DEE: Renta Básica Universal

El primer objetivo de la teoría del Desarrollo Económico Exponencial es demostrar que es posible establecer una renta básica universal.

Dicha renta garantizaría a cada ciudadano el acceso bajo cualquier circunstancia a los bienes básicos para vivir dignamente.

En principio, y a falta de una revisión profunda, estos bienes serían la vivienda, la alimentación, electricidad básica, agua, salud, educación e internet.

¿Cuánto podría costar una renta así?

Haciendo cálculos rápidos, nos saldría que España debería dedicar la mitad de su PIB a este gasto, más de quinientos mil millones de euros, una cifra actualmente inasumible…¿o no?

Quizás cambiemos de idea si tenemos en cuenta que esa renta sólo garantizaría la supervivencia de quien la recibiese, nada de coches, viajes, restaurantes, ni más ocio que internet o una televisión. Es cierto que puede parecer poco, pero ya es mucho más de lo que tienes decenas de miles de personas.

Y por añadidura, no olvidemos que igual que la sanidad y la educación universal no han hecho que la gente quiera prosperar y buscar mejores trabajos y más fuentes de ingresos, la renta básica universal no debería evitar que la gente quiera mejores casas, un coche, viajar, más canales de televisión, un ordenador, un smartphone, salir a tomar cañas, al cine o a cenar. Y más importante, ¿no es posible que la gente, cubierta sus necesidades básicas, trate de cumplir objetivos mayores como la realización personal, la integración en la comunidad y el aportar algo a la especie humana?

Sí, es cierto que los problemas a los que se enfrenta la idea de llevar la renta básica universal a la práctica son muchos.

Por ejemplo, el llamado problema del gorrón (free rider). ¿Qué nos garantiza que la gente no dejará de buscar trabajo para vivir de la renta básica?

¿De donde sacar la riqueza para sostener esta renta si el capitalismo apenas logra conseguir que todos sobrevivamos?

Quizás aquí esté el quid de la cuestión.

La mala gestión que el capitalismo hace del trabajo, la riqueza, la tecnología y el conocimiento…millones de parados no es desde luego la forma más eficiente de gestionar el capital humano y productivo, por ejemplo.

Desde la Teoría DEE queremos utilizar las nuevas teorías socio-económicas y las más novedosas técnicas de producción de la riqueza para demostrar que hay mejores formas de gestionar la producción de bienes y servicios, aumentando la riqueza que permea a todas las capas de la sociedad.

La Teoría de la DEE parte de un hecho simple. Con la adecuada aplicación de conocimiento, de tecnología, de organización y trabajo colaborativo, es posible multiplicar la riqueza sin que nadie resulte perjudicado.

Para ello, aquí oiréis hablar mucho de cosas como prosumismo, reciclaje, impresión 3D, copyleft, democracia participativa universal, robótica, energías limpias y un sin fin de ideas, procesos y tecnologías que revoluionarán el mundo lso próximos años. Teorías económicas como las de la Tercera Ola de Alvin Toffler, la Singularidad de Vernor Vinge y Ray Kurzweil, la Economía del Hidrógeno de Jeremy Rifkin, La Inteligencia Ecológica de Daniel Goleman o el Open Government desarrollado por Cersar Calderón.

También estudiaremos el impacto que tendrá la tecnología en nuestras vidas y nuestra riqueza. ¿Cómo impactarán las impresoras 3D en la distribución? ¿Qué pasará cuando las etiquetas RFID mejores y se incorporen a todos los procesos (logísticos o no) de una empresa? ¿Cómo cambiará nuestra vida cuando todo el mundo porte unas Google Glass y nuestra privacidad resulte reducida a la mínima expresión? ¿Se legalizarán los matrimonios de tres o más personas? ¿Podrán convertir las energías renovables y nuevas formas de generación a España, Portugal y el Magreb en la nueva Meca de la energía? ¿Cómos e multiplicará el saber ahora que la educación superior está al alcance de cualquier persona sin pasar por la universidad? ¿Y cuando cada uno de nosotros sea en si mismo una fábrica, un taller o una universidad por sus propios medios?

¿Qué sucederá en nuestra sociedad cuando todas estas tecnologías y tendencias multipliquen nuestra riqueza por dos, o por tres o por diez en una década?

Ahora la teoría de la renta básica universal no parece tan descabellada ni tal inalcanzable, ¿verdad?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s