Internet de la mente

Internet sólo está dando sus primeros pasos, puede parecer un mundo amplio e infinito, pero en realidad es muy pequeño si lo comparamos con lo que está por venir.

Hasta ahora hemos visto un internet del conocimiento, de la comunicación y de las relaciones sociales. Y eso ha cambiado el mundo.

Pero en breve veremos la llegada del Internet de las Cosas, donde cientos de miles de millones de dispositivos volcarán los datos que recopilen en la red, así como las plantillas de innumerables objetos para ser impresos, diseñados y compartidos en el mundo físico. También está relativamente cerca un internet de la Inteligencia, donde lo que se deposite en los servidores para su uso y disfrute es la inteligencia de algoritmos cada vez más inteligentes. Y un poco más allá en el tiempo veremos la llegada del Internet de la Energía donde las renovables alimenten los hogares a través de una red inteligente que distribuya la electricidad para compensar la oferta y la demanda.

Materia, energía, inteligencia y datos ilimitados.

Y esto, también será sólo el principio.

Porque lo que llegará después es infinitamente más increíble.

Cuando el ser humano logre conectar su mente a Internet, y ya hay iniciativas como Neurallink trabajando en ello, veremos una explosión del contenido y las posibilidades de internet.

Imaginad que creamos bibliotecas de experiencias, pensamientos y recuerdos para que cualquiera (o quien tenga acceso) pueda disfrutar de ellos. Imaginaos lo que será experimentar no los clásicos cursos de artes marciales o idiomas que hemos visto en las películas, sino las experiencias de luchadores de sumo, de estrellas del cine, o incluso recuerdos diseñados exprofeso para nosotros, o tomados de los innumerables mundos de la realidad virtual.

La potencia de cálculo y almacenamiento de Internet permitirán almacenar no una sino miles de copias de nuestra mente (con las dudas sobre la identidad que esto despierta, claro) y cada una de ellas podrá ser moldeada por las experiencias y recuerdos que les incorporemos. También podremos introducirnos en mundos de realidad virtual para experimentar mil vidas, o fusionarlas entre ellas o con las de otras personas para crear personalidades completamente nuevas y maravillosas.

Sí, suena fantasioso, pero pensad lo que debió pensar la gente que diseñaba las primeras computadoras hace 50 años cuando alguien les hablaba de redes conectadas donde se podría compartir conocimiento. Y ahora están viviendo en un mundo de Internet.

Así que sí, nuestro internet es sólo el comienzo, agarraos que vienen curvas.

 

DI2UpYaW4AAgcuP weljfhwiuyvr34467

Anuncios

¿Es posible modelizar la economía agálmica?

Quizás la primera pregunta sería si es posible alcanzarla, y después ya nos preocuparemos de cómo se logrará y de cómo funcionará.

La economía agálmica, también llamada del regalo o de la abundancia, es aquella en la que se termina con la escasez de recursos.

Yo la llamo economía infinita. La economía que persigue terminar con la escasez en todos los campos, recursos naturales, energía, conocimiento, acceso, tiempo, salud, relaciones sociales, espacio, productos y servicios.

No se trata sólo de acabar con la pobreza, también de conseguir que todo el mundo sea rico. Que exista tan abundancia de recursos que no sea necesario pagar por nada, bastará sólo con pedirlo.

Puede que para alcanzar la economía agálmica (infinita) sea necesario sólo un pequeño número de descubrimientos o puede que necesitemos llevar la ciencia, la economía y la productividad a nuevos niveles, alcanzando ratios de crecimiento incluso exponenciales.

Nadie lo sabe a ciencia cierta.

Quizás baste con lograr la agricultura hidropónica, desarrollar la energía solar, restaurar el medio ambiente y tener una minería sostenida de los recursos del espacio, o tal vez debamos digitalizar y explorar docenas de ramas científicas, escuelas de ingeniería y modelos de negocio y sociales para que crezcan significativamente.

Personalmente pienso que será necesario esto último para crear una economía de abundancia.

Sea como sea, debemos plantearnos seriamente si es posible alcanzarla y si podemos anticipar modelos de cómo funcionará (y creo que la respuesta a ambas preguntas es sí, por supuesto).

Con el foco en lograr cada vez mayores servicios digitales que requieren pocos recursos para su replicación, en el prosumismo (la creación de riqueza para consumo propio), las energías renovables y la minería de asteroides como forma de alimentar de energía y materia el sistema, la robótica y la inteligencia artificial para crear una base autónoma del estado del bienestar, las ciencias del envejecimiento para alargar la vida, nuevos modelos sociales para facilitar la relación con otras personas y profundizando en numerosas áreas más (nanotecnología, construcción, etc.) podemos llegar a pensar que es posible lograr que una economía capitalista pase a ser una economía agálmica.

Quizás un modelo de esta economía sea la cosa más difícil que hayan hecho hasta el momento los economistas, dada la cantidad de inputs a analizar y que la propia idea de la abundancia va contra lo que siempre ha sido la base de nuestra economía, la escasez. Pero es posible hacerlo.

Libros sobre la economía de la abundancia

Me habéis oído hablar muchas veces sobre un nuevo paradigma económico basado en la abundancia de medios y recursos, frente al viejo que trata de gestionar la escasez de éstos.

Aunque ya he recomendado alguno de forma individual, me gustaría recomendaros un pack de libros para entender de lo que hablamos cuando decimos que se acabará con la pobreza, con la escasez e incluso con la necesidad de dinero.

9788449331879 k fjguoygr fouy3g fo 4

img 6816

img 6814

9788499926940rk rfb3o8yf38f4783f8fb8

Seguir leyendo “Libros sobre la economía de la abundancia”

El Semi Truck de Tesla

Supongo que muchos en la vieja industria de la automoción respirarían aliviados cuando oyeron que el semitruck de Tesla sólo serviría para viajes regionales.

¿Quién querría un camión que sólo pudiese hacer un viaje regional sin tener que recargar?

Bien, quizás no deberían mostrarse tan indulgentes.

Tesla podría entregar decenas de miles de unidades al año del semi truck si logra poner en funcionamiento su fábrica dreagnought alienígena (si te tomas a broma este vocabulario puede que tus risas pronto se vuelvan amargas, pues no entiendes a lo que algunos están jugando ni cómo te impactará), y éste será un 70% más barato de operar que un camión tradicional. Reducirá drásticamente los costes de envío regionales.

Y respecto a la supuesta falta de autonomía 200-300 millas (un máximo de 500 km con suerte) bueno, si a mí se me ocurren al menos tres formas sencillas de burlar esta limitación (dos que puedo contar…intercambio de baterías o del propio camión en las estaciones de recarga Tesla, y una que no puedo contar porque es una idea de negocio que puede que trate de llevar a cabo), no puedo ni imaginar cuántas encontrarán Elon Musk y su plantilla de genios.

Así que puede que los dos primeros años veamos pocos camiones Tesla entre nosotros, pero a medida que las grandes empresas decidan que esa reducción de costes de un 70% es demasiado golosa como para ignorarla, su estampa se populizará en nuestras carreteras.

Así que sí, parece que el transporte de mercancías también va a lo eléctrico, lo semiautónomo y hacia el futuro, mal que les pese a los que preferirían anclarse en el pasado y arrastrarnos a todos con ellos.

 

tesla-semi-teaser-header htvoerebrboteret56v

Carta abierta a los filántropos y mecenas españoles

Me dirijo a ti directamente, como mecenas, filántropo y ser humano concienciado, porque lo que quiero plantear no es algo que pueda hacer un ciudadano de a pie solo, quizás ni siquiera alguien con medios superiores.

Pero albergo también la esperanza de que todos los que lean este artículo compartan mi deseo de lanzar este proyecto a gran escala y ayudar a quienes están actualmente luchando ya en este frente.

El otro día, leyendo la revista The New Scientist del 2 de agosto, leí un artículo que me dejó conmocionado (quizás porque se unió a la noticia de la muerte de 15 niños en Marruecos a causa de ella).

Se trataba de un artículo sobre la enfermedad de la rabia.

La rabia es una enfermedad vírica que mata cada año a unas 60.000 personas en todo el mundo. Es una enfermedad horrible, que causa enormes sufrimientos, y que, además, es incurable una vez los síntomas aparecen. Sólo se puede prevenir o vacunar en los primeros estadios antes de que la enfermedad se manifieste, lo que en muchas ocasiones es complicado (en el caso de estos 15 niños ni siquiera sabían que la habían contraído).

Durante un tiempo se tuvo esperanza en un tratamiento llamado Protocolo de Milwaukee, que sólo ha funcionado una o dos veces en una década, por lo que se cree que sólo funcionó a causa de que la cepa debía ser muy débil.

En resumen, una enfermedad terrible, incurable al poco de ser contraída, que mata tras días de sufrimiento horrible y que cuesta la vida de 60.000 personas y cientos de miles de animales cada año.

Y sin embargo sería relativamente fácil erradicarla casi completamente.

¿El motivo? el 95% de los casos de rabia se dan por mordeduras de perros rabiosos, la mayoría en países en desarrollo. Eso significa que si se logra cortar la cadena de transmisión canina en una zona, se salvarían todas esas vidas.

Sí, por supuesto que es necesario enviar a las zonas de riesgo tratamientos paliativos para quienes hayan desarrollado los síntomas, vacunas para el tratamiento post mordedura para quienes sean pillados a tiempo, e investigar el protocolo de Milwaukee u otras posibles curas, pero el verdadero impacto se tendría evitando las mordeduras, las cuales suponen unas 57.000 muertes. Si se adelanta la cura tan sólo 10 años, serían más de medio millón las vidas salvadas. Un gran impacto positivo en el mundo.

Y eso es posible.

Los responsables del artículo y quienes están trabajando en el terreno contra la rabia calculan que vacunando el 70% de los perros de una zona se rompe esa cadena de transmisión, por lo que aunque parezca titánica, la tarea de ir paulatinamente extinguiendo la rabia, zona tras zona, mediante vacunación de animales, es un plan de acción que funciona, y que, eventualmente, salvaría más de 50.000 vidas al año.

Y para ello se necesitan medios.

Una vacuna post mordedura (las cinco que hay que aplicar) cuestan 100 dólares, pero una vacuna de perro al año cuesta 25 céntavos. 2,5 dólares en diez años de vida de un animal.

Vacunar a todos los perros de una zona es algo relativamente barato, aunque el dinero no es el principal problema. Hay que organizar los medios, convencer políticos y a los ciudadanos, establecer la logística, crear clínicas veterinarias, formar a quienes van a participar en el plan localmente…las necesidades van más allá del mero dinero, se necesita coordinación, estrategia y talento humano.

Algunas start ups están empezando a operar en África distribuyendo sangre, y pronto, vacunas antirrábicas en zonas remotas, mediante drones. Es sólo un ejemplo de cómo se pueden usar nuevas tecnologías para hacer posible este plan.

Así que aquí estamos, pidiéndote que te impliques, que estudies el tema, y si crees que puedes (y quieres) salvar parte de esas 60.000 vidas anuales, ayudes a lanzar el proyecto para erradicar la rabia de la faz de la tierra (algo que sólo ha pasado con otras dos enfermedades antes en toda la Historia de la Humanidad).

Artículo en Futurism: Vladimir Putin: Country That Leads in AI Development “Will be the Ruler of the Wo rld”

Muchas veces he dicho lo mismo en este blog, (el hecho de que Putin lo reconozca significa que no es para nada idiota).

El país (o el individuo, o la organización) que desarrolle la primera IA general, dominará el mundo, aunque lo haga sólo con unos días, o incluso horas, de ventaja sobre el resto.

Por supuesto esta afirmación está sujeta a condicionantes, pero es en general bastante cierta.

Yo lo llamo, las Guerras Grises.

Os dejo con el artículo:

https://futurism.com/vladimir-putin-country-that-leads-in-ai-development-will-be-the-ruler-of-the-world/

Crear riqueza para defendernos

Debemos crear riqueza.

No me canso de repetirlo, pero nos va en ello nuestro futuro.

Y no me refiero sólo a las empresas, a los organismos oficiales y a los trabajadores, sino también a nosotros como ciudadanos fuera de estos ámbitos.

A medida que los puestos de trabajo desaparezcan, y a medida que los salarios sigan sufriendo presiones a la baja, nuestra única posibilidad de sobrevivir y de mantener unos niveles dignos de vida, es haber generado una gran cantidad de riqueza para nosotros y la Sociedad.

Pensad en Internet, y en todo lo que nos ofrece por unos pocos euros al año. Pero ampliad el campo de visión y extendedlo a las plataformas ciudadanas y de barrio, a la impresión 3D, a los huertos urbanos y a todo aquello que nos rodea y que podemos hacer para aumentar la riqueza de la Sociedad.

Si logramos generar suficiente masa crítica de riqueza puede que logremos sobrevivir a los cambios que se avecinan en el sistema productivo el tiempo suficiente para que se implante una renta básica o encontremos nuevas formas de incorporarnos al mercado “oficial” de trabajo.

Las tendencias parecen claras. Menos trabajo y más riqueza libre para todos, pero una cosa no conlleva la otra, y podemos encontrarnos con un escenario en el que nos encontremos sin trabajo, sin posibilidad de volver al mercado laboral y con leyes que impidan el prosumismo más básico, como aprovechar la energía solar.

Porque a muchos gobiernos no les interesa el bienestar de los ciudadanos más desfavorecidos, sino el de aquellos que sustentan el status quo.

Así que no contéis con su ayuda para generar esa riqueza para vosotros y los vuestros, sino, al contrario, con su más férrea oposición.

Y por ello debemos empeñarnos más si cabe en esta tarea de generar valor de todo tipo en la sociedad. Repito, no sólo haciendo bien nuestro trabajo, sino creando aquello que nos apasione fuera de él.

Toffler llamaba a esto “prosumismo”, producir para consumir, y es una de las mayores fuentes de riqueza del mudo actual, junto con la producción “oficial” y con los bienes que nos da la Naturaleza.

Cada uno produce 1/3 de la riqueza que consumimos. La Naturaleza, por nuestra presión, con su parte declinando, y el prosumismo aumentando la suya gracias a las nuevas tecnologías y a la voluntad humana.

Debemos seguir aumentando cada una de las tres en la medida que podamos para garantizarnos un futuro de bienestar que cada día se pone más en duda. Algo a lo que no estoy dispuesto a transigir. Vuestros hijos deben vivir mejor que nosotros, en un mundo más rico, más sano y más lleno de oportunidades.

Eso de que nuestros hijos vivirán en un mundo peor que el de sus padres es un derrotismo que no podemos aceptar aunque nos parezca claro e inevitable.

Se puede evitar, se les puede dejar un mundo mejor a ellos y a nuestros “yoes” ancianos.

Ese mundo mejor pasa por construir alternativas de riqueza, hacer crecer a los ciudadanos, acumular bienestar social independiente del dinero público o privado y crear estas alternativas que nos permitan vivir con dignidad y orgullo.