Un día más

Marc se desperezó corriendo un poco por la planta doscientos del edificio, siempre le revitalizaba correr por las mañana por el parque Ray Kurzweil. La ciudad parecía hermosa a la luz del amanecer, y el verdor de los árboles le daba energía incluso en el interior del edificio.

No es que tuviese prisa, ya nadie tenía prisa casi nunca. Desde que se eliminó la necesidad de trabajar primero y la necesidad de la renta básica después, la vida se había vuelto mucho más relajada.

Ahora su vida consistía en hacer lo que le apetecía, y las posibilidades era muchas, incluidos los llamado trabajos voluntarios. algunos no se lo creían, pero había gente que quería trabajar, incluso no necesitándolo, pequeños trabajos artesanos, de atención al público, y claro, siempre estaba la Ciencia. Siempre era bienvenida una mente más para desentrañar los secretos del Universo, incluso con los sistemas de investigación automáticos alimentados por las poderosas inteligencias artificiales de aprendizaje experimental.

De caino al ascensor que le llevaría a su piso, doscientas plantas más arriba, Marc se cruzó con Susana, Claus y Kairin, el trimonio del piso de enfrente. Iban vestidos para alguna de sus fiestas temáticas, con trajes de estilo egipcio. Marc había rechazado amablemente su invitación, así que les saludó y se dirigió hacia la salida.

El mundo ahora nadaba en la abundancia, riqueza infinita, tiempo libre ilimitado, esperanza de vida de doscientos años con una salud óptima, ausencia de enfermedades, y eso había cambiado muchas estructuras sociales, como el matrimonio o la política. Pero en su día la escasez lo atenazaba.

En el pasado, hace un par de décadas, las necesidades era claras, estabilidad política, seguridad, comida, agua, inversiones en sanidad, en ciencia…pero en realidad bastó con solucionar un par de cosillas. La energía y la inteligencia. Con esas dos cosas creciendo exponencialmente, todos los demás problemas del mundo se solucionaron prácticamente solos.

La inteligencia trajo avances en nanotecnología y robótica, en reciclaje, en impresión 3D y en automatización fabril, en biotecnología y en el internet de las cosas. Estos avances, alimentados por energías como la fusión y la solar, cuya potencia crecía también exponencialmente, pronto erradicaron la escasez de comida, de agua, la necesidad de espacio. Las enormes megaestructuras que los nuevos materiales y las nuevas máquinas autónomas permitieron erigir edificios que daban espacio abundante y barato a todos los ciudadanos, las nuevas plantas de reciclaje alimentaban las cornucopias 3D, y todas a su vez eran alimentadas por crecientes plantas de energía renovables.

La medicina avanzó, y en breve los doscientos años de vida media de la actualidad serían poca cosa que la longevidad conseguida. Se hablaba de vivir mil años, mil años de entretenimiento gracias a los infinitos mundos de realidad virtual que los programadores y las IA´s estaban desarrollando para el Hombre.

Espacio, conocimiento, comida, agua, bienes, con esas necesidades cubiertas el mundo se tornó más pacífico, y se volcó en nuevos proyectos. Proyectos como el Catálogo General de la Tierra, una biblioteca mundial con casi todos los libros, películas, juegos, mundos de realidad virtual y webs creados por el Hombre. O como las factorías Dyamandis, que explotaban los asteroides obteniendo materiales en grandes cantidades para las colinas espaciales, o las exafactorías Tesla, que recolectaban inmensas cantidades de energía solar del espacio. Pronto se iniciaría la construcción de la primera Zettafactoría.

La energía y los boienes eran casi gratuitos, de hecho, era gratis para todos, excepto para aquellos proyectos que requerían verdaderas cantidades de energía y materiales, como le proyecto “Flecha certera”, que destruiría cualquier asteroide peligroso en el sistema solar interior con enormes cañones gauss.

Energía, vida larga y sana, paz en el mundo.

Marc llegó a su piso, Zalus, su mascota prehistórica clonada, le saludó cariñosa. el desayuno que la cocina había preparado olía bien, y varias películas de los 80 le esperaban hasta que llegase la hora de irse al concierto, la vida era buena, pensó.

rusia-quiere-instalar-plantas-solares-en-el-espacio-wekj-gff-yg-fouy

Demasiada maldad

Suelo escribir un post de estos cada pocos años, generalmente cuando las circunstancias terminan con mi paciencia.

Pero es que a veces la maldad, y la estupidez, en el mundo terminan por agotar mis reservas y mis ganas de cambiar el mundo.

Estos días suelo tomármelos con calma, hacer algo que me guste y esperar que pase la tormenta.

Suele pasar. No hay problema.

El problema será el día que no pase, y me dé por dedicarme sólo a pensar en mí y en mi familia.

Ese día será un día triste para mí, y cada vez pienso más si no es inevitable.

Por suerte, de momento, creo que tengo la resiliencia necesaria para volver a la lucha.

Esperemos seguir así.

La primera estación espacial China caerá sin control a tierra

Pues sí, China ha perdido el control de la que trató de ser su primera estación espacial y ésta caerá a la tierra, pudiendo provocar graves daños.

Un hecho vergonzoso para un país que quiere ser potencial mundial y que se había ganado la admiración por sus avances en el ámbito aeroespacial.

Ahora todo el mundo se pregunta si, al igual que pasa con su economía, no sería todo una gran burbuja incontrolable, y el tan cacareado ascenso chino no terminará igual que su estación espacial, pulverizado y desparramado por el suelo.

Un poderoso presagio en un país tan dado a venerar los símbolos.
Esperemos que no, por el bien de todos.

 

Un artículo para destruir el Capitalismo

No, no se trata de este artículo, ni de ninguno que nadie pueda escribir. Se trata de todos los artículos que entre todos podemos crear.

La ingente cantidad de artículos, opiniones, investigaciones científicas, proyectos solidarios, trabajos para la comunidad, árboles por plantar y, en definitiva, nuestras creaciones fuera de los sistemas monetarios, el llamado Prosumismo, tienen el potencial de destruir el Capitalismo.

Por eso entre quienes chupan la riqueza del mundo hay tanto miedo a cosas como la energía solar, los cursos gratuitos, a Blablacar y Airbnb, y a tantas y tantas iniciativas que desmaterializan industrias completas.

Internet desmaterializó la música, los lobros y la prensa, los blogs están aumentando esta tendencia al menos en las dos últimas, la energía solar puede terminar con la vieja industria energética, la Wikipedia terminó con la edición en papel de la Enciclopedia Británica (y no sé si con sus actualizaciones online también), también con la Encarta digital de Microsoft, la IA prometer termina con empleos como el mío (obreros, abogados, administrativos y hasta directivos) y así hasta el infinito.

Cada cimiento de esta economía libre es un clavo en el ataúd de la vieja economía. Aumenta la riqueza y extiende la abundancia.

Un artículo al mes no hace nada, cientos de personas escribiendo un artículo al mes hacen un diario, o una revista.

Las nuevas tecnologías han potenciado este efecto, y no sólo eso, se han unido a la fiesta. Prometen Inteligencia Artificial (IA), vehículos eléctricos, paneles solares más eficientes, mapas del mundo

Aquellos que sean capaces de adaptarse (y no todos lo seremos) podrán seguir creando y ofreciendo sus creaciones al mundo (bienes, servicios, libros, energía) y ganando un buen dinero con ello al final.

Los que no, bueno, nos queda la esperanza de que se instaure una renta básica al tiempo que disfrutamos de una economía del compartir más libre y de una abundancia sin precedentes.

Esperemos poder encontrar un buen equilibrio para todos.

Imagen de educacionpersonal.com

Está claro que hay que hacer algo

Tenemos que tomar la responsabilidad de corregir los problemas del mundo, o esta deriva terminará por destruirnos a todos.

Los problemas que afrontamos son tan grandes y numerosos, que o bien colaboramos todos para mejorar el mundo, o todos seremos aplastados por ellos.

Sí, es el discurso de siempre, pero mirad a vuestro alrededor, y decidme que no tengo razón, que el mundo no está incluso peor que en lo peor de la crisis. Que los problemas sociales, ambientales, migratorios, climáticos, el terrorismo, las tensiones geopolíticas, etc. no han añadido un sinfín de problemas a los económicos.

Bueno, sólo es una simple pataleta, sé que de nada servirá, pero necesitaba decirlo.

La carrera acelerada por la innovación y la supervivencia

El Ser Humano está metido de lleno en una carrera frenética por pa innovación.

La mayoría de la gente piensa que esta carrera es sólo un intento de ganar cuota de mercado o sorprender a los rivales con un nuevo producto o introduciendo una nueva tecnología.

Lo que nos va en ello, en realidad, es nuestra propia supervivencia.

No sólo el lograr la Singularidad de forma segura, ni la inmortalidad ni todos esos otros beneficios de ciencia ficción de los que hablamos en este blog, y que están ahora a un tiro de piedra, sino nuestra propia supervivencia como individuos y como especie.

Que logremos acceder a los recursos que necesitamos de forma neutra (ya sea la energía, metales, alimentos o agua) sin destruir el Planeta y a nosotros mismos depende del desarrollo tecnológico.

La fusión, las energías renovables, alimentos más productivos, nuevas infraestructuras, minería de asteroides…son sólo algunas de las cosas que necesitamos desarrollar imperiosamente para no morir devorados por nuestra propia especie.

Es por ello que debemos profundizar más en nuestras capacidades técnicas, hacer más ciencia de base, reformar el sistema educativo e invertir más y mejor en nuevas tecnologías. Y eso tanto a nivel de empresas, estados, instituciones internacionales e individuos.

Todos somos responsables de ampliar el conocimiento y las capacidades humanas en estas áreas críticas para nuestra supervivencia.

Imagen de: Dciencia.es

Mientras tanto, el proteger el medio ambiente y los recursos que nos quedan debería ser una tarea fundamental de todos nosotros, pero no estamos preparados como especie ni como individuos para pensar más en cuidar el medio y a otros seres humanos.

Con la lucha medio ambiental retrasamos nuestra destrucción, pero en el probables caso de que fallemos, debemos contar con la tecnología que nos dé las armas para volver la derrota en la guerra ambiental que vamos perdiendo en una victoria, y salvar así la especie Humana.

Imagen de: Todovaacambiar.com