Fagocitosis institucional

Creo que ya podemos decir bien alto que nuestras instituciones han entrado en un proceso de autofagocitosis que no les augura nada bueno, ni por ende, a nosotros.

Reducir inversión (porque eso es lo que hacen los recortes en investigación, sanidad y educación) para mantener el gasto corriente no parece muy buena idea siempre y cuando ese gasto corriente no sea necesario. Pagar asesores, duplicidades, gasto improductivo, comidas y hoteles innecesarios, y para ello dejar de pagar a acreedores, o recortar en investigación e inversión productiva, nos va a llevar a una situación en la que llegará un momento, no muy lejano, en el que cuando todo esté recortado, y ya no se puedan subir más impuestos ni tasas para pagar estos gastos, sea imposible mantenerlos.

Si alguien se atreve a apostar si quieres están acostumbrados a un nivel de gasto van a ceder sus privilegios para reducir el gasto, o van a seguir intentando mantenerlo a costa de lo que sea, creo que es fácil elegir cuál de las dos opciones se van a dar.

Llegados al punto en el que alguien puede gastarse 6.000 euros en cenas y no ver nada paradójico en ello a pesar de la situación que está viviendo el país, cuando el propio gobierno reniega de sus promesas de reducir ciertos gastos, y las comunidades anuncian recortes que no sólo no tocan a los consejeros, sino que los aumentan, entonces ha llegado la hora de plantearse si el sistema ha sido llevado a un proceso de necrosis del que sólo se podrá salir cortando el tejido muerto o con los pies por delante.

Tristemente, no serán los ciudadanos quienes hagan esa elección, por lo que la segunda opción, la del fin de la sociedad Española, es algo muy presente si desde Europa no empiezan a imponer recortes de verdad donde deben hacerse, en el gasto improductivo, al tiempo que comienzan a insuflar algo de vida en el tejido productivo del Sur de Europa.

Si unimos estas vanas esperanzas al hecho de que cada uno de nosotros se ve como un actor impotente frente a la crisis, y nunca como parte de la solución. Si pensamos que toda la sociedad Española está centrada en temas accesorios, o periféricos, y no el en verdadero problema, que es producir más y mejor, vender fuera, ahorrar, reciclar, ser más eficientes y eficaces, entonces el panorama pinta muy negro.

O cambia nuestra mentalidad, la de los políticos, empresas, sindicatos, trabajadores, parados y todos los miembros que componemos la sociedad Española. O empezamos a ver qué podemos aportar para salir de la crisis (invirtiendo, ahorrando, produciendo a todos los niveles, estatal, empresarial, personal) o el sistema entrará en necrosis, y ningún recorte ni ninguna intervención, llegará a tiempo para curarnos.

Estaremos muertos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s