Gestionar el crecimiento económico exponencial será, seguramente, imposible

Artículo originalmente publicado en Economía Exponencial:

Pues sí, cuando nos planteamos crecimientos exponenciales en la economía en general, solemos fijarnos en la espectacular creación de riqueza que traerá para los ciudadanos de la Tierra.

De lo que no somos tan conscientes es de los retos que conllevará ese crecimiento.

Y es que cuando empezamos a hablar de tasas de crecimiento exponencial las cosas se vuelven muy raras muy pronto.

Un país que lograse este crecimiento con cierta ventaja respecto a sus vecinos, podría trastocar los equilibrios de poder en pocos años, afectar a las corrientes migratorias y darle un vuelvo al estatus quo de la noche a la mañana (geopolíticamente hablando).

Si un país doblase su producción cada año, por ejemplo, en diez años la habría multiplicado por mil. En diez años habría devuelto toda su deuda y acumulado una riqueza sin precedentes.

Imaginaos la riqueza de la que disfrutarían sus habitantes, y los flujos migratorios que recibiría.

El dinero se acumularía en las cuentas corrientes sin llegar a saber qué hacer con él, quizás comprar otros países…o bajar los precios mundiales hasta tirarlos y hundir las industrias del sector.

Las consecuencias son impredecibles ahora mismo, no podemos ni imaginar qué pasaría si el progreso exponencial fuese generalizado y continuase el tiempo sufiiente. A eso se le llama Singularidad.

Por ello, para evitar consecuencias imprevistas de este crecimiento desmesurado debemos incrementar también exponencialmente nuestros conocimientos económicos y sociales, así como nuestra capacidad y velocidad de análisis y recolección de datos.

Para dominar la Singularidad debemos volvernos nosotros mismos singulares.

Recopilando

Como veréis, estoy empezando a recopilar en éste, mi blog principal, los artículos que publico en mis nuevos blogs temáticos.

Sí, sé que eso me puede penalizar a la hora de posicionar el blog en los buscadores, pero sinceramente, prefiero buscar calidad a cantidad de lectores.

Así que si os gusta la temática de los otros blogs, la economía exponencial, el esfuerzo por reformar España, el prosumismo o cualquiera de los otros, podéis ir a cada uno de ellos.

Pero si prefería estar al tanto de todas las ideas y noticas que engloban, iréis encontrándolas aquí.

Espero que os parezca buena idea.

Fabricando la fábrica del Futuro

Artículo inicialmente publicado en el blog Economía Exponencial:

Fabricando la fábrica del Futuro

Para poder alcanzar ratios de crecimiento exponenciales se necesitan muchísimas cosas.

Generalmente todos, yo incluido, tendemos a asociar la economía de crecimientos exponenciales con las tecnologías de la información y los servicios.

Pero nos equivocamos. No alcanzaremos la plenitud productiva ni verdaderas tasas de crecimiento megaalucinante si no conseguimos que las tendencias exponenciales lleguen al mundo físico, y para ello, necesitamos, como decíamos, que se hagan muchas cosas.

Entre otras, poder aumentar exponencialmente la energía que generamos, o la eficiencia que conseguimos, acceso a materias primas ahora mismo fuera de nuestro alcance, reciclar el 100% de nuestros residuos, involucrar a toda la población mundial posible en la tarea, aumentar nuestra creatividad, perfeccionar la robótica, la biotecnología, la nanotecnología y la inteligencia artificial, y por supuesto fabricar las cosas de forma mucho más rápida, precisa, barata y a demanda de lo que lo hacemos ahora.

Necesitamos diseñar la fábrica del Futuro, y ya se van viendo algunas pistas de por donde va a llegar.

Vemos por ejemplo, la idea de Tesla de perfeccionar continuamente su factoría para hacerla diez veces más productiva.

También vemos la tendencia cada vez mayor de que la alimentación de estas fábricas sea proporcionada por energías renovables, y de que reduzcan la cantidad de energía que consumen. Así mismo, todavía queda mucho por mejorar en cuestiones de despilfarro de materias primas, tiempo y recursos (a pesar de las innovaciones de métodos kaizen, lean, etc.).

Así que auguro que a los ingenieros industriales (y a la gente inteligente que trabaja en el sector( les espera un futuro de trabajo interesante por delante.

Amigos, espero que diseñéis fábricas maravillosas para producir objetos increíbles.

Qué va a ser de mi trabajo

Cada día leo alguna noticia de cómo la automatización y la inteligencia artificial pueden quitarnos nuestro trabajo, por lo que he decidido contraatacar.

Si las máquinas han venido a quitarnos nuestros trabajos (cosa que no veo intrínsecamente mala si establecemos una renta básica y que no creo que sea tan rápida como algunos dicen), los humanos no vamos a ponérselo fácil.

¿Qué podemos hacer, si alguien está interesado en retrasar su marcha al paro o la jubilación, para demorar nuestra sustitución por nuestros hermanos digitales?

Lo primero, aumentar nuestra productividad. Al ser más productivos individual o colectivamente quitamos los incentivos a que nos cambien por una tostadora. Esto pasa o bien por trabajar mejor, por trabajar más si no eres capaz de trabajar mejor, por ahorrar costes de materias primas y energía o por inventar una nueva forma de hacer las cosas.

Lo segundo que puedes hacer si ves tu sustitución inevitable es reciclarte. Aprender algo que las máquinas todavía no puedan hacer y ser muy bueno en ello. Algunos dicen que las tareas creativas y artesanales están más a salvo, otros que la capacidad de liderar equipos y otros las ciencias, la programación y las ingenierías. Tienes donde escoger.

Por último, cultiva tus hobbies creativos. Eso que haces en tu tiempo libre podría representar una fuente de ingresos adicionales si todo lo demás falla. Mejora, crea y diviértete.

Porqué fracasa la digitalización de muchas empresas

La digitalización está de moda, en todos los medios económicos y no económicos aparecen reportajes y noticias de empresas que han visto la luz y van a cambiar radicalmente su modelo de negocio mediante la digitalización.

Sin embargo, pocos éxitos de estas mismas vemos finalmente anunciados, quedándose sólo en buenos propósitos, con suerte, o en inversiones perdidas, generalmente.

¿Por qué ocurren estos fracasos cuando todo el mundo parece tener muy claro lo que hacer?

La respuesta no es sencilla, pero espero poder apuntar algunos factores a corregir.

El primero es que es muy difícil cambiar tu modelo de negocio hacia una digitalización radical si ya eres un jugador asentado en el sector.

Apuesto a que no imagináis muchas petroleras dispuestas a dejarlo todo en invertir su futuro en renovables, o una compañía de taxis pasándose a Uber, tampoco hace unos años imaginábamos los cambios en la industria del periodismo o de la música. La resistencia al cambio fue brutal, pero llegó, y llegó de parte de los jugadores de fuera del sector.

Por que éstos tienen mucho más que ganar si arriesgan que los que ya obtienen sus beneficios de ello.

Así que la primera cosa que necesitas para evolucionar tu empresa hacia la digitalización es comprender la necesidad de hacerlo, los resultados negativos de no hacerlo, si los hubiera (y creedme, suelen ser abundantes y terribles) y la voluntad de adaptarse.

Lo segundo que debes tener es una visión clara de lo que debes hacer. Nadie conoce tu negocio mejor que tú, y pocos conocen el sector como tú.

Pero aún así has de admitir que te puede faltar parte de la visión necesaria, o de los conocimientos tecnológicos adecuados, para digitalizar tu empresa.

Yo suelo recomendar que huyas de consultores y “expertos” y que te bases en el conocimiento interno de tus empleados, o de tus conocidos. Aunque eso supone que realmente éstos saben lo que hacen. Los expertos están muy bien para implantar algo, pero para darte una visión necesitas a alguien que esté en tu piel.

Paga por trabajo, no pagues por ideas si podéis generarlas vosotros.

El tercer problema que vas encontrarte es la resistencia interna. Tanto a la hora de tomar la decisión de cambiar como a la hora de implementar los cambios tanto empleados, como proveedores como tu propia familia te dirán que todo está bien como está. Y puede que sea así por el momento. La clave está en el “por el momento”.

Así que tendrás que vences muchas resistencias a cambiar, y muchas veces ni te lo dirán, sino que intentarán sabotear el proyecto de mil y una formas, aunque al final eso les lleve al despido cuando cierre la empresa dentro de un año.

Por último, te recomiendo que leas sobre tecnologías, cambios sociales, ciencia, economía, empresa, naturaleza. La inspiración puede estar en cualquier lado y ayudarte a guiar el proceso, a tomar decisiones y a saber claramente los derroteros por los que transitará el futuro.

El pensamiento paralelo es una poderosa arma, y tú puedes elegir si ésta apunta hacia ti o a otro lugar.

En resumen.

Debes tomar la decisión de si es necesario o no cambiar tu modelo de negocio y cuando (ojo con llegar tarde o demasiado pronto, aunque casi siempre pecamos de lo primero), luego, debes saber qué quieres/necesitas hacer, y aprender para ello. Y por último lo más complicado, gestionar ese cambio radical venciendo la oposición interna con una combinación adecuada de liderazgo, confianza en los trabajadores y apoyos externos para suplir carencias.

Los mismos consejos pueden aplicarse a nuestro trabajo, nuestra vida, a una pequeña empresa, un comercio, una web o una ONG. Son tiempos de cambio y, mal que nos pese, debemos adaptarnos y anticiparnos a todos los cambios que docenas de tecnologías y cambios sociales nos traerán.

Nada fácil ¿eh? Mucha suerte.

Revolución y anticapitalismo

¿Quieres hacer la revolución y destruir el sistema?, no rompas una papelera, ¡CREA!

No hay nada más peligroso para el status quo que ciudadanos creativos innovando y creando nuevas formas de riqueza que ponen al servicio de los demás, tanto de forma libre como bajo pago.

Muchos de los que queremos cambiar el mundo pensamos que debemos hacerlo ofreciendo nuestro talento creativo de forma altruista a la Humanidad, otros muchos creen que deben hacerlo proporcionando un servicio o un producto novedoso que cambie la vida a la gente, y el resto destruyendo lo que otros crean.

Lo que los dos primeros tienen en común es que crean cosas y cambian el mundo a mejor, el tercer grupo, no.

Por eso os animo a crear cosas que hagan que los demás se replanteen su vida, su forma de ver las cosas, de consumir, de crear a su vez. Os animo a darle un vuelco al sistema, a hacer que cosas como la ayuda humanitaria, las finanzas, el comercio, el trabajo o la protección del medio ambiente, sufran una revolución que mejore la vida de la gente.

Os reto a crear instituciones de barrio que ofrezcan verdaderas soluciones a la gente, en su vida, en sus momento de ocio, en sus trabajos…os reto también a que encontréis una forma de proteger el medio ambiente que no se le haya ocurrido a nadie en vuestro pueblo, barrio, ciudad o en el mundo.

Construid, y haciéndolo, no sólo salvaréis el mundo, sino que entraréis en la Historia como parte del grupo de gente que le dio la vuelta a la situación mundial y salvó a la Humanidad del camino equivocado que había tomado.

lectura-e-imaginacin-48219721 fyh6uj 67
Imagen de Dreamstime.com

Uber utilizará vehículos autónomos

Llevaba tiempo prometiéndolo pero el anuncio de Uber nos ha sorprendido a muchos, incluidos los que seguimos las noticias sobre el Futuro cada día.

La empresa Uber (no sé si calificarla como empresa de transporte, tecnología o servicios) va a hacer una prueba piloto con vehículos autónomo diseñados por Volvo en la ciudad de Pittsburgh.

Volvo y Uber se adelantan así a Google, Tesla, Ford y Apple en la lucha por el vehículo/servicio del futuro.

Es incomprensible para mí que, con la ventaja que llevaba Google en este terreno, se le adelanten, si no es explicado por una absoluta falta de voluntad por parte de esta empresa o por unas inversiones secretas masivas por parte de Volvo y Uber.

Sea como sea, si la promesa que han hecho se cumple realmente en las pocas semanas que han prometido y el servicio se demuestra funcional, Uber habrá dado un paso de gigante en su conversión en el lider del transporte mundial, y Volvo habrá ganado por la mano al resto de jugadores de este campo, ya sean estadounidenses, japoneses, alemanes, coreanos o chinos.