El Nobel de la Paz para la Unión Europea

Otorgar el Premio Nobel de la Paz a una de las organizaciones más inoperantes que haya concebido la política humana es casi un insulto a todos aquellos que entregaron sus vidas (con premio o sin él) para salvaguardar a sus congéneres de los horrores de la guerra, o el hambre o la pobreza.

Una institución incapaz de solucionar ninguna de las grandes crisis a las que se ha enfrentado, ni las Guerras de los Balcanes, ni la crisis económica, ni los desafíos medioambientales, y que es un monstruo devorador de presupuestos y dinero, no debería recibir un premio hasta ahora tan prestigioso como el Nobel.

El día que los eurodiputados, comisarios, funcionarios, asesores y demás burócratas dejen sus vuelos en clase businnes, sus sillones y sus dietas para sufrir lo que sufren quienes luchan por construir un pozo de agua, por levantar una escuela, por su derecho a la educación o por parar un conflicto enquistado durante siglos…ese día, quizás, la UE merezca el premio Nobel.

Hasta entonces, igual que el concedido a Obama, es sólo una muestra más de que en ciertas instancias se vive muy, pero que muy alejado de la realidad.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s