Se nos van a comer

Lo siento, éste no es un post positivo.

Mucha gente me dice que soy demasiado optimista, así que he decidido dar una visión del futuro de España distinta a la que suelo dar.

Una visión posible y contra la que lucho cada día.

Muchas veces os he hablado de que creo que la automatización liberará tiempo para que la clase creativa nos introduzca en una época de riqueza, pero ¿y si los españoles no somos creativos?

¿Y si no tenemos lo que hay que tener para adaptarnos a la era del conocimiento y de verdad somos un país de baja capacidad, de aspirantes a empleos baratos y poco productivos?

¿Y si de verdad Eurovegas era lo mejor a lo que podíamos aspirar?

Dejadme entonces que os diga con qué competimos.

Competimos con máquinas que van a reducir drásticamente los puestos de trabajo en un sin fin de campos.

Competimos con China en la fabricación, con India en el sector servicios y con Corea y Japón en innovación y productividad.

Marruecos cada vez más va a ser una alternativa de acceso a Europa con mano de obra barata.

Egipto y Tunez van a recuperarse y volverán a ser un polo turístico, al que se sumará Libia si saben hacer bien las cosas.

Competimos con Alemania, Francia e Inglaterra por captar los pocos beneficios que genera el país, y por llevarnos a esa población superpreparada que nos ha costado cientos de millones educar y formar, y ahora están creando riqueza en el norte de Europa.

Mientras, Europa nos apretará las tuercas para que hagamos los que deberíamos hacer bajo nuestras condiciones, y no bajo las de ellos o las de la casta política apoltronada. Reducir gasto público improductivo de verdad, coches, privilegios, consultores…como eso no va a pasar, seguiremos teniendo problemas para acceder a la educación, al empleo y a la Sanidad.

Eso sí, nos subirán los impuestos para maquillar un déficit que nunca han tenido la intención de atajar, porque supondría recortarse ellos sus privilegios.

Eso sí, tendremos misas y toros. Y fútbol de calidad, del del pelotazo (mirad el doble sentido) sin valores.

Y no os confundáis, ni las máquinas pueden dejar de evolucionar ni nuestros competidores se van a conformar con puestos de trabajo de baja cualificación.

China y la India, por ejemplo, se van a saltar décadas de evolución y están pasando rápidamente de empleos de baja cualificación a trabajos de muy alto valor añadido.

Es decir, no sólo van a seguir llevándose empleos de baja necesidad de conocimiento, sino que se van a llevar el de ingenieros, controllers, diseñadores…

Pero mientras, nosotros seguiremos apostando por el “que inventen ellos”, por ser egoístas hasta la médula, sucios, corruptos y poco productivos.

Cada cual que se mire al espejo y elija cual de estos adjetivos le encaja, aquí hay libertad (para ciertas cosas).

La energía seguirá subiendo aunque podamos ser una potencia en energías renovables. El precio de los alimentos también, a pesar de que podríamos alimentar a toda Europa a precios bajos.

Y seguiremos montando bares y peluquerías hasta que haya uno de cada por cada hombre, mujer, niño y mascota (no vamos a discriminarles y dejarles sin fútbol).

Ya les subvencionaremos para que con ingenio, ese ingenio español, podamos ir rotando y cortándonos el pelo o tomando el aperitivo en el de al lado mientras ellos vienen al nuestro.

Eso sí, por el camino cuidado con la mierda y las ratas de la calle.

Así que decidme, ¿qué país somos? ¿El optimista que trato de levantar casa día o éste?

Miraos al espejo, no busquéis culpables, no habléis de los demás, y contestadme.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s