Incremento exponencial de dispositivos

Vamos a vivir un incremento exponencial de dispositivos conectados a Internet.

La llegada de los dispositivos inteligentes, el internet de las cosas y el protocolo IpV6, permitirán que los dispositivos conectados se multipliquen. Asistiremos a la llegada de nuevos televisores inteligentes, relojes, coches, juguetes, electrodomésticos, muebles, gafas, sensores…

Como consecuencia de ello, y del abaratamiento de las etiquetas por radiofrecuencia autónomas, casi cualquier cosa tendrá el potencial de incorporarse a ese internet de las cosas. En combinación con el análisis de datos del Big Data, dispondremos de potentes herramientas para entender el mundo global, y el local, que serán usadas para facilitarnos la vida.

Podrá usarse esta suma de dispositivos para cosas tan dispares como domotizar nuestros hogares, mejorar nuestra salud, entender el cambio climático, reducir los atascos de tráfico, mejorar el transporte marítimo y la logística de las empresas, perfeccionar el aprendizaje de nuestros hijos, aumentar la seguridad de nuestros hogares, y casi cualquier cosa que se pueda uno imaginar.

Lo que casi nadie considera, en esta tendencia, es qué efecto tendría en la inteligencia colectiva.

Muchos sabréis que una de las posibilidades en las que puede desembocar la existencia de la red de redes es en la generación de una consciencia propia, al estilo de las películas de ciencia ficción. Vernor Vinge y Ray Kurzweil lo contemplan en sus análisis, y la tendencia de crecimiento exponencial de dispositivos conectados transforma esta posibilidad en un hecho más probable aún.

¿Qué pasará cuando en lugar de dos mil millones de ordenadores y tres o cuatro mil millones de teléfonos conectados a la red las conexiones se multipliquen?

¿Qué ocurrirá cuando haya cuatro mil millones de teléfono inteligentes diez veces más potentes que los actuales, unidos de formas que no podemos imaginar, tres mil millones de ordenadores que ahora consideraríamos supercomputadores, mil millones de gafas inteligentes, mil millones de relojes, cientos de millones de coches computerizados, y decenas de miles de millones de objetos, sensores y aparatos capaces de una inteligencia rudimentaria?

No podemos saberlo, pero estoy deseando averiguarlo.

Independientemente de esto, y aunque no suceda ese despertar, vamos a ver un cambio radical en nuestras vidas, casi cercano a la singularidad, a medida que la inteligencia de nuestros dispositivos empiece a incorporar nuevas y fantásticas funciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s