El mercado del ocio en España

España es un país creativo, cualquiera que haya observado la cantidad de obras artísticas y culturales que producimos estará de acuerdo.

Sin embargo, es un mal país para los artistas y los creadores.

No hablo sólo de la piratería, sino también de las restricciones que los canales de distribución adicionales imponen en el mercado, lo que limita mucho la cantidad de las obras que llegan a él y, por consiguiente, la calidad de las mismas.

En la variedad está el gusto, que dicen.

El caso es que deberíamos sacar provecho de nuestra capacidad creativa, alimentando una de las que serán las industrias del futuro, el ocio.

Importamos series, películas, libros y comics de Estados Unidos, Europa, Japón y de cualquier parte del mundo, pero nosotros podemos no sólo ofrecer una mayor variedad para nuestro mercado interno, sino salir a exportar fuera.

Para ello debemos desacomplejarnos, y asumir la tarea de construir grandes obras culturales, artísticas y de ocio con valor y desparpajo.

Por ejemplo, uno de mis mercados preferidos, el de los juegos de rol, ha demostrado, que las creaciones españolas no tienen miedo a tutearse con las grandes empresas estadounidenses del sector.

Sí, no tenemos su mercado interno, ni por lo tanto sus recursos financieros y de profesionales, pero con creatividad y esfuerzo un puñado de creadores y editores han suplido estas desventajas, dándoles la vuelta y compitiendo en su propio mercado.

Hasta que no logremos exportar nuestro ocio, por supuesto, realmente no habrá una industria fuerte que viva de esto, pero soy optimistas al respecto.

Y no sólo en el rol. En cine, en literatura, en arte contemporáneo, en televisión, los profesionales españoles se dejan la piel haciendo obras de gran calidad.

Nos falta, quizás, confiar un poco más en nosotros, y desde luego, creérnoslo, y comprender que no tenemos que acomplejarnos, que no somos menos que nadie y que podemos hacer, y vender, grandes productos.

Eso quizás es lo que nos falle a los españoles. Que no confiamos en nosotros mismos ni en nuestra creatividad, y es un defecto que nos lastra en los negocios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s