Robótica y nanorrobótica

Hablámamos el otro día del crecimiento exponencial de la productividad y la riqueza.

Una de las paras sobre las que se asentará esta revolución será la producción de bienes y servicios robotizados.

A medida que las habilidades y capacidades de los robots aumenten a nivel de hardware y de software, más y más tareas manuales van a ser reemplazadas por máquinas (otro día hablaremos de los programas de inteligencia artificial y de las labores intelectuales).

Eso no es malo, lo malo es que no se distribuya bien esa riqueza que generan.

También de eso hablaremos en otro post.

Ahora sólo quiero señalar la increíble potencia que promete esta revolución, una revolución que dejará en pañales la de la cadena de montaje y los robots fabriles.

Las fábricas verán como la robótica cae de precio, sustituyendo mano de obra incluso en los países emergentes. Las naciones del llamado primer mundo recuperarán de su mano la industria, y cualquiera podrá tener una minifábrica en casa.

En el campo de los servicios, robots cada vez más pskeudomórficos (humanoides, con forma de mascotas, coches) nos proporcionarán servicios que antes sólo estaban al alcance de la mano de otras personas.

Cuidado personal, sanidad, cocina, ocio…incluso sexo.

Si profundizamos en ello, veremos que los robots comenzarán a experimentar su propia ley de Moore (¿la llamamos Ley de Agenjo?), doblando sus capacidades, reduciendo su tamaño y aumentando sus servicios cada cierto número de meses.

Eso nos meterá en una o dos décadas en el terreno de la nanorrobótica.

A medida que las impresoras 3D sean sustituidas por impresoras capaces de superponer capas de átomos para crear maquinaria o de usar cuentes autorreplicantes, el crecimiento exponencial de la robótica llegará a nuestras vidas.

Todo ello creará una revolución de riqueza inimaginable. Y España no debe desaprovecharla.

Tenemos que estar a la cabeza de ella, y eso sólo se conseguirá introduciéndola en la educación y en la vida productiva y social.

Nos queda mucho camino, pero si queremos recorrerlo necesitamos una reforma integral de todos los elementos educativos, productivos y de reparto de la riqueza.

Os dejo un pensamiento.

El Estado del Bienestar se fundamentará a partir de ahora en dos patas. La robótica y la generación local de energía.

De esto último…bueno, hablaremos otro día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s