Una Televisión Pública de calidad

Es lo que deberíamos tener, no lo que tenemos, por supuesto.

Es lo que España necesita y se merece.

Una televisión pública que, al estilo de la BBC, sea de verdad de interés general, con programas de calidad y sin influencias políticas en ninguna de sus secciones.

Necesitamos una televisión que nos cuente cómo está el mundo, que nos narre nuestra historia, que profundice en las ramas del saber, de la actualidad y del conocimiento.

Que asombre con series buenas y fidedignas a su propósito, y que produzca películas fuera de lo común.

Necesitamos una radio televisión pública en la que vuelva a resurgir el periodismo de siempre, y se potencie con las nuevas tecnologías el análisis, la difusión de las noticias, el entendimiento del mundo y todas aquellas necesidades que las televisiones privadas dejan de lado.

No necesitamos informativos politizados, ni opinadores bienpagaos, ni bocas agradecidas, ni floreros sin oficio ni carrera.

Necesitamos reforzar la sociedad haciéndola más sabia, informada, consciente y culta. Necesitamos profesionales de la información y del entretenimiento que primen la calidad y el servicio al ciudadanos a la ideología, y periodistas que muerdan por una exclusiva y estén dispuestos a “morir” por defender su deber de publicarla y nuestro derecho a saber.

Necesitamos, en definitiva, una televisión y una radio públicas dignas de una democracia moderna y de un Pueblo que todavía no somos, pero que debemos aspirar a ser.

Por que no nos engañemos, si no logramos desprendernos de este tufo a corruptelas y amiguismos, si no dejamos atrás el capitalismo de amiguetes y la prensa de paniaguados, jamás alcanzaremos como país el lugar que podemos ocupar entre las naciones del mundo.

Y recuperar, o construir desde cero, una televisión acorde a estos ideales debería ser una de nuestras tareas prioritarias.

Nunca dejo de sorprenderme cuando veo a tanto patriota de boquilla, a tanto político mantenido, defender lo indefendible, la intervención y la reducción de la calidad de los público con ánimo de privatizarlo. O de negar directamente esta manipulación, porque además de destruir nuestro futuro y dañar la imagen de España, encima toma a la gente por tonta.

No creo que estas palabras hagan cambiar de idea a nadie que piense que la televisión pública debe estar al servicio del partido en el poder, mÁs que al servicio del propio Pueblo. Así de corrompida tienen la mente. Pero sí espero que logre haceros reflexionar a alguno de vosotros, sobre la necesidad de disponer de una alternativa sólida y de calidad a los intereses privados que defienden las cadenas propiedad de una sociedad anónima.

Otro día hablamos de las autonómicas, pero baste decir que, son miniyos del modelo estatal, corrompidas más si cabe por el fácil acceso de los políticos regionales a sus órganos de decisión y de control.

Y claro, así nos va.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s