Los próximos pasos hacia la Singularidad

Permitidme antes de entrar en materia que os desgrane un concepto de mi libro “White Singularity, la Singularidad Dorada.

Entiendo por Singularidad Dorada el camino que nos llevará a una sociedad muy diferente de la actual, pero en la que el ser Humano no desarrolla inteligencias superiores, ni artificiales ni biológicas.

En ese hipotético futuro, en contraposición de la Singularidad Blanca y la singularidad que yo llamo Negra (la que lleva a la extinción de la Humanidad), la Singularidad Dorada nos permitirá desarrollar una época dorada sin precedentes y sin la intervención de la Inteligencia Artificial.

En ese futuro, el Ser Humano vive en paz en la tierra, los conflictos dejan de costar vidas y cantidades ingentes de riqueza, y los hombres logran, gracias a máquinas robóticas no inteligentes, desarrollar los medios de producción para terminar con la pobreza. se establece una renta básica universal y la gente trabaja en aquello que le gusta y cuando le apetece. Las nuevas tecnologías harán posible que uno pueda crear su negocio en cuestión de segundos, y dejarlo, retomarlo o lanzarlo cuando lo desee.

Los inmensos avances en ciencias del entretenimiento permitirán una población semiociosa de decenas de miles de millones de personas. Miles de películas se estrenarán cada semana, cada una con el lanzamiento de juegos informáticos y de realidad virtual, series y programas de televisión, documentales, libros y juegos de tablero. Todo lo que hoy tenemos multiplicado por cien.

En la Singularidad Dorada fuentes de energía como la Fusión, la energía solar en el espacio o la eólica, permiten recoger energía suficiente como para alimentar una civilización unificada cien veces mayor que la nuestra. De la misma forma, los cultivos subacuáticos, las piscifactorías móviles, las granjas en el espacio, y un sin fin de avances en la producción alimentaria permiten mantener una población en expansión.

Colonizaremos los océanos, la Luna, Marte y las lunas de Saturno y Júpiter, exploraremos los asteroides para extraer ingentes cantidades de metales y minerales preciosos y valiosos, y es posible que incluso construyamos un orbital, un toride, una gigantesca estructura que rodeará la Tierra y estará interconectada a ella mediante ascensores espaciales y desde la que se construirán las naves que lanzaremos para explorar el Universo.

Un bonito futuro ¿no?

Quizás no tan espectacular como la Singularidad Blanca, pero sí más reconocible y aceptable.

Y ¿cuáles serán los próximos pasos que deberemos dar para conseguir este futuro?

Pues evidentemente, el primero, conseguir detener el deterioro ambiental de la Tierra al tiempo que alimentamos a toda la población humana. Para ello, a su vez, deberemos conseguir sostenibilidad energética, desarrollar el proyecto ITER, conseguir energía solar del espacio, extender la energía solar y eólica en la Tierra, implantar de forma masiva el coche eléctrico.

También deberemos concienciarnos de lo importante (no sólo en lo económico, sino en los espiritual) que es mantener un medio ambiente sano, preservando toda la increíble riqueza y diversidad que la Naturaleza ha evolucionado todos estos millones de años. Fomentar el reciclaje, y la protección de especies y espacios amenazados.

Tendremos también que comenzar a conocer los grandes secretos del Universo, como la materia y energía oscuras, o la posibilidad de la existencia de otros universos.

La exploración espacial deberá ser fundamental. Tanto, que creo que el movimiento obvio de nuestra sociedad es transformar instituciones como los ejércitos de las naciones en fuerzas de exploración espacial.

Necesitamos nuevas naves espaciales, impresoras 3D en el espacio, colonias en la Luna y viajes a Marte, sólo para empezar a lograr encarar el camino de convertirnos en una civilización multiplanetaria y, eventualmente, interestelar.

También necesitamos nuevas técnicas de construcción, nuevos materiales y desarrollar ramas de la arquitectura y la ingeniería completamente nuevas para colonizar nuevos habitats, como las profundidades de los océanos o crear colonias subterráneas.

Por supuesto, la medicina deberá garantizarnos una salud de hierro, e incluso una prolongación de buenas condiciones de nuestra vida. Y eso lo hará a través de la extensión de la longevidad, ingeniería genética, órganos artificiales, alimentos saludables, impresoras 3D, etc.

Por último, necesitaremos alcanzar lo que yo llamo la Singularidad Económica, el incremento increíble de la riqueza que nos liberará de las cadenas de la pobreza y de la escasez. Creo que lo lograremos con la robótica, la inteligencia artificial (sin alcanzar las capacidades humanas, obviamente) el prosumismo y las fuentes de energía ya mencionadas.

Las corporaciones ganarán dinero casi sin empleados, pero la renta básica permitirá acceder a todos los bienes de primera necesidad, y la gente podrá montar sus microempresas para conseguir recursos extras si lo desea, por lo que habrá un continuo flujo de dinero (ya sea en dólares y Euros o en las monedas que los sustituyan).

En resumen, realmente necesitaremos mejorar todas las ramas de la ciencia, la cultura y la técnica humanas, desarrollar toso los campos del conocimiento y preservar nuestro pasado.

Esa es la Singularidad Dorada, y estos son los pasos que tenemos que dar para conseguir alcanzarla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s