¿Y si la carrera por la Singularidad ya ha empezado?

Seguramente casi nadie se lo ha planteado, pero es posible que nos encontramos ya inmersos en la carrera por alcanzar una Singularidad Tecnológica Positiva (entendiendo como positiva que sea beneficiosa para aquellos que la estén desarrollando).

Probablemente países como China, Japón o Rusia lleven una gran delantera a Occidente en el intento de alcanzar una singularidad Tecnológica que les otorgue el dominio completo sobre el mundo que conocemos. Probablemente, incluso, se estén saltando pasos en esta carrera. Pasos que son imprescindibles para asegurarnos de que el resultado, la inteligencia sobrehumana, respete la vida, al ser humano y a sus creadores.

Estamos seguramente ya sumergidos en lo que yo llamo las Guerras Grises, las guerras de la inteligencia. El Big Data, los wereables, las impresoras 3D, los drones y vehículos autónomos, son sólo algunas facetas de las muchas que nos indican que estamos metidos de lleno en ellas. Otras podrían ser las monedas virtuales, el trading de alta frecuencia, la robótica, las inversiones en inteligencia artificial, los asistentes virtuales…

Sea como sea, Occidente parece fiar todo su progreso a un puñado de compañías punteras, al increíble potencial que el capitalismo ha demostrado hasta ahora, esperando quizás que sea suficiente para seguir en cabeza en las Tecnologías de la Singularidad. O tal vez ignorante de lo que pueda pasar.

Me da en la nariz que otros bloques están dando pasos mucho más decididos en ese sentido, no sólo apoyándose en sus empresas, sino también con un apoyo masivo de sus gobiernos e instituciones públicas.

Es de esperar que países como China o Rusia, o tal vez incluso países como Arabia Saudi, estén ya embarcados en esta carrera, y que en pocos años, tal vez tan pocos como una década, surja algo terrible de ello. Terrible para nosotros, por supuesto.

Una Inteligencia Artifical “a su servicio” les haría dominar completamente los mercados mundiales en cuestión de días. Veríamos cómo el actual trading de alta frecuencia es una simple llovizna delante frente al tsunami que se desataría. Una superinteligencia así no sólo aprovecharía sin descanso todos los mercados mundiales a la vez (divisas, commodities, acciones, bonos, monedasd virtuales, etc.) sino que podría intervenir en los mercados desestabilizando continentes enteros (¿os imagináis lo que una inteligencia financiera superior podría hacer con las reservas de divisas de China?).

Una raza de superhombres inteligentes mejorados genéticamente podría crear empresas rusas imbatibles, una generación de robots cuasi humanos podrían llenar los mercados del mundo del mismo modo que una vez lo hiciesen los PC´s, los móviles y las tablets. ¿Y si esta generación de robots es usada por Japón, por ejemplo, para espiar el mundo y conocer cada deseo, cada necesidad y cada pensamiento o acto de miles de millones de consumidores para que sus empresas puedan reaccionar al instante a dichas necesidades y así volver a ser la potencia electrónica dominante?

¿Y si una célula del IS implantada en Arabia Saudi se hiciese con con nanorrobots neurales capaces de implantarse en el cerebro humano, para potenciar neuronas, o para destruirlas? ¿Y si pudiesen programarlas para entrar en el cerebro de todo ser humano, conocer sus pensamientos y ejecutarlos, haciendo entrar todo su cerebro en necrosis, si no los consideran verdaderos fieles, o cambiar su forma de pensar para que comiencen a creer en su rama del Islam?

Ése es el mundo que viene, y quizás el mundo por el que algunos ya estén trabajando.

Por mi parte, confío que nuestros dirigentes no estén tan ciegos como para pensar que nuestras empresas son las únicas capaces de hacer progresos en estas áreas, y que hagan un decidido esfuerzo por llevar la Singularidad Tecnológica Positiva adelante.

¿Por qué? Porque la Singularidad es el último paso de la Humanidad antes de pasar a un nuevo mundo, la exploración del Cosmos, y se puede hacer bien (siguiendo las leyes de la democracia, la igualdad y tomando las mejores ideas del capitalismo) o mal, y dejar que países o empresas autoritarios, o directamente terroristas, impongan su ley la próxima década.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s