¿Es posible la Singularidad Tecnológica? I: comprensión del pensamiento humano

Comenzamos esta serie en la que pretendo abrir el debate sobre si la Singularidad Tecnológica es posible con la que es una de las dos ramas del saber humano que más van a aportar en este sentido, a saber, la comprensión completa del funcionamiento del cerebro (la otra es la IA, y quizás, como tercera pata, la nanotecnología).

Comprender el funcionamiento del cerebro humano es, si no necesario, sí muy importante a la hora de crear las condiciones necesarias para crear inteligencias superiores a la Humana, que a fin de cuentas es de lo que se trata.

Es ésta una de las tareas más complejas que afrontará el ser humano en esta década, y posee muchas probabilidades de terminar en fracaso. Pero no será porque no vayamos a intentarlo.

A los proyectos ya abiertos, como Blue Brain Projec, se van a sumar dos iniciativas impulsadas por dos potencias económicas, la UE y Estados Unidos.

Ambas, conocedores sus impulsores de la importancia capital de esta área del saber, pretenden comprender el funcionamiento del cerebro humano, al tiempo que crean modelos reales del mismo.

Es de esperar que, a medida que se sumen otros agentes económicos, china, Japón, Rusia, el bloque islámico, empresas privadas, organizaciones no gubernamentales, etc. el avance se produzca mucho más rápido y por diferentes caminos, lo que impulsará el conocimiento del completo del funcionamiento cerebral y del sistema nervioso en general, y de las neuronas y las distintas áreas cerebrales en particular.

Se desentrañarán los secretos de la memoria, el pensamiento del yo, los sentimientos, el alma, las sensaciones. Todo lo que somos y lo que podemos llegar a ser modelizado y perfectamente entendible y replicable.

Una vez dado este paso, es de suponer que se abrirá un camino peligroso para la replicación artificial (biológica o no) de la inteligencia y los sentimientos humanos, así como de la alteración de la personalidad y recuerdos de las personas.

Obviamente, enfermedades como el alzheimer tendrán los días contados si logramos aplicar esos conocimientos a tratamientos prácticos con los que revertir los daños causados por ellos, pero esto abrirá la posibilidad de mejorar la inteligencia propia o ajena con nuevas drogas inteligentes (casi literalmente) o con modificación genética.

Los próximos años nos dirán si esta pata de la Singularidad cumple las expectativas que los singularistas tenemos en ella.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s