Impactar a mil millones de personas

Ese es uno de lo objetivos de la Singularity University (SU), lograr beneficiar a miles de millones de personas con los conocimientos que transmite y los programas que imparte en sus clases y seminarios.

Una labor noble que me gustaría replicar aquí, pero cuya dificultad es inmensa incluso para quienes poseen detrás los inmensos recursos y conocimientos de Google, la NASA, Ray Kurzweil y Peter Diamandis.

Sin embargo, es algo que uno no puede dejar de pensar. Qué podría hacer para mejorar las vidas de cientos o miles de millones de personas.

Por mi parte, la respuesta más sencilla es seguir escribiendo, alertando de los beneficios y peligros de la Singularidad, continuar desarrollando juegos y redactando cuentos y relatos gratuitos en la red…eso en cierta forma mejora la vida de los cientos de millones de personas que hablan castellano (español). Pero no es suficiente, así que siempre ando dándole vueltas a la idea de cómo beneficiar a más personas.

No es fácil.

Google, Kurzweil y su Universidad apenas han arañado un poco el status quo.

Bill Gates y Warren Bufet, Peter Diamandis, Marck Zukerberg y el resto de filantrocapitalistas, los cuales donan miles de millones de dólares anuales a causas benéficas o científicas van muy lentos, a pesar de los progresos que logren.

Elon Musk, quien trabaja 100 horas a la semana para mejorar el mundo, quien ha dado inmensos pasos para llevarnos al espacio, para proporcionarnos transporte limpio y energía solar, también va más lento de lo que desearía.

Nuestros políticos, con toda su capacidad legislativa y de influencia hacen más mal que bien, y las empresas como Apple, Samsung, etc. llenan el mercado de productos nuevos y maravillosos, sí, pero a cambio de contaminar el medio ambiente, agotar recursos y, en algunos casos, incluso gracias  ala explotación laboral y a aprovecharse de medidas fiscales beneficiosas.

Tampoco les va mejor a los ecohéroes, ni a los que luchan cada día por un mundo más justo. Bono (el de U2) ha tenido un impacto muy relativo en el mundo, Jane Godall sigue luchando por defender a lso primates mientras perdemos más y más hábitats y especies, Leonardo DiCaprio tampoco está logrando salvar los océanos a pesar de su fama y fortuna, y Brad Pitt y Angelina Jolie han tenido un impacto mínimo en la infancia.

El Papa no ha logrado cambiar nada en la Iglesia Católica, excepto su retórica, y a un nivel inaccesible… y del resto de religiones, no hablamos.

Todas esas personalidades, todo ese dinero invertido, toda esa fama e influencia, todo ese conocimiento, no han logrado cambiar el mundo en una década. No han logrado ganar a los malos (quizás incluso porque algunos de los malos estén entre sus filas).

Con esto no quiero decir que tengamos que rendirnos, sino todo lo contrario. Debemos redoblar nuestros esfuerzos para mejorar el mundo y las vidas de la gente.

Si eres tan inteligente o capaz como para impactar positivamente a miles de millones de personas, es un pecado que no lo estés haciendo. Y si no, si eres como yo de los del montón, entonces también lo es. Porque tal vez el problema no sea que no haya los suficientes millonarios dispuestos a dar caridad, sino que no haya las suficientes personas en el mundo como para tener un impacto grande en mejorarlo.

Cada día veo a docenas de personas tirar latas a la basura en lugar de al contenedor de reciclaje, lo mismo con el papel. ¿Cuántos bosques se salvarían si la gente cambiase de mentalidad?

Cada semana oigo sobre políticos, sindicalistas, trabajadores y empresarios corruptos…¿cuánta riqueza tendría la sociedad si simplemente hiciesen su trabajo sin perjudicar a nadie?

Tal vez, el mundo vaya mal porque los que se empeñan en mejorarlo no sean suficientes, y sean abrumados por los actos de aquellos a quienes no les importa saquearlo. Pregúntate a ti mismo, si estás en uno u otro bando. Pregúntate si tratas de mejorar el mundo o de dañarlo. Y si no tienes respuesta, si tu contestación es la inacción, entonces estás del lado de los malos.

Te dejo una frase.

Lo único que se necesita para que el mal triunfe es la inactividad de los hombres buenos (Edmund Burke)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s