Crisis ecológica, la próxima gran crisis.

Quizás seas de los pocos que, como yo, cree que estamos saliendo de la crisis económica.

Si no es así, si crees que esto va para largo, seguramente no le darás importancia a este artículo. Quizás ni te merezca la pena leerlo.

Porque el cerebro del ser humano está hecho para resolver problemas actuales, y aquí vamos a hablar de los problemas futuros.

Concretamente de la próxima gran crisis que llegará, si no me equivoco, a finales de esta década o a principios de la que viene.

Y esto será así independientemente de cómo evolucione la crisis económica, por lo que podríamos encadenar una con otra y entonces ya la fiesta sería mayúscula.

No tengo muchas esperanzas de que podamos evitarla. He aprendido que el ser humano ignora las advertencias hasta que el problema le muerde el culo, sobre todo si esas advertencias le suponen incomodidad, esfuerzo o directamente plantean que debe renunciar a algo o cambiar su estilo de vida, aunque este cambio sea para mejor.

Y es que lo que digo aquí es que aunque esta crisis haya parecido dura, la que se acerca va a ser mucho peor.

Antes de que te rías piensa que cuando algunos decíamos que había una crisis económica en ciernes todos se reían.

Las risas y la incredulidad no pararon lo que venía. Al contrario, lo empeoraron.

Y ahora sucede lo mismo.

Nos enfrentamos a una crisis ambiental que pondrá en peligro tu estilo de vida y a tu familia mucho más que la crisis económica.

No puedes prepararte para ello, y evitar que te afecte. Al contrario que la crisis económica, la ambiental va a trastocar a todo el mundo por igual.

Dará igual que te hayas preparado o no, te va a joder la vida multiplicado por diez.

No te puedes preparar, pero sí puedes luchar.

Con un esfuerzo global, una región, o un país, puede ayudar a que la crisis no se produzca, pues cuando lo haga será imparable y traspasará fronteras.

Las razones de esta crisis hay que buscarla es dos o tres efectos interconectados.

El cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la exquilmación de los recursos naturales.

Amén de otros problemas “menores” estos tres jinetes del Apocalipsis ambiental cabalgan hacia nosotros de manera enloquecida, expoleados por nuestra inactividad.

Como he dicho, un esfuerzo global podría evitarlos, pero los esfuerzos globales se componen de esfuerzos personales y colectivos, y tengo mis dudas de que seamos capaces de convencer a tanta gente como para que el cambio de hábitos y el trabajo en común lo hagan.

Si no fuimos capaces de convencer a nadie de que había una burbuja inmobiliaria, y de que venía una crisis descomunal, n de luchar contra los intereses creados ¿cómo vamos a hacerlo ahora?

Sea como sea la salida pasa por varios puntos.

– El reciclaje.

– La obtención de energías limpias en masa.

– El consumo responsable.

– La eficiencia energética y la implantación de coche eléctrico.

– El tratamiento de emisiones y basuras (enlazando con el reciclaje).

– La mejora no química de las tierras de cultivo.

– El desarrollo de sistemas para criar peces marinos en semicautividad.

– La protección de la biodiversidad.

– La creación de ciudades y edificios inteligentes más humanos.

Claro que se deben hacer muchas más cosas, pero si no logramos hacer que los puntos de esta lista alcancen un nivel de crecimiento exponencial, preparaos para la próxima crisis.

Quizás no salgamos de ella.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s