La próxima crisis

La próxima crisis llegará. Es una ley económica basada en la naturaleza humana como otras muchas.

Tendemos a ciclos especulativos y burbujas. Y sólo mediante trucos y apaños podemos alargar dichos ciclos o acortarlos.

Quizás algún día, cuando tengamos el conocimiento suficiente, podamos lograr evitar que estos ciclos se produzcan, igual que conseguimos aprovechar las leyes de la física para superar la fuerza de la gravedad y volar. Pero dudo de que ahora mismo tengamos los conocimientos necesarios.

Lo peor de todo es que la próxima crisis no sólo puede ser mucho peor, sino que además se combinará con otras dos crisis agravando sus efectos.

La próxima crisis económica puede tardar diez años en llegar, pero también puede venir del lado de los países emergentes y llegar este mismo año.

Las noticias de China, Brasil y Rusia son preocupantes, desde luego.

Por otro lado, nuestra debilidad extrema en capacidad de resistencia económica nos pone en el punto de mira para volver a hundirnos rápidamente y truncar nuestra propia recuperación. Se rompería así una de las patas que deben sostener el consumo en ese momento, y el mundo entraría en recesión.

Pero esto, como decía, no es lo peor.

Lo peor es que estamos en un momento de inestabilidad geopolítica extrema.

Los países pugnan por los recursos escasos, ya sean agua, tierras raras, cobre, tecnologías, tierras, alimentos, energía, seguridad o conocimiento.

Crimea es sólo la punta del iceberg. Veremos las mismas disputas en la Luna, el Artico, el Pacífico y los mares mundiales.

Sólo debemos esperar que ese conflicto no escale a nivel mundial, y llegue a un nivel militar. Viviríamos una III Guerra Mundial. La Guerra volvería a devastar los países desarrollados.

El tercer problema y el más peligroso, aunque es el que menos preocupa a la gente, es la crisis ambiental.

La humanidad puede sobrevivir a una crisis económica grande, aunque muchos nos quedemos por el camino.

También podemos sobrevivir a una guerra mundial si no implica armas nucleares o de destrucción masiva.

Pero tengo dudas de si sobreviviremos a la crisis ambiental. A éste ritmo de tala de árboles, sobrepesca, cambio climático, contaminación y pérdida de biodiversidad, sufriremos una lenta agonía antes de extinguirnos.

Unid estas tres crisis en una, y agravadla con desastres naturales (huracanes, terremotos, tsunamis) y humanos (terrorismo, migraciones, extremismos de izquierda y derecha o la propia Singularidad descontrolada) y veréis el trabajo que tenemos por delante los próximos meses para evitar nuestra propia muerte.

Como os decía, hoy me he levantado pesimista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s