¿Por qué lo llamo Singularidad Económica?

Como sabréis, mi objetivo personal es lograr la singularidad tecnológica segura para el ser humano, y asegurarme de que en España no nos quedamos atrás.

Es un objetivo a largo plazo que va más allá de política y grupos de interés, y que abarca casi cualquier campo de las ciencias y las artes humanas.

Sin embargo, antes de lograr este paso evolutivo definitivo, creo que el ser humano alcanzará lo que yo llamo Singularidad Económica.

¿Por qué llamo así a este paso previo caracterizado por un incremento sin límites de la riqueza disponible?

Establezco un paralelismo entre el concepto de singularidad tradicional y el económico.

Al igual que no sabemos comprender las leyes de la física dentro de una singularidad física (agujeros negros) o que no podemos saber cómo evolucionará la inteligencia más allá del horizonte de sucesos de la singularidad tecnológica (allá por el 2045), tampoco podremos imaginar cómo será el modelo económico cuando la riqueza sea tan abundante como hoy lo pueda ser el aire, por ejemplo.

Creo que a medida que el crecimiento exponencial de la riqueza se vaya haciendo visible para todos, los modelos económicos actuales se derrumbarán.

La jubilación a los 70 será algo risible, pues el trabajo en sí desaparecerá, excepto como herramienta de autorrealización.

Habrá quien quiera no trabajar en su vida y quien elija trabajar los períodos que le venga bien hasta los cien o los dos cientos años.

Uno de los síntomas de que vamos camino de la singularidad tecnológica es la deflación causada por el exceso de oferta productiva. Otro, el incremento del prosumismo y la creación de riqueza fuera del sistema.

Quedan todavía años para que la sociedad sea consciente de la aceleración del cambio económico, pero pensadlo bien.

¿Qué pasará cuando nuestras vidas se alarguen hasta los ciento veinte o ciento cincuenta años en condiciones físicas óptimas? ¿Cuando te puedas imprimir en casa cualquier objeto? ¿Cuando seas tu propio productor de energía? O cuando los robots hagan nuestro trabajo diez veces más rápido, o cien, o mil.

Cuando todos tengamos un médico en casa, nuestro coche se conduzca solo y nos libere de horas improductivas al volante. O cuando no haya accidentes de tráfico, ni incendios forestales, ni robos.

¿Qué pasará cuando el ocio disponible se multiplique por diez, o por cien, o por mil?

Piensa que harías si tuvieses casa, comida, luz, agua, salud, educación e internet gratis. Cuando un coche inteligente cueste 1.000 euros o mil dólares. Y el seguro 10 euros al año.

Cuando un piso de 200 metros cuadrados valga lo que hoy vale tu coche, y todos los objetos de tu hogar sean inteligentes.

Cuando se logren restaurar gran parte de los ecosistemas originales de la tierra, y viajar respetando el medio, la cultura y la historia de los pueblos sea gratis.

O cuando para lanzar un proyecto sólo necesites un número adecuado de “me gustas” en la red social de turno.

¿Qué pasará cuando la libertad social sea una máxima, y se permitan matrimonios de tres o más personas, o cuando alguien pueda quedarse soltero sin ninguna carencia afectiva?

Reflexiona sobre cómo cambiaría tu vida si todo esto, o una gran parte, ocurriese. Cómo cambiaría la Sociedad.

Eso es la singularidad económica. Y es por eso por lo que lucho cada día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s