¿Qué pasaría si se terminase la Ley de Moore?

No voy a volver a contar lo que es la Ley de Moore, pues a estas alturas seguro que ya la conocéis por haber oído hablar de ella hasta en la sopa.

Tampoco voy a explicar los procesos que están tratando de desarrollar para superar la limitación física del átomo que, según algunos, se producirá entorno al 2020. Hablar de Computación Cuántica, Orbital, Óptica, tridimensional, de menristores o de otros de los potenciales caminos estudiados para alargar el desarrollo exponencial de los procesadores, está más allá de mis conocimientos técnicos.

Y sinceramente, para leer sobre ello desde la perspectiva del aficionado interesado en el tema, sólo tenéis que bucear en el blog.

Lo que quiero plantearos es qué podría pasar si no logramos extender la Ley de Moore desde el punto de vista económico.

Nuestra sociedad consumista se basa en el usar y cambiar, ya no sólo los ordenadores, también los teléfonos, los televisores, y prácticamente todo lo electrónico, así como los mercados derivados de ellos, Internet, las películas con cada vez mayor definición, la fotografía, etc. Todo ello se basa en la renovación continua de equipos basada en la mejora tecnológica, y esta mejora se basa principalmente en mejores procesadores.

Intel-quiere-insertar-un-procesador-de-48-núcleos-en-tu-móvil-en-10-años

Bien, si llegase el caso, y miles de millones de usuarios de ordenadores, móviles, y televisores dejarán de comprar sus equipos cada año o cada dos o tres años. ¿Os imagináis la catástrofe que podría resultar de ello para los fabricantes?

Será de un impacto tan grande, si la gente mantuviese sus dispositivos durante cinco, seis o incluso diez años, que destruirá industrias completas. Sólo se me ocurre que para evitarlo impondrán la consabida obsolescencia programada. Tu ordenador comenzará a fallar a los dos o tres años, y tu móvil, probablemente antes.

Pero incluso así, incluso si logran imponer el cambio forzoso de equipos, dejará de tener sentido comprar la misma película en un nuevo formato, o juegos de ordenador o consola con cada nueva generación. No habrá grandes novedades en calidad gráfica, en hardware, etc. aunque por otro lado, esto puede que tenga un lado bueno, y es que las empresas que los diseñen comenzarán a prestar mucha más atención al software, a la programación, a la calidad de los contenidos.

Veremos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s