriales de primer orden, y no sería de extrañar que viésemos surgir una nueva hornada de países liderando la nueva revolución de la riqueza. Muchos serán viejos países renovados, como Estados Unidos y Japón. Otros serán sorprendentemente nuevos en esto de tener una industria potente de primera magnitud, comp la India e Israel.

No cuento, como veis, que los países hispanos se incorporen a esta nueva ola de industrialización.

Tengo pendiente de leer el documento sobre la industria 4.0 del ministerio de industria, pero ya sin hacerlo os puedo decir que se quedará en palabras. Y se quedará en una mera declaración de buenas intenciones no porque los que lo han redactado no sepan lo que hacen, sino porque para llevar adelante este cambio se necesita una masa crítica de conocimiento, innovación y deseo de cambio que en España (y en el resto de países de latinoamérica) no existen.

No es que no haya, por ejemplo, una apuesta por las energías renovables, sino que hay una guerra abierta contra ellas desde el ministerio de Industria.

Así, mientras en 20 años la electricidad será gratis en numerosos países, en España seguiremos pagando precios astronómicos (como hoy en día tenemos uno de los ADSLs más caros del mundo).

De igual forma no veo apuesta ni por la robótica ni por la impresión 3D, y me juego un sugus a que si alguna de ellas adquiere visos de trastocar el panorama empresarial español, serán prohibidas o se les pondrán tasas inasumibles, como se hace con cada cosa que amenaza un status quo surgido de la dictadura.

Porque aquí estamos más acostumbrados (acordaos del “que inventen ellos”) a proteger a empresas incapaces de innovar que de apoyar a propuestas innovadoras y emprendedores valientes con ganas de hacer mejor las cosas.

Sea como sea, esta revolución seguirá adelante a nivel mundial, dejando atrás a países como España que no sepan sumarse al tren del muevo progreso y se limiten a quejarse del alto desempleo, de la corrupción y del precio de la luz, sin tomar verdaderas medidas al respecto.

China caerá de nuevo en la posición de potencias económicas, Japón se alzará de nuevo en el ranking mundial, Estados Unidos no será superado por la potencia China y Europa seguirá dividida y avanzando a paso desigual y dormida en los laureles de hace un par de décadas cuando parecía que se iba a comer el mundo.

No sé qué pasará con los países productores de petróleo. Si saben hacer la transición a una nueva economía robotizada, alimentada por energías renovables y por la inteligencia artificial, seguirán siendo ricos. Si no, se convertirán en la Nueva Europa o algo peor.

El tiempo, la voluntad política y ciudadana y las nuevas tecnologías, lo dirán.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s