Grecia

No creo que haya que temer el devenir de los acontecimientos en Grecia.

Las elecciones del día 25 tienen a todos los informativos de televisión y radio alarmando sobre potenciales efectos destructores de una victoria de Syriza.

Personalmente creo que es más un intento de vender minutos de audiencia que una noticia con fundamento. Incluso en el caso de una victoria de esta formación, Europa pede estar tranquila.

No me parece preocupante que un pueblo ejerza su derecho soberano al voto, como tampoco me parece que una eventual quita de la deuda griega, o incluso un impago completo, vaya a suponer un golpe irreversible para Europa.

Los efectos de una salida de Grecia del Euro podrían incluso suponer un alivio para la economía Europea, y más cuando sus efectos adversos ya han sido descontados, por lo que, aunque indeseado, este resultado tendría un efecto neutro sobre la economía europea, y muy limitado sobre sus finanzas.

A mí me preocupa mucho más la incapacidad de los dirigentes Europeos de dar una respuesta a la crisis. Su aparente, y me temo que ya confirmada, reluctancia luchar para conseguir sus objetivos, que son los nuestros, sin cargar el peso de las reformas sobre los ciudadanos europeos.

No estoy hablando de gastar más, aunque creo que es necesario un programa preciso y amplio de inversiones para llevar Europa al Siglo XXI. De lo que estoy hablando es que, a la hora de los recortes, parece que lo único que sabemos recortar es lo que afecta a los servicios a los ciudadanos directamente, pero nunca a los privilegios de la clase política o a las ineficiencias del sistema.

¿Por qué mantener cuatro y hasta cinco administraciones paralelas? ¿Ayuntamientos, provincias, comunidades, Estado y entidades europeas? Por no hablar de empresas públicas o semipúblicas, y privadas subvencionadas.

¿De verdad no podemos utilizar toda esa capacidad para crear más riqueza? No me lo creo.

Creo que podemos tener un sector público que fomente la creación de riqueza, eficiente, saneado y que multiplique el servicio público para llevarlo a un nuevo nivel.

Y creo que esta incapacidad demostrada es una amenaza mucho mayor que lo que pueda salir de las elecciones en Grecia.

Lo que pase en Grecia no está bajo nuestro control. El cómo dinamicemos nuestra economía y cómo reforcemos nuestras instituciones sí que lo es.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s