El viernes del todo para ya

Uno de los más grandes errores que se puede cometer en la gestión de una empresa es fomentar la cultura de lo que yo llamo “el viernes del todo para ya”.

Y es que todos hemos vivido un viernes o un día víspera de fiesta en el que todo el mundo parece volverse loco por terminarlo todo antes de que empiece el fin de semana.

Los buenos gestores deben comprender que ese espíritu del fin del mundo es tremendamente perjudicial para la empresa, no ya sólo por los errores que se cometen por las prisas y que no se descubren hasta el lunes, sino porque también fomenta una cultura empresarial de improvisación.

Esta cultura, por contra de lo que algunos fomenten, es extremadamente perjudicial, pues termina con la mejor de las planificaciones, sin los beneficios creativos derivados de una “improvisación controlada”.

Gerentes y mandos intermedios deberían luchar contra los viernes del todo para ya, y más cuando corremos el riesgo de bajar la calidad del trabajo y la productividad por algo tan prosaico como las prisas.

Otro día hablaremos de los “viernes perdidos”, o cuando extendemos el fin de semana al viernes y el espíritu “casual” al trabajo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s