¿Qué país queremos ser?

Es hora de pensar el país que queremos ser.

Frente a la idea de nuestros gobernantes de que España sea un país del tercer mundo, con mano de obra semiesclava, y con un modelo económico basado en la construcción y el ladrillo, los ciudadanos tenemos mucho que decir.

Las profesiones del pasado, esas que tan noblemente desempeñaron nuestros padres, son trabajos de bajo valor añadido.

Ellos no lucharon tanto para que sus hijos viviesen igual que ellos, sino mejor. Aunque hoy parezca que luchamos porque nuestros hijos puedan vivir igual, siquiera, que nosotros.

Y no me refiero sólo a que debemos protestar por la apuesta por el modelo equivocado. Sino que individualmente debemos ser conscientes de qué futuro queremos, y luchar con uñas y dientes por conseguirlo.

Ya te habrás dado cuenta de que nada tan fácil como pensabas. Da igual la edad que tengas, te engañaron y te engañaste.

Ahora toca reconocer los errores y corregirlos.

Y eso pasa por esforzarte.

Aunque estés cansado, aunque tengas un trabajo, no puedes parar de evolucionar.

Estudia, perfecciona tus habilidades, reenfoca tu vida, concierte tu pasión en tu segundo trabajo.

Invierte en tu futuro, ahorra para poder invertir en tus sueños, compra ese programa de diseño que siempre quisiste tener y empieza a trabajar con él. Cada día, un poco o mucho, según puedas. Necesitas al menos diez mil horas para empezar a ser experto en cualquier área.

Porque si lo mejor que puedes ofrecerle al mundo como persona, si lo mejor que podemos ofrecer al mundo como país, es poner ladrillos, contabilizar facturas y servir copas y paellas, entonces el mundo nos relegará al papel que nos merecemos entre los países en declive.

Si, por el contrario, podemos ofrecerle al mundo creativos, analistas, artistas, diseñadores, ingenieros y científicos de alta cualificación y enormemente motivados, entonces el mundo comprará lo que vendemos, y se admirará por tus logros.

Eso no lo va hacer nadie por ti. Y el Gobierno menos, pues es el menos interesado en tener ciudadanos formados, cultos y con alto poder adquisitivo.

Así que ¡vamos! arremángate, piensa cuál es tu sueño y lucha por conseguirlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s