España debería convertirse en una mezcla de Suiza y Corea

Somos pobres, no nos engañemos.

España es un país pobre entre los países ricos, o un país rico entre los pobres.

Sea como sea, la Crisis nos ha devuelto a la cruda realidad de nuestra miserable existencia. Los tiempos de que un chico con 18 años sin estudios ganase 3.000 euros por poner ladrillos quizás hayan pasado para siempre.

Así que toca reinventarse el país en el que vivimos.

Y para ello hay que fijarse en los demás países, y tomar de cada cultura lo mejor.

Bien, creo que una combinación adecuada para España sería tomar elementos de la seriedad Suiza y combinarlos con la cultura del esfuerzo en el trabajo y los estudios de Corea.

No se trata de copiarles, sino de adaptar algunas características de ellos al nuevo modelo que queremos construir.

Así, ideas como la innovación y el esfuerzo nos convertirían en una nación startup. La idea es bonita ¿verdad?

Transformar España en un conjunto de regiones innovadoras, cada una puntera en su campo, y que todo el mundo participase de ese espíritu de innovación y creación.

Una nación completa dedicada a la innovación y a la creación de riqueza para el mundo, de una forma que nunca se ha visto antes. Algo que nos hiciese salir de la crisis mucho más fuertes que antes.

Tendríamos que empezar ya, tendríamos que conseguir que este proceso comenzase, a nivel de todas las administraciones, ahora mismo. De hecho ya vamos tarde.

¿Qué pasos habría que dar?

Primero cambiar la mentalidad de todo el mundo. Potenciar los valores del trabajo duro y de la innovación, la creatividad y el esfuerzo.
Segundo, convertir las administraciones públicas en una herramienta de impulso económico. Apoyo al emprendedor y a la innovación, mejorar la educación, excelencia en el servicio. Tercero, acabar con los monopolios de siempre en tantos y tantos sectores.
Cuarto, crear las condiciones legislativas necesarias para que la creación de empresas sea sumamente sencilla tanto legal como económicamente.

Vale, lo sé, esto no va a pasar. Nadie va a renunciar a sus privilegios, a su cómoda vida, a sus ingresos garantizados, por lanzarse a un proceso de mejora que va a ser duro y que no garantiza el resultado, por mucho que realmente la recompensa fuese mucho mayor de lo que podemos imaginar.

Y como no vamos a hacerlo, como no vamos a cambiar cuando otros países lo hagan, lloraremos y nos quejaremos porque nos quedamos atrás en el progreso económico y social del mundo.

Entonces ya será tarde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s