Invertir, Sra. Merkel

Merkel y los alemanes se equivocan, y nos van a llevar a todos los europeos a la ruina.

Sabéis que no peco precisamente de complaciente con los excesos de la crisis, así que puedo decir lo que voy a decir con la fuerza moral de quien lleva denunciando muchos años que debemos cambiar el modelo económico.

Pero en España (y en otros países del sur de Europa) ya hemos hecho muchos sacrificios. Ha muerto mucha gente por los recortes, vamos a decirlo claro.

Se pasaron los tiempos de vivir en Jauja, el estado del bienestar es sólo un recuerdo (aunque no podemos olvidar que vivimos mejor que la inmensa mayoría del mundo), y poco a poco vamos recuperando la consciencia de que el mundo es un lugar duro y que el trabajo no es un castigo, sino una forma de sobrevivir. Es, en un símil natural,  nuestra caza, nuestra búsqueda de agua y de refugio.

Pero de lo que se olvidan Merkel y los alemanes es de que el mundo ha cambiado. Ya no basta con ahorrar, ni con poner en forma el sector público para hacerlo más eficiente, ni con quitar beneficios sociales a los trabajadores, bajar sueldos, etc.

En este mundo competitivo lo único que garantiza el futuro es la habilidad de estar preparados para los cambios, y eso pasa, a día de hoy, por transformar Europa. Acometer enormes proyectos de infraestructuras tecnológicas y energéticas, fomentar la investigación y la innovación, cambiar la mentalidad de todo el continente.

Invertir, sra. Merkel. con todo el respeto del mundo, le citaré la famosa frase…”Es la inversión, idiota”.

En Europa debemos construir no sólo una estructura política y económica común, sino también una infraestructura tecnológica y ciudadana que nos impulse en el sigo XXI.

Dormirnos en los laureles del ahorro, es vivir de rentas pasadas. Que no se nos olvide. Ya lo trató de hacer antes la Inglaterra colonial, y antes que ella la España de los Austrias, y antes el Imperio romano.

Todos sabemos cómo terminaron.

Si queremos impedir ese destino para Europa hay que adaptarse a los nuevos bárbaros que acosan nuestras puertas. Y esos bárbaros no son el terrorismo, ni los trabajadores asiáticos de salarios bajos, ni las enfermedades tropicales.

Los nuevos bárbaros están representados por las nuevas tecnologías. Uber, Airbnb, Google, Apple, Tesla, Facebook…se están comiendo el mundo, nuestro mundo. Y la alternativa no es crear leyes que protejan nuestros ahorros y nuestras empresas de ellos, sino crear las infraestructuras y formar los trabajadores que nos permitirán ser nosotros quienes compitamos con ellos.

Europa debe crear una infraestructura educativa moderna, al tiempo que cambia la mentalidad de sus futuros trabajadores para comprender que el futuro pasa por la tecnificación laboral.

Sí, el futuro pasa por la ciencia, las artes, las ingenierías y por fomentar la creación y la creatividad en todas ellas.

No porque economistas, periodistas, camareros, albañiles o policías, no sean necesarios.

Sino porque ninguno de ellos tendrá trabajo ni la posibilidad de salir adelante si no garantizamos la salud económica de nuestra industria, de nuestros investigadores y del tejido productivo que tiene que competir con los bárbaros que acosan las puertas de Europa.

Debemos crear las condiciones necesarias para labrarnos un futuro.

Déjeme que le dé unas ideas sobre cómo hacerlo.

  • Fomentar la creación de grandes centros de datos en Europa.
  • Edificar las infraestructuras del futuro energético del continente pensando en la interconexión, las energías renovables y la seguridad mutua con nuestros vecinos.
  • Implantar en Europa las nuevas tecnologías nacientes, no sólo las de la información, creando competidores para Google y Facebook, o las biotecnológicas, sino las cognotecnologías, la nanotecnología y la robótica.
  • Lograr que la inversión de gigantes como Amazon, Apple, Tesla, etc. deje un legado tecnológico y de conocimiento en Europa. Trabajadores formados, infraestructuras, etc.
  • Restaurar el medio ambiente de Europa. Tenemos mucho trabajo por hacer par recuperar nuestros ecosistema de una forma mínimamente aceptable. Esto convertirá muchos países europeos en potencias turísticas de primer orden, y en garantes de la seguridad medio ambiental mundial.
  • Explorar el Espacio. Tanto dinero invertido en defensa, y tan poco en explorar la última frontera. Debemos conseguir que ambos objetivos converjan para tomar impulso en la carrera espacial. No puede ser que India y China nos estén adelantando por la Izquierda.
  • Lo mismo que para los dos puntos anteriores se puede hacer para la exploración y la conservación submarinas.

Son sólo unas pocas ideas, Sra. Merkel. Seguro que usted tiene asesores que le podrían detallar cientos de iniciativas como éstas, y que pondrían a Europa a la cabeza de la innovación y la economía mundiales.

No se puede vivir de los ahorros, Sra. Merkel, y nuestro mayor capital, el conocimiento y la información, los estamos perdiendo a raudales por sentarnos a que pase la crisis.

Hay que invertir.

 

 

Anuncios

Un comentario sobre “Invertir, Sra. Merkel

  1. “Adaptarse o morir”.
    He oído a muchos científicos decir lo que expones en este post…, al margen de la opinión económica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s