Todo anda mal

Pues sí, estos días, bueno, estos meses, da la sensación de que todo anda mal en el mundo y en nuestra sociedad.

Occidente se enfrenta, permitidme ser hiperbólico, a su destrucción.

Nuestras importaciones de bienestar desde el futuro y desde el exterior nos han puesto en un punto en el que debemos más dinero del que podemos pagar trabajando años, nuestra economía se ha cimentado sobre el egoísmo  la productividad mal entendida, el acaparamiento y la baja calidad del trabajo. Nuestra sociedad se ha vuelto más pobre, cortoplacista, insatisfactoria y triste.

Pero hay esperanzas.

Cuando nos dicen que no podremos pagar la deuda se refieren a si seguimos trabajando como hasta ahora, sin idear nuevos mecanismos de generación de riqueza. Bastaría un solo invento, una sola idea que reemplazase alguna de nuestras principales importaciones para darle un vuelco a la situación.

¿Y si os dijese que hay gente que conozco que ha inventado formas de extraer energía del agua sin apenas coste, o de llevar agua a zonas de costa sin usar desalinizadoras? España podría dejar de importar petróleo en tan grandes cantidades.

¿Y si os dijese que el próximo campo de la revolución del hogar serán vuestras planchas, vuestras neveras y vuestros propios hogares, y que todavía hay mucho por hacer en inventar? España podría convertirse en una potencia tecnológica como puedan ser Corea, Japón, o como lo fue Finlandia en telefonía móvil.

¿Y si os dijese que el turismo que explotamos ahora, nuestra mayor fuente de riqueza, es sólo un ínfima parte del que podríamos lograr poniendo en valor nuestra gastronomía, nuestros espacios naturales, nuestro litoral sumergido, nuestra cultura? España podría lograr ser la potencia número uno mundial en turismo, de forma muy adelantada al resto de países seguidores.

¿Y si los españoles aumentásemos la solidaridad unos con otros, cambiando el modelo de sociedad para ayudarnos, para dar a los demás, en lugar de acaparar cosas inservibles? Los españoles podríamos ser más felices.

¿Y si España tomase la delantera con creatividad y trabajo en el sector del ocio? En todos los campos, contamos con grandes profesionales que hacen maravillas sin apenas medios. ¿Podríamos convertirnos en una potencia que exportase películas, teatro, novelas, juegos, apps?

Y quedan muchas cosas por hacer.

Aumentar el reciclaje, que se nos va una pasta importando plástico, papel y aluminio. Mejorar la eficiencia energética. aumentar el voluntariado y la participación ciudadana, integrar colectivos marginados a la sociedad productiva y al circuito de la participación ciudadana.

Y debemos hacerlo, pero sin grandes palabras, con trabajo, esfuerzo, pragmatismo y seriedad.

Anuncios

Un comentario sobre “Todo anda mal

  1. La verdad, el título lo veo un poco desacertado, o quizás debiera decir, demasiado optimista, que andar es movimiento, puesta en marcha, funcionamiento, la realidad que vivimos simplemente denota falta de actividad, desgana y unas considerables ganas de apoyo, tanto institucional, como mediático, familiar y laboral.
    Hemos proclamado como conocimiento la opinión, la imagen como garantía de honradez y los ideales a la razón, la combinación de esto se llama realidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s