La evolución futura del frigorífico

Uno de los capítulos de mi último libro, White Singularity, habla sobre la llegada del Internet de las Cosas a nuestros hogares, y de cómo de repente docenas, cientos, e incluso miles de los objetos que nos rodean se convertirán en trastos conectados e inteligentes.

Uno de esos objetos serán los frigoríficos.

Todos hemos oído hablar de cómo en el futuro nuestros congeladores harán la compra por nosotros, o nos avisarán cuando se nos acabe la leche, o el fiambre, y seguramente ese futuro llegará pronto.

Pero esa clase de ideas parten de un mundo que apenas vislumbraba el potencial que iba a lograr Internet, ni su desarrollo, ni su evolución.

En su día, se pensó que lo más inteligente que podía hacer un electrodoméstico era conectarse a Internet, darnos las noticias, o comprar en nuestro supermercado unas sardinas.

Pero la tecnología de Internet ha evolucionado. La llegada de las redes sociales, de las Apps y del internet de las cosas ha multiplicado por mil el potencial de internet, y con él, la forma de concebir el mundo.

Por ejemplo, ¿por qué limitarse a hacer al compra cuando pueden conectar a una red social de compras y sincronizarse con otros frigoríficos del barrio que vayan a hacer la compra esa semana y hacer un pedido juntos para conseguir mejores precios.

Nuestra nevera no sólo se llenaría sola, sino que ahorraría costes.

¿Por qué no suponer que la pantalla de la puerta además de darnos el parte meteorológico, las noticias o nuestra serie preferida, también tendrá a su disposición una amplia panoplia de apps con las que recibir clases de cocina y recetas, charlar con nuestros amigos, con profesores de cocina o con aficionados a la enología de todas partes del mundo (usando por supuesto, un traductor en tiempo real), o ir preparando el baño desde la cocina sin necesidad de moverse.

¿Por qué no esperar que además de todo esto nuestro frigorífico controle nuestra salud y nuestra dieta? Sabrá lo que comemos, se conectará a nuestro hogar para saber quienes hay en casa, lo que cada uno ha ingerido y gestionarán la recogida de información de todos nuestros datos vitales y de alimentación, ofreciéndonos sugerencias de dietas más sanas y adecuadas, e incluso haciendo la compra y buscando recetas apropiadas de cualquier parte del mundo.

También regulará su consumo de energía en función de los alimentos de su interior, y cuando nos deshagamos de él, enviará un código de aviso para asegurar su correcto reciclaje.

Y estamos hablando sólo de uno de los mil aparatos del hogar y la oficina que se están a punto de revolucionar nuestras vidas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s