No nos rendimos, seguimos luchando por dar a conocer la singularidad

Somos pocos, lo reconozco, y tampoco puedo decir que seamos los mejor avenidos, pero nuestro objetivo común nos une, y nuestra certeza en el futuro que vendrá nos hace incapacesde rendirnos.

Hablo de los singularistas (el término lo tradujo la editorial Lola Books en su edición en castellano de La Singularidad está cerca, aunque personalmente pienso que no es el término más adecuado), aquellos que creen en la singularidad.

No voy a entrar en su la Singularidsd tiene mucho de fe y religión, el futuro dirá si estábamos equivocados o teníamos razón, lo que sí voy a hacer es explicar porqué creemos en este evento que producirá el mayor cambio jamás experimeentado en la Tierra desde la aparición de la vida o la inteligencia, y que además lo hará mucho más rápido.

Y es que la gente no entiende nuestra creencia, a pesar de que está fundamentada en observaciones objetivas y en hechos fundados.

La idea de que en unas décadas el ser humano verá la aparición de nuevas inteligencias que compartirán el mundo con nosotros, gracias a las tecnologías como la inteligencia artificial, la nanotecnología, la biotecnología o las redes de información no es algo que la gente se plantee, o que vea cerca.

Sin embargo, está mucho más cerca de lo que se cree.

La complejidad de la información y la capacidad de manejo de esta se ha venido multiplicando con el tiempo, y todos coincidiremos en que las capacidades de almacenamiento, conexión y manejo de información, datos y conocimientos crecen cada vez que parpadeamos.

Los supercomputadores de ayer son superados hoy en capacidad por los móviles que llevamos en nuestro bolsillo. Los diez amigos con los que manteníamos contacto hace años son ahora cientos, y pronto serán miles a medida que las redes sociales crezcan, y los asistentes virtuales nos ayuden a manejar tal volumen de interrelaciones.

El mundo está cambiando,unos dicen que haciéndose a la vez más complejo y más superficial.

Si vieseis lo que yo he visto, o siguieseis las publicaciones sobre el tema, comprenderíais que la posibilidad de que se genere una inteligencia superior a la humana es muy cierta, con las ventajas y peligros que ello conlleva.

De ahí que muchos llamemos la atención sobre la ceguera, incluso a veces voluntaria, de toda la Humanidad ante el surgimiento de este fenómeno.

Pronto, quizás en diez años, un supercomputador podrá emular un cerebro humano en complejidad.

En otros diez años las iniciativas de los Estados Unidos y la Unión Europea (amén de otros gobiernos, empresas e instituciones) darán sus frutos y seremos capaces de construir un software capaz de funcionar como nuestro cerebro, y capaz de correr en ese supercomputador, que para entonces, será mucho más asequible.

Todo el mundo tendrá la potencia de cálculo necesaria para simularlo entonces, aunque hará falta otra década para que se tenga acceso al conocimiento necesario para combinar harware y software de forma masiva. Sin embargo ya habrá países que lo lleven haciendo años.

En ese interregno viviremos en un continuo peligro de que las cosas se descontrolen, y más si combinamos esa situación explosiva con tecnologías como la nanotecnología, la biotecnología o la robótica, y con cambios sociales como el prosumismo, la desaparición del poder de los gobiernos o la aparición de entidades semiconscientes y semiautónomas que moverán miles de millones de dólares cada segundo.

Si créeis que eso no es posible pensadlo bien.

Google factura decenas de miles de millones de dólares al año. Y Amazon, y Microsoft, y Apple, y Facebook, y Samsung, y Sony, y Tesla, y Yahoo, y le siguen a la zaga Ebay, Oracle, Twitter, Linkedin, y cientos de empresas más.

Los gobiernos invierten miles de millones en analizar el cerebro, y crear programas para observar toda la red, en crear unidades de cibercomandos, en biotecnología, en satélites espías.

Y eso sólo que sepamos…¿qué no sabremos que estarán haciendo gobiernos y empresas?

Parafraseando a Alvin Toffler, el gran gurú del prosumismo y la tercera ola, ¿de verdad creéis que todas esas inversiones, chips, supercomputadores, teléfonos móviles y conocimiento va a desaparecer?

¿De verdad creéis que aunque toda la comunidad internacional decidiese parar el progreso tecnológico no habría empresas o gobiernos dispuestos a aprovecharse para conseguir una ventaja definitiva?

Por eso sabemos que la Singularidad va a pasar, y es responsabilidad de todos nosotros que cuando ocurra suceda de la manera más benévola para la Humanidad, que nos permita continuar existiendo en nuestros propios términos, y que nos asegure que podremos arreglar todos los problemas que nos acechan.

Sobre la cuestión de si es posible o no, bueno, esa es la gran duda. ¿Estaremos los singularistas equivocados y la Humanidad llegará a una Singularidad Dorada en lugar de a una mucho más agresiva?

Para quien no haya leído mi libro, defino la Singularidad Dorada como un punto de estancamiento en el que la tecnología soluciona los problemas de la Humanidad pero no se hace consciente, pues emular tecnológicamente la mente humana es imposible.

Sinceramente, no creo que ocurra, pero no es un mal futuro. Seguro que científicos como Roger Penrose o tecnólogos como Bill Joy lo firmarían.

Aun así no os hagáis ilusiones, creo no equivocarme al decir que el progreso nos sorprenderá en unos años con la certeza de que inteligencias superiores a la humana son posibles, y entonces, todos seáis conscientes de esta oportunidad y este peligro, como hoy lo soy yo y mis compañeros singularistas.

Puede que no pase en el 2015 como algunos pronosticaron hace una década, ni en el 2045 como parecen consensuar las principales mentes dedicadas a discurrir sobre la Singularidad, pero ya sea en el 2050, en 2100 o dentro de dos cientos años es seguro que aparecerá una inteligencia que creará un progreso que la mente humana no logrará comprender, y entonces nuestros cerebros biológicos quedarán relegados a un segundo plano en cuando a la capacidad de transformar el mundo.

Eso es, ni más ni menos, la Singularidad.

Y va a pasar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s